Igudesman & Joo: Dos gansos

En la mímica apertura, con el fotógrafo que les molesta con el flash (foto: Enrique Moreno Esquivel / Teatro Arriaga).

En la mímica apertura, con el fotógrafo que les molesta con el flash (foto: Enrique Moreno Esquivel / Teatro Arriaga).

Domingo 21 de diciembre 2014, Bilbao, Teatro Arriaga, 19 h, entradas de 14 a 30 €.

El domingo medio millar de personas llenaron el patio de butacas (las entradas de 30 euros) pero menos los palcos (las más baratas se veían despobladas) del Teatro Arriaga dos virtuosos de la música clásica que la utilizan en números de humor a menudo mudo y con mucha mímica y slapstick (caídas, el uno pegando al otro…) y algún disfraz (de policía y de monitor de aerobic). Ellos son Igudesman & Jooo sea el violinista ruso Aleksei Igudesman y el pianista londinense de origen coreano Richard Hyung-Ki Joo, que afirman: «No nos reímos de la música, nos divertimos con la música». Pues estos dos gansos, una suerte de Les Luthiers hosteleros, hicieron brotar todo el rato las carcajadas de los numerosos niños presentes, entre ellos bastantes estudiantes de solfeo, como mi sobrino Iker, violinista que juzgó en el intermedio: «Tocan muy bien y no abusan del humor, no. Lo mezclan en su justa medida. Ojalá hayan editado este espectáculo en DVD. O al menos que se pueda ver algo en YouTube».

En la mímica apertura, con el fotógrafo que les molesta con el flash (foto: Enrique Moreno Esquivel / Teatro Arriaga).

En la mímica apertura, con el fotógrafo que les molesta con el flash (foto: Enrique Moreno Esquivel / Teatro Arriaga).

Igudesman & Joo, en esta ocasión con el primero haciendo de listo, entretuvieron al personal durante 115 minutos (contando 18 del descanso) en dos pases (mejor el primero, menos burdo) con unos 16 números en el show llamado ‘And Now Mozart’ (‘Y ahora Mozart’, quien sonó sólo en el bis cruzado con el ‘I Will Survive’ de Gloria Gaynor; esta es una muestra en vivo en Viena). Cuando debutaron en Bilbao (ciclo Musiketan, mayo de 2012 en la Sala BBK; entonces les entrevistamos), apenas sabían chapurrear castellano, pero ahora, con el español más fluido («venga macho», decían) y la ayuda de atriles para sus conversaciones humorísticas, su propuesta funciona mejor. Durante su collage y en ocasiones pastiche con popurrís e híbridos, los dos gansos virtuosos demostraron saber tocar (la pieza de Bach, también las de Chopin o Brahms, o los dos números cómicos con tantos fragmentos de clásica; hilarante el de música contemporánea, que todo suena igual en lo minimal, de Glass a Nyman), alcanzaron el pináculo irónico con la pieza del GPS guiando al violinista en su interpretación, cantaron alguna canción en plan grotesco (vía jazz de Broadway, canción vaquera o patochada roquera), se rieron de sí mismos en el tema que revelaba los pensamientos del pianista mientras tocaba, y lograron que mayores y niños participaran de la payasada en ‘La viola aeróbica’, con el oriental vestido con chándal y provocando que el gentío se ejercitara elevando las manos, girando entre las butacas y tal, destacando en los movimientos Miss Madeira, experta en pilates.

OSCAR CUBILLO

El último número del primer pase, la sesión de aerobic, con el público entrando al trapo (foto: Enrique Moreno Esquivel / Teatro Arriaga).

El último número del primer pase, la sesión de aerobic, con el público participando (foto: Enrique Moreno Esquivel / T. Arriaga).

La sesión de aerobic ejercitada desde la fila 6 (imagen de móvil: O.C.E.).

La sesión de aerobic ejercitada desde la fila 6 (imagen de móvil: O.C.E.).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: