Zara McFarlane: Diva en ciernes

Zara McFarlane atenta a un solo de su concierto orgánico y jazzístico (imagen de móvil: Nerea).

Zara McFarlane atenta a un solo de su concierto orgánico y jazzístico (imagen de móvil: Nerea).

Miércoles 10 de febrero 2015, Bilbao, Ciclo 365 Jazz Bilbao, Teatro Campos, 20 h, 6 €.

(Una vocalista cultivada: Los conciertos importantes del ciclo municipal esporádico 365 Jazz Bilbao los inauguró este 2015 la vocalista negra británica Zara McFarlane, nacida en Londres hace 30 años, en el seno de una familia jamaicana, y aún residente en la capital inglesa. Tiene dos discos editados y en octubre fue elegida mejor intérprete en vivo de jazz por los premios MOBO (Music Of Black Origin, Música de Origen Negro), que reconocen a los artistas afros del Reino Unido. Además, el Guardian asegura que Zara atesora una ‘magnética elocuencia’.

La etiquetan como jazz, y sabe arrimarse al sonido de las divas susurrantes clásicas propensas al scat sensual (la comparan con Nina Simone, Sarah Vaughan y Billie Holiday), pero sus composiciones son muy souleras en el sentimiento y la cadencia, a veces neosoul en la instrumentación, a veces étnicas. Sí, ella escribe la mayor parte de su repertorio, aunque es conocida su versión del reggae ‘Policías y ladrones’ de The Clash -este es el clip-, a su vez versión de Junior Murvin. Zara debutó con ‘Until Tomorrow’ (11) y su reválida es ‘If You Knew Her’ (14), según ella misma un disco más jazz y con más swing. Ambos discos están editados en el sello londinense Brownswood Recordings, fundado en 2006 por el DJ francés Gilles Peterson, amante del acid jazz y colaborador de Erykah Badu, Jamiroquai, etc.

A los 14 años Zara apareció por primera vez en televisión imitando a Lauryn Hill, pero destaquemos que su currículo es muy cultivado y elevado: estudió teatro musical en el BRIT School (por ahí han pasado Adele, The Kooks, Katie Melua, Amy Winehouse…), en la Universidad profundizó en la interpretación de música popular, y lo prolongó su preparación con masters de jazz vocal en la Guildhall School of Music and Drama.O. C.

A pesar de tu timidez, a veces Zara, londinense de ascendencia jamaicana, sonreía (imagen de móvil: Nerea).

A pesar de tu timidez, a veces Zara, londinense de ascendencia jamaicana, sonreía (imagen de móvil: Nerea).

La octava temporada del ciclo municipal 365 Jazz Bilbao la inauguró el miércoles en un Teatro Campos lleno (sólo se veían huecos en los palcos) la vocalista londinense de unos 30 años y origen jamaicano Zara McFarlane, que ha estudiado en los mismos centros de élite que Adele y Amy Winehouse, lo cual se nota en sus sostenidos, en su feeling no exento de técnica y en su acercamiento al soul. Ofició respaldada por cuatro músicos multirraciales jóvenes y flacos (hacía volar el delicado pianista, el saxofonista se hacía notar en cada solo incisivo), y lo malo del set fue su ordenación decreciente, 13 piezas en 96 minutos menguantes por culpa del enlazamiento baladista en la segunda mitad, la última pieza con solos que no venían a cuento y el bis con los coros autoindulgentes y populistas del público.

Cuando intervenía el saxo sus solos atraían toda la atención (imagen de móvil: Nerea).

Cuando intervenía el saxo sus solos atraían toda la atención (imagen de móvil: Nerea).

A pesar de todo, la oronda negrita Zara mostró voz, talento y cierta timidez (en vez de saludar al final, casi salió corriendo), y creció casi en cada una de las 13 piezas aunque el tempo general del bolo decreciera. Picó pizpireta en el swing como China Moses o Stacey Kent (‘Chiaroscuro’), compuso narrativa y minimal como Kurt Elling en un original donde se lució con scat vocal blusero al modo de Ernestine Allen o Sarah Vaughan (‘More Than Mine’, de cuando vio a su ex con otra en el supermercado del barrio y se escondió tras las verduras), apostó por el dance como unos Fuel Fandango orgánicos cuando sonó el Fender Rhodes (lo que más gustó a la morena danzona Miss Madeira), se atascó en los mentados lentos (flotante ‘You’ll Get Me In Trouble’, estilista un ‘Police And Thieves’ de The Clash -este es el clip- al que le incrustaron una larga introducción con solo contrabajista, estático el dúo con el piano en un ‘Love’ donde Zara ejerció en diva en ciernes), sonó crepuscular y lánguida como en la ópera ‘Porgy & Bess’ y tocó fondo en el bis coral con ‘Angie La La’ y sus ayayays replicados por el respetable.

OSCAR CUBILLO

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: