Los Panchos: 70 años legítimos (+ entrevista)

Adán Juárez (primera voz y bajo), Taurino Vargas (segunda voz y guitarra) y Gabi Vargas (dirección, tercera voz y requinto) sobre el escenario de la Sala A1 del Palacio Euskalduna (foto: Mr. Duck).

Adán Juárez (primera voz y bajo), Taurino Vargas (segunda voz y guitarra) y Gabi Vargas (dirección, tercera voz y requinto)
sobre el escenario de la Sala A1 del Palacio Euskalduna (foto: Mr. Duck).

Miércoles 17 de diciembre 2014, Bilbao, Palacio Euskalduna, 20 h, 30 €.

Llegaron con retraso Los Panchos legítimos, los liderados por el requintista Gabi Vargas, los que ganaron el juicio por el nombre al cantante Rafael Basurto –que ahora se presenta por ley como ‘La última voz de Los Panchos’-, el miércoles a la sala A1 del Palacio Euskalduna en la gira de los 70 años de la marca bolerista y romántica. «Los fundadores eran tan románticos que se casaron cinco veces», soltaron. El caso es que llegaron tarde: que se perdió el conductor alegaron ellos, que las inclemencias climatológicas les demoraron informó una voz por el altavoz. Y ahí pacientes esperaron las 500 personas mixtas, de un aforo de 600 butacas. Si pagaron cada una 30 euros de entrada, se recaudaron 15.000 euros, a descontar el 10 % a la SGAE (1.500), el 21 % de IVA (unos 3.000 más), el alquiler del teatro, la gasolina y el hotel (¿de dónde vendrían?), etc.

Se vendieron unas 500 butacas de las 600, más del 80 % del aforo de la Sala A1 (foto: Mr. Duck).

Se vendieron unas 500 butacas de las 600, más del 80 % del aforo de la Sala A1 (foto: Mr. Duck).

Pensando en esto me entretuve hasta que a eso de las 8.18 aparecieron los tres Panchos como unos pinceles (trajes y pajaritas). Arribaron sin el percusionista anunciado y el joven y primera voz Adán Juárez tocó también el bajo. Gabi Vargas pidió disculpas por el retraso «con el cariño y el respeto que todos se merecen», probaron sonido en tres minutos de nada a pesar de que a su hermano Taurino Vargas se le fastidió la pila del inalámbrico («esto pasa hasta en las mejores familias», se resignó Gabriel), y a las 8.21 arrancó su programa de 85 minutos para 24 piezas, contando numerosos popurrís (muy bueno el de Manzanero), la coda final con el ‘Me voy pal pueblo’ en instrumental y un chiste (el del cheque). Los Panchos oficiaron con clase, oficio y facultades, pero quizá, y sobre todo al principio, no se desembarazaron de la sensación de apremio por la para ellos alarmante demora.

Los Panchos en la primera pieza, el bolero ‘Historia de un amor’ de Carlos Eleta Almarán (foto: Mr. Duck).

Los Panchos en la primera pieza, el bolero ‘Historia de un amor’ de Carlos Eleta Almarán (foto: Mr. Duck).

El respetable («distinguido público» nos llamó Gabi Vargas, quizá viendo ahí delante la morena melena rizada de Miss Madeira) respondió a todo lo que pidieron Los Panchos: palmas, coritos y hasta el canto de ciertas partes, como la de ‘Échame a mí la culpa’ de Albert Hammond. Además, la benemérita parroquia ovacionó espontáneamente un solo requintista de Vargas y también al reconocer incrustado en un popurrí los primeros tañidos de ‘Reloj no marques las horas’. A estos vendedores de nostalgia y recuerdos regular les quedó por débil la 16ª pieza (‘La hiedra’) y pachangueras por populacheras algunas mejicanadas (floja ‘Allá en el rancho grande’, con Taurino onomatopéyico), y metieron menos folk sudamericano (que la primera vez que les vi y escribí) en su repertorio (‘La múcura’ colombiana y poco más) en un setlist en el que primaron el bolero y la canción melódica. A pesar de la incomodidad intuida, Los Panchos destacaron sobremanera en ‘Piel canela’ de Bobby Capo (aquí va un YouTube sin imágenes de Los Panchos con Eydie Gorme de 1964), en unas alegres ‘Suave que me estás matando’ y ‘¿Quién será?’ (la que me quiera a mí), y en «el valsecito» ‘Alma, corazón y vida’ (el óptimo de la velada).

Y empero notárseles urgidos e inquietos, no les quedaron nada mal ‘Celoso’ (grabado en Nashville, Tennessee, y con tono fronterizo americano), ‘Sabor a mí’ (con sostenidos de la primera voz de Adán Juárez), el ‘Granada’ de Agustín Lara a modo de instrumental requintista ovacionado por el distinguido público, ‘Camino verde’ («de aquí, de España», presentó Taurino), el popurrí de Manzanero, ‘Me voy pal pueblo’ o el adiós con ‘Si tú me dices ven’. Y tras acabar, a la puerta del auditorio se pusieron a vender y firmar un CD a 15 euros la copia, pero no se trataba del editado por la multinacional Warner y titulado ‘70 años después’.

OSCAR CUBILLO

Gabriel Vargas Aguilar (Veracruz, México, 1959), líder del trío y dueño de la marca panchista (foto: Mr. Duck).

Gabriel Vargas Aguilar (Veracruz, México, 1959), líder del trío y dueño de la marca panchista (foto: Mr. Duck).

 

+++ ENTREVISTA +++

***

«Dios nos puso en este camino y hay que andarlo»

***

El grupo creado en 1944 en Nueva York celebra sus 70 años con una gira española,

la edición de un disco nuevo y el deseo de que «siga el romanticismo»

 

Avalado para lucir legítimamente a escala mundial el nombre del mítico grupo bolerista gracias a una sentencia judicial en California en 2002 que le ha permitido consignar la marca ‘Los Panchos’ en el registro de Ciudad de México con el número 1236308, mañana actúa en el Euskalduna (20 h, 30 €) Gabi Vargas, requintista y tercera voz panchista desde 1978, quien ha ganado la disputa nominal a Rafael Basurto, obligado hoy día a anunciarse como ‘La última voz de Los Panchos’.

El lunes, en ruta hacia un concierto en León de los «ocho o diez» que darán en España en dos semanas, el requintista Gabriel Vargas Aguilar (Veracruz, México, 1959) adelantaba cómo es un show de Los Panchos legítimos: «Mira, como estamos celebrando los 70 años de recorrido desde que se inició el nombre hasta la fecha, pues pensamos llenarlo todo con esa época tan bonita para las tres o cuatro generaciones que hemos cantado. Tratamos de recopilar toda la música de Los Panchos, hermano».

Los Panchos de Vargas ofrecen un repertorio más pegado al folklore sudamericano que Basurto. Defiende el maestro Gabi Vargas: «Basurto es la última voz que estuvo en Los Panchos, y yo soy el último requinto de la formación original de Los Panchos, ¿okey? Él sigue como solista y yo sigo con el requinto de dirección y con los nuevos compañeros que traigo, que se puede decir que ya son viejos en el romanticismo, ¿verdad? Hacemos canciones a tres voces y con el requinto, que es el sello del sonido panchista, creación de uno de los fundadores (Alfredo Bojalil Gil). A eso tratamos de llegar, al recuerdo del sonido original de Los Panchos».

Rafael Basurto, ‘La Última Voz de Los Panchos’, Chucho Navarro, el último fundador vivo, y Gabi Vargas, el último requinto.

Rafael Basurto, ‘La Última Voz de Los Panchos’, Chucho Navarro, el último fundador vivo, y Gabi Vargas, el último requinto.

Con Basurto también comparte la querencia humorística, incluso contando chistes. Así se justifica el panchista legítimo: «Eso ya es algo parte del ‘chou’, ¿verdad? Contar las anécdotas y dar un poco de polémica para que no se esté todo el tiempo con música. Para variar el espectáculo y que el público conviva como si fuéramos una familia. Lo importante es que el público se sienta a gusto y la música le llene de satisfacción y le traiga recuerdos».

Los Panchos se fundaron en 1944 en Nueva York y eran dos mexicanos, Alfredo Bojalil Gil (El Güero) y José de Jesús Navarro Moreno (Chucho), más un puertorriqueño, Herminio Avilés Negrón (Hernando). Este año se han cumplido 70 desde su fundación. «Empezamos la gira de los 70 años en México y hemos recorrido parte de América. En México hicimos unas cuantas presentaciones con Mocedades. Ellos se quedaron allá con su gira y nosotros vinimos a la gira de invierno a la Península Ibérica. También Portugal, sí. Y qué te puedo decir, hermano, para nosotros es algo grande que aquí nos sigan queriendo y aceptando de corazón».

’70 años después’ (Warner, 14).

’70 años después’ (Warner, 14).

Además, la multinacional Warner comercializa ‘70 años después’, con boleros conocidos y un tema de Víctor Manuel, ‘Quiero abrazarte tanto’. «Sí, en este proyecto hacemos una recopilación de diferentes canciones de grandes partes de América y de acá, de España. Hay muchas canciones que traerán recuerdos de los 60-70 hechos al estilo panchista en esta nueva producción».

En Navidad «estaremos en casa, pero tenemos unas cositas en Norteamérica, en Dallas, y también vamos a Sudamérica, a Colombia y Ecuador. Ahí estamos, en la gira para despedir 2014 trabajando y agradeciendo al público la aceptación que nos ha dado». Lo suyo es un no parar. «Cuando nos llaman, tenemos que estar. A veces se programan giras y te llaman después. Hay que estar pendientes del trabajo, hermano, así es la vida. Dios nos puso en este camino y hay que andarlo». Basurto reside en Miami, y al preguntar a Vargas si viven en México o Estados Unidos, responde: «Pues no sabemos, porque andamos siempre p’arriba y p’abajo y de país en país. No te podría decir. Por ejemplo aquí en España estamos dos o tres meses por año, entre los conciertos del verano y el invierno. Para nosotros es maravilloso darle el corazón a toda la gente que nos quiere».

A 2015 le piden esto: «Todos necesitamos tranquilidad, paz, armonía y que se recompongan las situaciones de todos los países. Que pasen todas las épocas malas que estamos viendo y Dios quiera que haya más armonía y que siga el romanticismo en toda nuestra gente, porque eso nos trae mucha tranquilidad y paz. Estos son los deseos de Gabi Vargas para 2015».

Actuaron en Bilbao el miércoles y el lunes viajaban rumbo a León en una de las 8 o 10 fechas que harán durante «dos semanitas en España. Estamos hasta el 21 de diciembre, sí». Con base en Madrid, en carretera se mueven los tres Panchos oficiales, un percusionista y un ‘tour manager’ (quien cuida de todo en los viajes), en total cinco personas en una furgoneta. «Exacto». Su hoja de ruta diaria se organiza así: «Calculamos el horario, se procede a viajar, se hace escala en camino para comer, se llega, se descansa un poquito en el hotel, se prueba sonido y se espera al show, ¿verdad?». A pesar de su calidad técnica, Los Panchos siempre prueban sonido. «Pues hermano, sí es necesario. Los lugares, ya sean auditorios, teatros, son de diferente acústica y hay que probar». Deben coordinarse con los técnicos locales, pues ellos viajan sin sonido propio. «Efectivamente. Pero he de decir que tienen el sentido del sonido del trío Los Panchos».

OSCAR CUBILLO

Los tres Panchos legítimos vendiendo y firmando CDs al acabar el concierto (foto: Mr. Duck).

Los tres Panchos legítimos vendiendo y firmando CDs al acabar el concierto (foto: Mr. Duck).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: