CINE: ‘Whiplash’: Si no tienes destreza acabas tocando en un grupo de rock

BEV WHIPLASH CARTEL

*

Texto por ÓSCAR CUBILLO

*

Estreno: 16 de enero de 2015

*

Director: Damien Chazelle

*

Calificación: 4 estrellas sobre 5

*

Trailer de ‘Whiplash’ en inglés

Trailer de ‘Whiplash’ en español

*

De sus cinco nominaciones, ha recibido tres premios Oscar:
Mejor Montaje
Mejor Mezcla de Sonido
Mejor actor secundario: J.K. Simmons

Una película sobre el amor a la música y sobre el afán de superación por ser el mejor en tu propio campo es ‘Whiplash’. Además, al estar protagonizada por Andrew Neiman (Miles Teller), un baterista de 19 años (en realidad el actor tiene 27 y a los 15 en Secundaria tocó batería rock y para la película hubo de reaprender; así lo cuenta el New York Post), también la historia se mueve entre las incertidumbres propias de la edad, desde la persecución del amor sensual (relegado en favor del musical) hasta la inquietud constante de los estudiantes (menos mal que yo ya pasé esa época, aunque a veces me asalta la pesadilla de que vuelvo a la universidad para hacer un examen de una asignatura que había olvidado).

Este segundo film del director Damien Chazelle, que en el instituto también tocó la batería, ha cosechado numerosos reconocimientos en festivales como Sundance, que paga parte del presupuesto. Además, nos cuenta nuestro crítico cinéfilo Gerardo Cremer sobre ‘Whiplash’, «ya sabes, nominada este año al Oscar a mejor película, guión y también al calvo (J.K. Simmons) como secundario».

‘Whiplash’ es un híbrido entre ‘La chaqueta metálica’ (de su primera parte, la de la instrucción de los marines centrada en el recluta Patoso, con bofetadas, insultos de todo tipo –desde los homofóbicos hasta los racistas-, presión constante por la superación de obstáculos…) y ‘Cisne negro’ (la película de la bailarina de ballet encarnada por una vulnerable Natalie Portman en un rol equiparable al del baterista de ‘Whiplash’ por su espíritu competitivo, el esforzarse hasta sangrar y dañar el cuerpo, los ensayos en solitario, la dependencia definitiva de su éxito de decisiones a veces caprichosas de profesores, etc.).

Bronca al trombonista, otro recluta Patoso devorador de hamburguesas que ni siquiera desafinaba, el pobre.

Bronca al trombonista, otro recluta Patoso devorador de hamburguesas que ni siquiera desafinaba, el pobre.

El filme discurre en Nueva York, pero no el de las postales. Su guion es tenso y agilísimo, con réplicas, retos y revelaciones del orgullo proverbial de los músicos (hilarante la comida familiar hablando sobre jazz y deporte), pues no sólo hay envanecimiento en el estupendo y memorable gran secundario de ‘Whiplash’, el profesor Terence Fletcher (J. K. Simmons), calco calvo del instructor de marines de la mentada chupa de chapa. Y su montaje es rapidísimo y vivaz, pero con orden y sentido de la comunicación, no como esos vídeos musicales de conciertos estéticamente vacíos, planos y aburridísimos que sólo hacen cambiar de plano aleatoriamente, al tuntún, porque se han filmado desde varias cámaras.

En ‘Whiplash’, cuando la cámara se cuela entre los recovecos de la big band, parece que te hallas dentro de ella, como en todo momento el espectador parece que está dentro de la película: en la acera, en la pizzería, en el cine, en el conservatorio, entre bambalinas… Los planos de ‘Whiplash’, vivaces, postmodernos y cercanos como los de Anton Corbijn, te atrapan, te introducen en la historia, y no es que te identifiques con ella, es que te crees un baterista suplente sentado entre platillos y partituras.

Como batería suplente, quítate tú para ponerme yo.

Como batería suplente, quítate tú para ponerme yo.

Analizada como película acerca de la música, ‘Whiplash’ le da mil vueltas a la metafísica y folkie de los hermanos Coen ‘A propósito de Llewyn Davis’ (así de bien la comentó Gerardo Cremer), que también está protagonizada por un músico bastante asocial y al margen de todo lo que no sea su pasión y ocupación. ‘Whiplash’ es más melómana en realidad, y durante la narración te absorbe la música, el jazz de la big band, ecualizada hasta distinguir las partes, repitiendo compases de composiciones como el ‘Whiplash’ que la titula, una pieza del saxofonista y compositor Hank Levy (Henry Jacob Levy, 1927-2001).

No obstante, ‘Whiplash’ pasa de perfil por la mitomanía jazzística (aparecen Bird, Buddy Rich, el próximo Louis Armstrong, el ‘Caravan’ y poco más), quizá porque al final de la película se suelta una sentencia desesperanzada sobre la situación del jazz actual que comparto: la de que el género no aguanta la comparación, pues los jazzmen de hogaño no expresan ni tanta emoción, ni tanta imaginación, ni tanto virtuosismo técnico y riesgo como los de antaño (negros sobre todo).

El actor Miles Teller tocó batería rock a los 15 años, pero para rodar ‘Whiplash’ debió variar, aprender la técnica jazz.

El actor Miles Teller tocó batería rock a los 15 años, pero para rodar ‘Whiplash’ debió variar, aprender la técnica jazz.

Además hay una frase fugaz que sale subtitulada de algún poster y que reza algo así como «si no tienes destreza, acabas tocando en un grupo de rock». Y por eso todos esos chavales multirraciales compiten en sus escuelas y conservatorios por descollar y ser los mejores, cultivando la excelencia, deseando, soñando que los fiche la Lincoln Center Orchestra de Marsalis (esta que retratamos actuando en el Getxo Jazz en este post). La película narra un calvario humillante, pero voluntario, similar al de un soldado de élite. Todos los chavales están ahí por decisión propia, a pesar de la ansiedad que sufren algunos. Todos los alumnos están dispuestos a pasar por encima de sus compañeros. También el protagonista, el pasmado Andrew Neiman, que con su cara de boxeador se mueve por la urbe como el ‘Taxi Driver’ de Scorsese.

OSCAR CUBILLO

Comments
2 Responses to “CINE: ‘Whiplash’: Si no tienes destreza acabas tocando en un grupo de rock”
  1. oscar cine dice:

    magnifico film,si señor.se da la circunstancia curiosa de que nuria,gorka,pato,jon y yo la vimos el mismo dia..pero en diferentes sesiones.bien por el espiritu rockero!
    a ti en particular,oscar y por extension a todo el que lea esto,trata de recuperar un bonito telefilm de hace como un lustro titulado”la musica nunca dejo de sonar”con j.k.simmons tan genial como siempre.pedazo de actor.

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] la película ‘Whiplash’ (aquí la comentamos), ese estupendo híbrido entre la disciplina brutal de ‘La chaqueta metálica’ y el afán de […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: