CINE: ‘Corazones de acero’: Brutal Brad Pitt

bev corazones de acero 1 cartel

*

Texto por ÓSCAR CUBILLO

*

Estreno: 9 de enero de 2015

*

Director: David Ayer

*

Calificación: 3 estrellas sobre 5

*

Trailer de ‘Corazones de acero’

 

La estrella de cine Brad Pitt, para más inri productor del filme, interpreta el papel de un rencoroso y furioso sargento asesino en ‘Corazones de guerra’, una película de guerra de principio a fin. Una película bélica brutal y despiadada en todo su metraje, embadurnada por un realismo físico que trasciende la pantalla a base de barro, grasa, sudor, sangre (claro), balas trazadoras (un tanto exageradas para añadir cromatismo al fotograma), suciedad corporal, cañonazos y entrechocar del acero. Un acero siempre poderoso, pero a veces dañado, como el del tanque donde combaten los protagonistas, un vehículo acorazado cuya mecánica a veces falla y que arrastra también heridas de guerra, pues está horadado por balazos que son como picotazos de avispa y profundamente mellado por cañonazos que no le impactaron en el ángulo letal necesario y rebotaron.

También es protagonista el propio tanque, el ‘hogar’ (sic) del brutal Brad Pitt y los hombres bajo su mando. Se trata de un Sherman, el carro de combate básico de los americanos en la Segunda Guerra Mundial,  incapaz de enfrentarse cara a cara contra los carros alemanes, en especial el Tiger, que le superaba por blindaje, potencia de tiro y habilidad de sus tripulantes. Trasladándose en este tanque como si fuera la caballería de John Ford y reflejando una mirada a la guerra tan cercana que es casi una visión subjetiva más próxima al blindaje que la obra maestra cinéfila también tanquista ‘Patton’, Brad Pitt y sus hombres se adentran en el infierno de la guerra con una determinación no patriótica, sino movidos por lo mismo por lo que se dice luchaban los soldados americanos: por el compañero de al lado.

El atormentado sargento Brad Pitt mirando de cerca a la guerra.

El atormentado sargento Brad Pitt mirando de cerca a la guerra.

‘Corazones de acero’ es una película dotada de un hiperrealismo similar al de ‘Salvar al soldado Ryan’ debido a los paisajes europeos, los pueblos liberados, algunas frases que parecen fusiladas a Spielberg (¡dejad que se quemen!) y una utilización del gore que revela la guerra en su encarnizamiento físico más hiriente: la ráfaga de ametralladora que troncha un pie, la cabeza del jefe de tanque asomado a la torreta que desaparece volatinizada por un proyectil panzer, las orugas de los tanques aplastando cuerpos vivos o muertos, el ametrallamiento de cadáveres por si hay supervivientes al acecho, un bulldozer arrojando cadáveres a una fosa común, la cara desollada de un caído, los hospitales de sangre de ambos bandos…

Un realismo aplicado al detalle estético y también a la esencia de la historia verdadera sufrida en Alemania: la exhibición de civiles ahorcados por las hordas fanáticas del régimen hitleriano para atemorizar a la población y provocar su resistencia a ultranza, nazis suicidas tras una última bacanal, niños combatientes, los caballos de un ejército bastante hipomóvil como fue el del Tercer Reich, las columnas de refugiados deambulando como walking deads… Un realismo que no niega la historia de ambas partes, como cuando de lado americano se muestran asesinatos y torturas a los prisioneros especialmente de las SS (ese Brad Pitt ambivalente, capaz de convertirse en un demonio furioso al ver a ciertos enemigos ideologizados), el aprovechamiento sexual sobre las mujeres en las zonas ocupadas o, sin ir más lejos, el saqueo de los cadáveres del enemigo.

Sin abusar del ordenador (la postproducción de las mentadas balas trazadoras en plan ‘La guerra de las galaxias’, un plano cenital de dos tanques al que se le ve el cartón, y poco más), la película narra de modo apegado a la realidad el combate de tanques, aunque tienda hacia la épica de tebeo en algunas escenas, como la del asalto contra los germanos atrincherados en el bosque (que parece que no saben combatir, cuando el soldado alemán fue el más efectivo en la Segunda Guerra Mundial, más que el crudelísimo y también racista nipón) o el duelo de los Sherman yanquis contra el Tiger teutón. Recursos de tebeo, o peliculeros, pues en la realidad histórica, durante el combate en Europa Occidental en los años 1944-45, en el epílogo de la Segunda Guerra Mundial, cuando los soldados americanos se topaban con un obstáculo se quedaban parados y, apoyados en unos suministros industriales ingentes, solicitaban fuego artillero o aéreo para acabar con la resistencia, haciendo uso de una supremacía aérea que se sugiere tangencialmente en un par de escenas de ‘Corazones de acero’ pero que no se explicita en la película.

Sumergiéndose en la guerra sobre ‘Fury’, un Sherman de 30 toneladas.

Sumergiéndose en la guerra sobre ‘Fury’, un Sherman de 30 toneladas.

Y así, entre torretas de carros volando tras los impactos y la escatología de los que se cagan de miedo (poneros en su lugar, ¿eh?), discurre una película de guerra a la antigua usanza, donde no cesa la acción, como en las del Vietnam que amenizaron los años 80 (‘Platoon’ (86), ‘Apocalypse Now’ (79), ‘La chaqueta metálica’ (87), ‘La colina de la hamburguesa’ (87)…) o como las más antiguas de Sam Fuller. Una película con el cinismo de ‘Doce del patíbulo’ y el antinazismo militante y la violencia desopilante de los ‘Malditos Bastardos’ de Tarantino. Es una película cruda, violenta, hiperviolenta hasta el sadismo en ocasiones veces, y que remite a las novelas de Sven Hassel, magistrales en su sencillez narrativa, en sus diálogos ágiles, en su retrato de la batalla y en su loa a la camaradería entre combatientes.

Los cinco tripulantes del Sherman de la película (que se llama ‘Fury’, como el título original del film, significado que se pierde en la versión española), o sea comandante, artillero, cargador, conductor y ametrallador (mención especial para el actor de ‘Walking Dead’ Jon Bernthal, al que dan ganas de soltarle una hostia cada vez que interviene), remiten a los personajes creados por Sven Hassel -Hermanito, Porta, El Viejo, el mismo Sven…- por su violencia profesional, su fobia antinazi (a pesar de ser alemanes, sí), su efectividad combativa con los carros a plena velocidad entre el caos de la batalla, o por las farras: si en las novelas de Hassel no faltaba la visita al burdel, en ‘Corazones de acero’ hay un encuentro en una casa con un par de chicas pleno de tensión sexual, violencia soterrada y contenida, abuso de poder…

La tripulación en un poster promocional, comandante, artillero, cargador, conductor y ametrallador.

La tripulación en un poster promocional, comandante, artillero, cargador, conductor y ametrallador.

‘Corazones de acero’ es una película belicista que describe y denuncia el horror de la guerra, pero que la califica de necesaria. Un trabajo desagradable que hay que hacer, como dice un tanquista. De hecho, el novato inocente Logan Lerman, que en el filme iba como mecanógrafo a la guerra y acaba disparando una ametralladora dentro del tanque, vive una evolución violenta hasta terminar convirtiéndose en una máquina de matar que odia al enemigo.

Y por si quedaba alguna duda del carácter belicista del mensaje de ‘Corazones de acero’ sirva su final, poco realista, en plan la saga de Rambo, con centenares de soldados atacando el tanque inmóvil. Esa escena final sirve para vender belicismo heroico hasta el sacrificio, pero es una forma de emborronar el calado de una película que podría ser un legado del cine bélico contemporáneo, ubicable en el mismo ramillete que ‘Salvar al soldado Ryan’ o la maravillosa ‘La delgada línea roja’. Porque semejante epílogo aburre y rompe la seriedad general del filme: nadie se puede creer que cientos de SS ataquen un tanque a tiros de fusil como si fueran legiones suicidas de soldados soviéticos como las que corrían al asalto en parejas -uno con rifle y otro desarmado, esperando coger el del camarada cuando este cayera abatido- y con la policía militar comunista, el NKVD, apostado con ametralladoras en retaguardia para que no reculen. Nadie se puede creer que esos SS, expertos profesionales, no ataquen el tanque con granadas y con los Panzerfaust (lanzacohetes, el bazooka alemán) con los que se les ve desfilar segundos antes. El Panzerfaust un arma tan sencilla que podían usar los niños y que tantos Sherman dejó en el camino.

Por culpa de este final rambófilo rebajo la calificación a esta película desde las 4 estrellas (obra seria, perdurable) a 3 (entretenida). Sin embargo, a Susana, mi mujer, fue lo único que le gustó de las dos horas y poco de metraje. O sea, de una película de guerra verídica sólo le gusta lo que no es verdad. El videojuego.

Pero la gran chorrada de la película es una frase de Brad Pitt, que sentencia: «Los ideales son pacíficos, la historia es violenta». ¿Los ideales nazis pacíficos? ¿Los ideales soviéticos pacíficos? ¿Los ideales islamistas pacíficos?

OSCAR CUBILLO

1 - Anilla para elevación, 2 - Ventilador, 3 - Escotilla de la torreta, 4 - Periscopio, 5 - Bisagra de la escotilla de la torreta, 6 - Asiento de la torreta. Permite manejar la ametralladora de 12,7 mm de la misma, 7 - Asiento del artillero, 8 - Asiento del comandante (junto al asiento del cargador), 9 - Torreta, 10 - Filtro de aire, 11 - Tapa del radiador, 12 - Distribuidor del filtro de aire, 13 - Motor, 14 - Tubo de escape, 15 - Rueda tensora, 16 - Bomba de agua, 17 - Radiador, 18 - Generador eléctrico, 19 - Eje de transmisión trasero, 20 - Habitáculo de la torreta, 21 - Pivote de rotación, 22 - Eje de transmisión delantero, 23 - Bogie de suspensión, 24 - Caja de cambios, 25 - Piñón de tracción principal, 26 - Asiento del conductor, 27 - Asiento del servidor de la ametralladora, 28 - Cañón de 75 mm, 29 - Escotilla del conductor, 30 - Ametralladora M1919A4 (imagen: Wikipedia).

1 – Anilla para elevación, 2 – Ventilador, 3 – Escotilla de la torreta, 4 – Periscopio, 5 – Bisagra de la escotilla de la torreta, 6 – Asiento de la torreta. Permite manejar la ametralladora de 12,7 mm de la misma, 7 – Asiento del artillero, 8 – Asiento del comandante (junto al asiento del cargador), 9 – Torreta, 10 – Filtro de aire, 11 – Tapa del radiador, 12 – Distribuidor del filtro de aire, 13 – Motor, 14 – Tubo de escape, 15 – Rueda tensora, 16 – Bomba de agua, 17 – Radiador, 18 – Generador eléctrico, 19 – Eje de transmisión trasero, 20 – Habitáculo de la torreta, 21 – Pivote de rotación, 22 – Eje de transmisión delantero, 23 – Bogie de suspensión, 24 – Caja de cambios, 25 – Piñón de tracción principal, 26 – Asiento del conductor, 27 – Asiento del servidor de la ametralladora, 28 – Cañón de 75 mm, 29 – Escotilla del conductor, 30 – Ametralladora M1919A4.

Comments
One Response to “CINE: ‘Corazones de acero’: Brutal Brad Pitt”
  1. oscar cine dice:

    Me interesa lo que hace david ayer…pero nunca me mata.esta vez me ha vuelto a pasar..mmmmm…no esta mal,pero..ya.
    pregunta.es necesario que brad pitt saque tanto la mandibula cuando quiere optar al oscar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: