Blas Picón & The Junk Express: Fabulosos embajadores

Reginald Vilardell (batería), Oscar Rabadán (guitarra eléctrica) y Blas Picón (armónica y voz) en el Evidence (foto: Mr. Duck).

Reginald Vilardell (batería), Oscar Rabadán (guitarra eléctrica) y Blas Picón (armónica y voz) en el Evidence (foto: Mr. Duck).

Viernes 16 de enero 2015, Bilbao, Evidence, 23 h, 5 € con consumición.

Atracaron en Bilbao dentro de su gira norteña por Bizkaia, Cantabria y Gipuzkoa los catalanes Blas Picón & The Junk Express (esta es su web), tres destiladores de boogie woogie antañón, ritmanblús saltarín y blues oxidado ataviados con petos vaqueros y tocados con gorras de pícaros, igual que contrabandistas de güisqui sudistas. En el Evidence, ante un aforo muy nutrido por rockers que se marcharían antes de tiempo para ver en el Kafe Antzokia a Marcos Sendarrubias, Picón y sus dos compinches en 85 minutos llenaron 19 frascos con esencias originales de alta graduación mezclando la armónica de Picón (forzudo como Popeye), la batería de Reginald Vilardell y la guitarra eléctrica de Oscar Rabadán, que tocaba sin púa, creando vibraciones bajistas y sajando el blues como los negros del Misisipí.

Blas Picón es muy alto, gasta pendiente de aros y parece fuerte como Popeye (foto: Mr. Duck).

Blas Picón es muy alto, gasta pendiente de aros y parece fuerte como Popeye (foto: Mr. Duck).

Cantan en inglés y no hacen versiones -«el blues que todos conocéis», como se jactó Blas en el local para espolear al respetable-, aunque sus influencias emanan de las mismas fuentes genuinas: los ritmos canónicos de Bo Diddley (‘You Won’t Put Me Down’; aquí va un vídeo de una actuación televisiva) y Jimmy Reed (‘Good Behaviour’), el minimalismo de la escudería Fat Possum en ósmosis con el boogie lisérgico de John Lee Hooker / Canned Heat (‘On The Edge’) la amenaza misteriosa de Howlin’ Wolf, el pulmón de Sonny Terry, la velocidad de los Mighty Flyers (el instrumental inicial ‘Moving Forward’), el neocool de Rick Estrin y el sonido retronuevo de Kim Wilson y sus Fabulosos Thunderbirds (animoso ‘Cheer Me Up’, ‘A Look In Your Eyes’, ‘I’m Fading Away’…), influjo T-Bird éste que se percibe más nítidamente en ‘Askin’ Out Loud’, el segundo disco de Blas Picón & The Junk Express.

Pato al final del bolo descubrió que la columna tiene espejo y experimentó con los reflejos (foto: Mr. Duck).

Pato al final del bolo descubrió que la columna del Evidence tiene espejo y experimentó con los reflejos (foto: Mr. Duck).

Blas al acabar el buen bolo nos comentó que el público había estado muy frío. De hecho, ya había soltado durante el chou un desafiante «se os huele tristes», justo una canción después de que presentara al trío como «los embajadores del blues no es aburrido».

OSCAR CUBILLO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: