CINE: ‘Invencible’: Vivir para sobrevivir

?????????????????????????????????????

*

Texto por GERARDO CREMER

*

Estreno: 25 de diciembre de 2014

*

Directora: Angelina Jolie

*

Calificación: 3 estrellas sobre 5

*

Trailer de ‘Invencible’.

 

***

Demostrando valer para la dirección

***

Hay varios planos admirables en ‘En tierra de sangre y miel’ (2011), la ópera prima de Angelina Jolie, que elevan el prestigio de la popular actriz como directora: el vacío del decorado de la habitación donde se encierra a la joven musulmana Ajla (Zana Marjanovic), el contraste de claroscuros al filmar los rostros, la mirada del capitán serbio Danijel (Goran Kostic) a través de la mira telescópica en un paisaje derruido, los movimientos envolventes, en travelling circular, que se acercan a los personajes en los momentos románticos o de tensión, incluso hay poética visual en los planos furtivos que filman a Ajla desde el exterior, mirando por la ventana de su habitación-celda. El primer film de Jolie es una película dura que aborda el tema de la guerra de los Balcanes, una materia poco tratada en el cine debido a su crudeza y cercanía de los hechos. ‘En tierra de sangre y miel’ se aprecia un interés por la unidad orgánica del film: la aparición en la narración de sentimientos como el miedo y el odio que se generan por el paso del tiempo; la ambivalencia de las relaciones de la pareja protagonista, reforzando la parte oculta de sus personalidades: una relación de amor o de víctima y verdugo. El contexto condiciona al hombre al máximo; el hombre se endurece hasta su deshumanización. La cuidada unidad del film permite alternar escenas íntimas con otras propiamente bélicas, aunque siempre manteniendo el fondo de tragedia. En algunas ocasiones, se aprecia cierto origen teatral, como las advertencias que da el comandante serbio Nebojsa a su hijo Danijel (consejos transmitidos como declamaciones de teatro): naturaleza literaria que convive con el realismo de la historia.

Esta unidad orgánica no evita la sensación de distanciamiento que transmite el film. Lo curioso de este primera película de Angelina Jolie (como lo será su segunda, ‘Invencible’), es la ausencia de “pathos” en la narración. Jolie no solventa el hecho de que el espectador sienta cierta impenetrabilidad a sus personajes. Como si sus protagonistas llevasen un escudo alrededor de su persona para impedir que el espectador acceda a sus emociones. Hay una rara frialdad en la composición de los planos que anula el posible “pathos” que puede contener la narración, pero principalmente es la ausencia de grandes “motivos” dramáticos lo que reduce a los protagonistas a ser meros sobrevivientes en situaciones adversas. A Angelina Jolie parece costarle que sus personajes expresen sus emociones y que las viertan en formas narrativas. Por ello lo que transmiten los dos primeros films de Angelina Jolie es el desapego de sus protagonistas por los hechos que están viviendo.

La extraña relación de amor entre Ajla y Danijel narrada en ‘En tierra de sangre y miel’ resulta distante y apenas transmite emociones al espectador.

La extraña relación de amor entre Ajla y Danijel narrada en ‘En tierra de sangre y miel’
resulta distante y apenas transmite emociones al espectador.

Puede que esta frialdad y ausencia de emoción en ‘En tierra de sangre y miel’ e ‘Invencible’ sea algo intencionado (no es descartable, teniendo en cuenta ciertas semejanzas visuales y argumentales del primero de los films con ‘Topaz’, 1969, de Alfred Hitchcock). Lo que no se puede negar es la capacidad de Angelina Jolie para la resolución de secuencias (o bloques narrativos) de gran escala. Incluso en su ópera prima, el film bosnio, se respira un clasicismo norteamericano (nada europeo) en la manera de mover la cámara, a la hora de crear decorados creíbles y de mantener el timing en las escenas de acción.

***

Un nuevo relato de guerra

***

‘Invencible’ comparte temática con ‘En tierra de sangre y miel’. Se describe un periodo de guerra y se presenta a unos personajes que tienen poca empatía con los sucesos bélicos de su país. Sus inquietudes están en otra parte (bien en la afición a la pintura de Ajla, bien en la pasión por el atletismo de Louis Zamperini –Jack O´Connell– en ‘Invencible’) y la rememoración de su pasado es breve y apenas tiene cabida en la narración. Este factor de mala suerte (estar en un momento histórico que rompe con la posibilidad de proseguir con unas expectativas de vida) les lleva a pensar únicamente en su supervivencia. Apenas hay cabida a la épica, a la tradición o al honor. La familia aparece distante y no es causa de motivación: la familia es un ‘motivo’ existente pero lejano. Tampoco funciona la amistad en la narración como unidad de acción, ni la profesión de soldado o pintor dan valor añadido a los personajes. Únicamente existe la dignidad personal y el esfuerzo individual por mantenerse con vida.

Las expectativas en la vida de Louis Zamperini pasan por triunfar en los Juegos Olímpicos.

Las expectativas en la vida de Louis Zamperini pasan por triunfar en los Juegos Olímpicos.

A diferencia de ‘En tierra de sangre y miel’, ‘Invencible’ está menos cuidada en su construcción como unidad orgánica. La unión entre bloques de secuencias argumentales (los vuelos en el bombardero, la supervivencia en el mar, el periodo como prisionero de guerra en un campo japonés o los recuerdos de su pasado como atleta) no llega a funcionar porque faltan elementos temáticos comunes. Los guionistas (y en parte también Jolie por lo demostrado en su primera película) William Nicholson (‘Gladiator’, 2000”, ‘Mandela: del mito a hombre’, 2013) y Richard LaGravenese (‘Los puentes de Madison’, 1995) aúnan sus fuerzas para dar continuidad a los avatares de Louis, pero siempre introduciendo componentes de espectacularidad, con una clara focalización hacia el público en detrimento de la composición de los personajes (la intervención de los hermanos Coen en el guión parece casual, ya que no se ven elementos representativos de su universo en la película).

Se puede decir que los bloques narrativos funcionan perfectamente como unidades propias. Incluso se aprecia una mejora sustancial en la manera de dirigir de Angelina Jolie. La tensión que se produce cuando fallan los motores del bombardero se alcanza mediante la alternancia de puntos de vista, la variada angulación de la cámara, la creíble escenificación del interior del avión o la perfecta introducción de los flash-backs. También la escena de inicio de la batalla entre aviones está bien resuelta y su planificación y puesta en escena recuerdan a las escenas de batalla del film de Howard Hawks ‘Vivamos hoy’ (1933).

‘Vivamos hoy’ y la antológica secuencia de la batalla aérea…

‘Vivamos hoy’ y la antológica secuencia de la batalla aérea…

…es una lección bien aprendida por Angelina Jolie.

…es una lección bien aprendida por Angelina Jolie.

Angelina Jolie ha entrado por la puerta grande en ‘Invencible’. Principalmente demuestra saber hacer cine y comprometerse con las historias que narra. Lo que apuntaba ‘En tierra de sangre y miel’, ese enfoque hacia el clasicismo y la espectacularidad hollywoodiense, se cumple con creces en ‘Invencible’.

Pero en esta ocasión parece optar por un film exageradamente prefabricado que, además de falta de unidad, también remarca esa frialdad y distanciamiento excesivo que se apreciaba en su ópera prima. En ‘Invencible’ hay tensión pero falta emoción, “pathos”. Incluso un actor tan expresivo como Jack O´Connell (con una gran facilidad para componer personalidades complejas: véase la magnífica ‘Eden Lake’, 2008, de James Watkins) resulta en bastantes ocasiones alejado, ajeno al resto de personajes. Parece más un modelo embadurnado de barro que el protagonista torturado de una película.

Por ello, al final, lo más interesante surge del militar japonés a cargo del campo de prisioneros, Watanabe (el músico Takamasa Ishihara, alias Miyabi; aquí va una entrevista en castellano con Miyabi). Parece un acierto de Jolie, más que de los guionistas, la fuerza que adquiere el personaje en su enfrentamiento con Louis. Hay mucho del Danijel de ‘En tierra de sangre y miel’ en este personaje, una similitud de conflictos (véase lo reveladora que resulta la foto que se muestra al final del film de un Watanabe niño con su padre) y una misma condición de verdugo en un mundo del que no quiere formar parte. Danijel y Watanabe acaban usando la violencia, aceptar su condición de criminales de guerra, como acto de impotencia ante la resistencia de contrarios.

GERARDO CREMER

Watanabe acaba tomando el protagonismo en la película, por encima del estático Louis.

Watanabe acaba tomando el protagonismo en la película, por encima del estático Louis.

 

Comments
One Response to “CINE: ‘Invencible’: Vivir para sobrevivir”
  1. Óscar Cubillo dice:

    Pues sí, Gerar, el protagonista occidental de ‘Invencible’ es un soso que se encierra en sí mismo y que en la segunda parte desaparece como si ya no siguiera en la película. Película que viendo el tráiler te enteras de todo, por cierto. Si dura dos horas y poco, la primera hora, con los vuelos del bombardero y la vida de náufragos, resulta mucho mejor que la segunda, de prisioneros en plan río Kwai pero sin épica ni gracia ni empatía a pesar de tanto golpe sádico e inhumano. El contra-protagonista nipón sugiere cierta ambigüedad sexual y la película está bien para comprender que los japoneses fueron unos cafres racistas en la II Guerra Mundial. Lo peor no es que sea un filme convencional, ni largo (menos de lo que protestan algunos críticos profesionales), sino que la directora Jolie no hace nada personal. Bonita fotografía (es ironía) y poco más.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: