Los Zigarros: Enamorados de Fito (+ entrevista)

Los Zigarros en el BEC, teloneando a Fito & Fitipaldis, vistos desde la fila 28 de la grada lateral B (imagen de móvil: O.C.E.).

Los Zigarros en el BEC, teloneando a Fito & Fitipaldis, vistos desde la fila 28 de la grada lateral B (imagen de móvil: O.C.E.).

Sábado 13 de diciembre 2014, Barakaldo, BEC, teloneros del macroconcierto de Fito & Fitipaldis, 20.50 h, entradas de 26 a 28 € en anticipada y de 31 a 33€  en taquilla, pero se agotaron antes.

Con mucho interés por ver a Los Zigarros fraternales por cuarta vez en directo, esta vez teloneando a Fito & Fitipaldis en el BEC, llegué pronto al desmedido recinto. Fui en metro, y a las 8.30 h los vagones iban tan llenos que en algunas estaciones no cabían más pasajeros y optaban por quedarse en el andén a esperar al siguiente tren. Fito saldría a las 10, o sea el atasco de después lo imagino aun más grande. El caso es que llegué yo y, a 10 metros antes de entrar en mi grada, tres minutos antes de la hora oficial, se apagaron las luces y salieron Los Zigarros.

La pista estaba medio llena y en las gradas no había mucha gente. Los roqueros valencianos se fajaron en 45 minutos y 9 temas. Sin miedo a las distancias enormes, agradecidos por la presencia de esos miles de seres humanos (tantos de ellos reservando sitio con antelación para ver a Fito), dirigiéndose a la peña sin baba pelotilleras ni chulería impostada (muy gracioso cuando Ovidi informó de que se podían descargar sus canciones en su web… gratis), Los Zigarros evolucionaron desde lo más hasta lo bastante más, y eso que actuaron en un borde del tablado, con luces escasas (cuando los hermanos Tormo se asomaron a los provocadores del escenario estaba todo tan oscuro que no se les veía).

Los Zigarros abrieron con rocanrol ochentero en la estela de Loquillo con ‘Antes de los muertos’ (por el R&R) y a la segunda tocaron ‘Desde que ya no eres mía’, más tipo La Frontera adultos que M-Clan, como les quedaba antes. Así de recios y serios arrancaron, y la cosa no tuvo mayor misterio en las dos siguientes piezas, ambas en plan M-Clan: ‘Voy hacia el mar’, muy americana, y ‘Como un puñal’, con aire de estadio. Pero desde ahí hasta el final se recrecieron, dominaron la escena y muchos presentes no pensarían que los levantinos actuaban de teloneros según iban tocando estas cinco: ‘Voy a bailar encima de ti’ («dedicada a todas las mujeres del estadio», presentó Ovidi), un R&R argentinizado con regusto a Morís; ‘Cayendo por el agujero’, un pub-rock nervioso comparable a los Nine Below Zero; ‘¿Qué harás, amor?’, lo mejor de su sesión (aquí va un YouTube con Playmobil) y retumbó como otro R&R en plan Morís; ‘Hablar, hablar, hablar’, que tocaron tras agradecer a Fito el «habernos regalado esta gira y estas noches» y que sonó como Tequila cruzados con Chuck Berry; y ‘Dispárame’, la despedida, un boogie pesado tan AC/DC que colaron un cacho del ‘It’s a Long Way To The Top’ de los australianos, y donde brindaron con chupitos a nuestra salud. Molan Los Zigarros, tanto como Dan Baird o su paisano valenciano Isma Romero.

OSCAR CUBILLO

Los Zigarros en el BEC, vistos desde la pista (imagen de móvil: Izaskun Senosiain Luri).

Los Zigarros en el BEC, vistos desde la pista (imagen de móvil: Izaskun Senosiain Luri).

+++ ENTREVISTA +++

(Mantenida por correo electrónico en noviembre de 2014,

antes de iniciar su gira teloneando a Fito & Fitipaldis)

***

«Estamos viviendo un sueño de juventud»

***

Los hermanos valencianos Ovidi y Álvaro Tormo, ex Los Perros del Boogie, siguen propalando por salas su efervescente y ‘tequilón’ debut homónimo editado por Universal en 2013. Antes de embarcarse como teloneros de lujo en la gran gira de Fito y Fitipaldis, que regresan a los grandes pabellones con el disco ‘Huyendo conmigo de mí’ (Warner), Ovidi, el cantante y guitarrista de Los Zigarros se confesaba así:

¿Qué sentisteis al enteraros de que acompañaríais a Fito en la gira?

No puedo describir lo que sentimos. Es demasiada alegría y responsabilidad a la vez. Es algo muy potente. Resulta tan romántico que nos pase esto… Estamos viviendo un sueño de juventud. ¿Se puede pedir más?

¿Serán distintos esos bolos vuestros en grandes pabellones abriendo para Fito a los que dais en salas?

En lo único en lo que se diferenciarán es en que tocaremos menos tiempo, y por tanto sólo nuestros temas. No habrá ninguna versión. Por lo demás, trataremos de ser cada noche más y más salvajes, como venimos haciendo hasta ahora.

¿Qué os gusta de la música de Fito?

Fito nos gusta desde que nos gusta el rock and roll y la guitarra. Nos gustaba en Platero y nos gusta en solitario. Es un grandísimo guitarrista. Tiene algo de rocker y de romántico a la vez. Escribe muy buenos textos y ha conseguido que en sus conciertos haya gentes de todo tipo, desde el macarrilla con chupa hasta el bakala con chándal o la señora con niños. Eso es muy importante: sacar el rock del cajón polvoriento y mostrarlo. ¡Pero lo más flipante de Fito es él! Es de esas personas que te enamoran al instante y lo quieres para toda la vida.

OSCAR CUBILLO

Álvaro Tormo, Carlos Raya, Carlos Tarque, Fito, el batería Adrián Ribes, Ovidi Tormo, y el bajista Nacho Tamarit en algún backstage (foto: PortalDelRock.com).

Álvaro Tormo, Carlos Raya, Carlos Tarque, Fito, el batería Adrián Ribes, Ovidi Tormo, y el bajista Nacho Tamarit en algún backstage (foto: PortalDelRock.com).

 

+++ ENTREVISTA +++

(Mantenida por correo electrónico en octubre de 2013)

***

«Nos gustan las drogas, como a todo el mundo»

*** 

Dos hermanos guitarristas, Ovidi y Álvaro Tormo, colideran este cuarteto rocanrolero, escisión de Los Perros del Boogie que telonearon a AC/DC en San Mamés. Nos cuenta Ovidi, el cantante: «El grupo se formó hace año y medio en Valencia porque no sabemos qué hacer cuando no tocamos una guitarra. El arrullo del rock and roll…». Los Zigarros han debutado con un álbum rechulo y homónimo que describe así: «Pues creo que es un disco de R&R con canciones, sonidazo, actitud y frescura. Recuerda a los discos de R&R español clásicos. A la gente le encanta». Lo han presentado en grandes festivales vascos y antes de que lo presentaran en la sala donostiarra Doka, manteníamos esta entrevista con Ovidi que por fin recuperamos íntegra porque está muy bien, ¿qué pasa?

Salís de Los Perros del Boogie. ¿Qué banda era con vosotros en sus filas?

Los Perros del Boogie éramos una banda con aspiraciones altas desde el principio. Es decir, nos juntamos para hacer canciones de una vez por todas. Puede sonar raro o evidente, pero personalmente crecí rodeado de una escena metalera o numetalera -odio el término- que presumía de pose, de chafardeo rapero de pueblo y amplificadores enormes haciendo un ruido horrible. Allí había poca canción y mucha actitud, y nunca me sentí parte de eso. Crecí con Nirvana, así que el rap y el metal me la pelaban bastante. Después de estar en muchas bandas, incluso cantando en inglés, nos juntamos para montar una de rock and roll basada en las canciones, con una formación tipo E. Street Band.

BEV LOS ZIGARROS cartel acdc

¿Recordáis cómo fue vuestro calentamiento para AC/DC en el antiguo San Mamés?

Siempre que me preguntan por eso lo comparo con que de repente vayas con el coche y veas pasar un tyrannosaurus rex y un par de diplodocus de 30 metros de alto. Una vez han pasado, tienes dos sensaciones: la de haber visto algo divino, más grande que todo, y a la vez la sensación de que no puede ser, ¡que no sucedió! Tocamos antes de la banda más grande del rock and roll mundial, con permiso de los Stones, y eso no se volverá a repetir. Cuando alcé la vista tenía delante mío la pasarela de Angus (un provocador que atravesaba el césped) y poco a poco fueron entrando… ¿60.000 personas? ¿70.000? (oficialmente ‘más de 37.000 espectadores’ hubo). Muy pocas personas en el mundo pueden contar esto.

Los Perros del Boogie siguen tocando y acaban de sacar un disco, ‘Salvaje’. ¿Tenéis ganas de oírlo o acabasteis mal con la otra parte contratante?

Tengo ganas de oírlo por curiosidad, claro que sí. Pero como dice Calamaro, «todo lo que termina, termina mal».

‘Los Zigarros’ (Universal, 2013).

‘Los Zigarros’ (Universal, 2013).

Los Zigarros habéis fichado por una agencia de conciertos potente (la bilbaína Last Tour) y debutado en una multinacional (Universal). ¿Cómo tanta suerte?

Bueno, lo de Last Tour tuvo que ver con grabar con Carlos Raya (mano derecha de Fito & Los Fitipaldis). Él es el nexo. Y entre Raya y nosotros el nexo lo es Tarque (de M-Clan). Carlos es amigo desde hace tiempo y sin él no estaríamos aquí, supongo. Le quiero un montón. Una vez tuvimos el disco se lo llevamos a Universal y aceptó. Uno no puede resistirse al rock and roll bien hecho, ¡¡¡ja, ja, ja!!!

Entre vuestras influencias citáis a Robert Johnson, Little Richard, Chuck Berry y Bo Diddley. Blues y rock and roll.

Para mí el rock and roll tiene la capacidad de mover y conmover a la vez. Físicamente es el ritmo perfecto entre country, el blues y el folk, en estructuras sencillas y con mensajes claros. Los negros lo continúan llamando rhythm and blues y en el fondo no es más que eso: el boogie woogie pero tocado rápido y con un mensaje un tanto más positivo. Para mí es música sagrada que me provoca las mismas sensaciones desde que lo sentí por primera vez, cuando era un niño.

Eso, ¿qué significa para vosotros el rock and roll como música?

Cuando oí a Little Richard o Jerry Lee sentí que no quería ir al colegio, que los mayores estaban haciendo algo mal. No entendía cómo no estaba todo el mundo conectando con eso. Quería matarlos a todos, quemar el Parlamento… y hoy en día lo pienso aún más. También tiene algo muy sensual y femenino. El rock and roll tiene que bailarlo la mujer y luego el hombre se une y se crea la ceremonia. Si no, no hay nada. ¡Se acabó!

¿Y como forma de vida?

Para mí el rock como forma de vida significa tolerancia, amor, individualismo, luz propia, personalidad, una forma de conectar con lo divino, una manera de parar el reloj, una manera de no ser como ellos, ¡¡ eso nunca!!, una patada en el culo a la ignorancia, al aburrimiento, al miedo, a los políticos…

¿Cuánto os gustan Tequila, si es que os gustan?

¡¡A nosotros nos gustan los Stones!! Y Tequila eran un poco los Stones en castellano, por supuesto salvando las distancias. Nos gustan Tequila, pero no somos la continuación, ni el testigo, ni son nuestra influencia. Aunque me encanta Ariel (Rot). Siempre será mi guitarrista preferido. Crecí con él

¿Y M-Clan, cuya influencia se nota más en disco que en directo?

Siempre nos gustó M-Clan, mucho más que Tequila. Cada vez que veo a Tarque desde detrás del escenario hacer lo que hace, me doy cuenta de lo lejos que estamos todos los demás de él. Él es el rock and roll, joderrrr, mecagüendiez ya. Es algo sobrehumano que en este país de rancios, envidiosos e ignorantes no todo el mundo sabe apreciar. No exagero si digo que está a la altura de cualquier grande inglés o yanqui. Además es mi amigo, y eso me lo llevo a la tumba.

Ovidi, me contaste en agosto (de 2013) que vuestras letras «tratan de las cosas cotidianas que nos pasan a todo el mundo: amor, celos, R&R, ganas de huir…». ¿Son autobiográficas?

Pues yo creo que las letras siempre tienen dentro algo de ti, aunque sean historias de otros.

Me encanta la letra de ‘Desde que ya no eres mía’. ¿Es una experiencia real o una adaptación sentimental de la misma vida?

Es una experiencia real. Los clásicos celos post ruptura.

Imagen tomada del clip ‘Desde que ya no eres mía’.

Imagen tomada del clip ‘Desde que ya no eres mía’.

¿Cómo será el bolo de San Sebastián (en la sala Doka)?

Estamos teniendo experiencias de alto voltaje en todos los bolos, así que espero y supongo que esta será similar.

En las primeras filas de vuestros bolos hay bastantes chavales. Ovidi, has dicho que «en el fondo van a drogarse y a ver si se ligan a la más cachonda». Hum… ¿Qué drogas usáis vosotros? ¿Os sientan bien?

A nosotros nos gustan las drogas, como a todo el mundo, y nos sientan espléndidamente bien. Crecimos con la mística de lo lisérgico, escuchando a Jimi Hendrix y The Doors, el punk anfetamínico de Sex Pistols y Social Distortion, y los castillos oscuros donde Jimmy Page hacía magia negra entre groupies vampiras y heroína. ¡Dale todo esto a un niño de catorce años y verás si le gusta! ¿Cómo no le va a gustar? En el colegio, mientras me daban mates, pintaba en los libros ‘Anarchy in the UK’ y cosas por el estilo. ¡Ya apuntaba maneras!

¿Y las resacas las lleváis bien?

Lo mejor para la resaca es no meterse en abismos mentales propios. ¡No existen! Tele, sexo y fast food.

¿Cómo veis la salud del rock and roll en España?

Si te refieres a cualquier cosa que lleve guitarras distorsionadas y tenga cojones, creo que va bien. En cuanto al ‘rock callejero’, por ejemplo, eso sigue ahí y tiene muchísimos fans. Me encanta que pase eso. Los locales están llenos de chavales que odian la sociedad y se quieren expresar, y eso es necesario. El problema es el de siempre: sin apoyo mediático jamás les escuchará nadie. Y si te refieres al rock and roll clásico, como el nuestro, pues no sé qué decirte. He llegado a pensar que no le importa a nadie, que lo que escucho es música de viejos. Pero, a ver, la gente todavía reacciona con nosotros, ¡¡y muy bien!! Aunque en general el rock no le importa a nadie. No a mi vecina, no a mi tía, no a los de la tele, no a los de la radio, no al Presidente…

Los Zigarros en el Azkena Rock Festival 2013, en el escenario George Jones (imagen de móvil: O.C.E.).

Los Zigarros en el Azkena Rock Festival 2013, en el escenario George Jones (imagen de móvil: O.C.E.).

Este verano (de 2013) os he visto en tres grandes festivales vascos. En el Azkena vitoriano. A la tarde pero muy bien.

¡Pues los tres salieron muy, muy bien! A la gente le encanta el show. Les recuerda que aún queda una llama, aunque sea pequeña.

Luego en el Bilbao BBK Live, de noche, aun mejor. En la carpa pequeña. ¿Os acordáis?

Por supuesto. ¡¡Ese fue un bolazo!!

Y en el festival En Vivo, de noche, ante poca gente. A mí y a otros aficionados nos pareció que no estuvisteis tan concentrados.

La verdad es que es difícil mantener la concentración con tantas emociones pasándote a tanta velocidad. De hecho esa es una de las cosas más importantes y difíciles del directo. Pero aun así, nuestra impresión fue de un bolazo.

¿Y qué debe esperar San Sebastián, en una sala pequeña, de un bolo de Los Zigarros?

Pues que van a ver una banda rock puro y duro en una habitación pequeña, que es donde se hace mejor el rock.

OSCAR CUBILLO

Los cuatro ‘zigarros’ saludando al acabar su bolo del BEC (foto: Facebook Los Zigarros).

Los cuatro ‘zigarros’ saludando al acabar su bolo del BEC (foto: Facebook Los Zigarros).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: