MFC Chicken: Más que divertidos (+ entrevista)

BEV MFC CHICKEN flyer gira

Spencer Evoy (saxo, voz, inmersiones, escaladas…) y Alberto Zioli (guitarra, voz, inmersiones…) al lío (foto: Dena Flows).

Spencer Evoy (saxo, voz, inmersiones, escaladas…) y Alberto Zioli (guitarra, voz, inmersiones…) al lío (foto: Dena Flows).

Jueves 12 de febrero 2015, Bilbao, Kafe Antzokia, 20 h, 10-13 €.

‘Divertido’ fue la palabra que más se utilizó para calificar a toro pasado el bolo bilbaíno de la gira de (presunta) despedida de MFC Chicken (este es su Facebook). No fue sólo un pasatiempo, sino también una reivindicación del protorocanrol negro y una celebración de los placeres de la vida, contando algún sinsabor de ésta, claro (‘Love Is Gonna Fuck You Up’). Triunfadores en la cercanía del Antxiki, generadores de sonrisas y cosechadores de ovaciones, los londinenses MFC Chicken en 76 minutos sudorosos e intensos dispararon 28 pildorazos rock-a-rollers, twisteantes y garajeros que hicieron danzar a las damas (en primera fila Miss Madeira, quien califica de ‘injusta’ la posible separación del combo) y aullar a los caballeros.

Momento de frat rock and roll, con el canadiense mostrando cartelitos para deletrear en el 16º tema (foto: Dena Flows).

Momento de frat rock and roll, con el canadiense mostrando cartelitos para deletrear en el 16º tema (foto: Dena Flows).

Capitaneados por el atildado Spencer Evoy, vocalista pícaro y saxofonista elástico, un canadiense hoy sin papeles para residir en el Reino Unido, lo que en realidad pone en peligro la continuidad del grupo, los MFC Chicken, con expresión de alegría en sus rostros totalmente sobrios, con una segunda línea con Mortadelo a la batería y Frankenstein a los teclados, se subieron por los bafles y se tiraron por el suelo, bajaron a tocar entre la peña excitada (aquí va un YouTube del Antxiki, de la primera vez que bajó el guitarrista, en la cuarta canción: ‘Every Girl On The Tube’) y cantaron al pollo como sinónimo de placeres culinarios, carnales y melómanos en títulos como ‘Voodoo Chicken’, nuestro favorito ‘No quiero hablan de pollo’ o ‘Music For Chicken’. Su sonido fue genuino, antañón más que revival o vintage, y resonó a Chuck Berry, a Dr. Feelgood, a The Cult (mogollón de veces parecía que Spencer iba a decir ‘yá-yo’ al terminar algunos temas), al bramante Barrence Whitfield (‘I’m Her Pet’, ‘DJ Booth’) o a King Kurt (‘Pocahontas’), y versionó, que sepamos e instrumentales aparte, a Little Richard (‘Lucille’), los Sonics (‘Have Love Will Travel’) o a Amos Milburn en la genial y cenital ‘Chicken Shack Boogie’.

OSCAR CUBILLO

Spencer Evoy va a mandar una carta a la Reina de Inglaterra para que le arregle su problema con el visado (foto: Dena Flows).

Spencer Evoy va a mandar una carta a la Reina de Inglaterra para que le arregle su problema con el visado (foto: Dena Flows).

 

+++ ENTREVISTA +++

*** 

«Cantamos al disfrute musical, carnal y gastronómico»

***

El festivo combo londinense,

que pone a bailar a todo el mundo con su saxo tribal,

se despide el público español en una gira triunfante de doce días

***

 

MFC Chicken (este es su Facebook), liderados por el atildado saxofonista canadiense Spencer Evoy, son un grupo que hace bailar a un cadáver embalsamado y que enamora a las damas. Bautizados como una tienda de comida rápida ya clausurada y cuyo ingrediente principal era el pollo, los cinco tipos (atención al baterista Mortadelo y al veterano teclista Frankenstein) han afrontado su gira de despedida por el Reino de España, debido a que a Spencer Evoy se le ha caducado el visado para seguir viviendo en Londres. No en vano, esta entrevista nos la respondía desde el otro lado del charco, antes de encarar su gira española de doce días seguidos sin descanso. Algunas fuentes pesimistas aseguran que puede ser su último tour, y las optimistas auguran que renovará los papeles o que regresará esporádicamente para tocar y girar conduciendo a MFC Chicken.

De momento guardamos de recuerdo los dos LPs de MFC Chicken, ‘Music For Chicken’ (Dirty Water, 12) y ‘Solid Gravy’ (Dirty Water, 12), y de conciertazos alocados como los de la primera vez que les vimos, en septiembre de 2014 en el Evidence bilbaíno (esto contamos entonces, con peores fotos), o el de esta misma gira, donde los british se explayaron con alegría gestual, sobriedad corporal, atildamiento en la vestimenta y repeinándose el cabello a menudo. Al habla Spencer Evoy, quien en vivo canta pícaro, sopla el saxo con las piernas abiertas, se sube a los bafles y hasta se tira por el suelo.

¿Dónde estás y qué has desayunado?

Ahora mismo me estoy relajando en la granja de mi familia, aquí en Canadá, antes de la gira española. Tomé crepes y café para desayunar, como uno suele hacer en Canadá.

¿Crees que el público europeo siente el rock and roll de modo distinto a los americanos de Estados Unidos y Canadá?

Creo que el público europeo parece emocionarse más por el rock and roll crudo y original, sobre todo en España. Las audiencias están más dispuestas a divertirse en Europa, y a menudo parecen más serias América del Norte.

¿Por qué y cuándo te mudaste a Londres?

Me trasladé hace cinco años y medoi. En principio para estudiar y para estar con mi novia de ese momento. La novia ya no está por ninguna parte y yo terminé mis estudios, pero me quedé rondando por el pollo y el rock and roll.

O sea que estuviste ennoviado. ¿Y te ganabas la vida tocando el saxo o tenías otros curros?

Sin entrar en demasiados detalles digamos que he pasado la mayoría de mis cinco años soltero por elección. Yo y mi saxo hemos pasado mucho tiempo de alta calidad juntos, pero he debido conseguir dinero de otras maneras, incluso pinchando discos en un club de striptease.

¿Por qué se agota tu visado? Siendo de Canadá, de la Commonwealth, creía que podrías vivir desde Australia a Reino Unido.

Resulta extraño para mí también. Se podría pensar que sería más fácil para un canadiense quedarse en el Reino Unido, ya que tenemos la misma reina y todo, pero al parecer este no es el caso. Voy a escribir una dura carta a la Reina exigiendo una explicación.

Oye, ¿por qué escribes tantas canciones sobre pollo? Chicken y chicks, ¿referido al pollo o también a las chicas?

Definitivamente eso tiene múltiples significados para mí, pollo (se dirige así al entrevistador). La mayoría están relacionados con el disfrute de algún tipo, ya sea musical, carnal o gastronómico. Y me gusta escribir sobre cosas agradables.

¿Y de qué va tu canción ‘No quiero hablar sobre pollo’ (Don’t wanna talk about chicken)?

Esa es una historia de semificción sobre un hombre que una vez fue poli, le dispararon y entonces se puso a trabajar en una tienda de pollo. Él se obsesiona con el pollo y su esposa se divorcia, porque ella no quería hablar más de pollo. Y el marido está de acuerdo con eso, porque eso significa que se queda con todo el pollo para él.

Spencer opina que los músicos han de vestir mejor en escena (foto: Dena Flows).

Spencer opina que los músicos han de vestir mejor en escena (foto: Dena Flows).

MFC Chicken vestís de modo muy elegante, con traje y corbata. ¡Mola! En España los músicos de jazz suelen vestir muy mal.

Creo que en estos días por todo el mundo los músicos de jazz no se visten tan maqueados como antes. Tratar de mantener las cosas demasiado informales sobre el escenario es un error. No puedes vestir sin más una camisa desabrochada con pantalones vaqueros y un sombrero de ala, a menos que pretendas parecerte a una pesadilla de los 90.

Tú tocas el saxo. ¿Te gusta el jazz? Se supone que el swing, sí. ¿Pero el viejo bop, el free jazz, etc.?

Me gusta el rhythm and blues de los años 50 con influencia del jazz, y me gustan intérpretes como Sam ‘The Man’ Taylor, Red Prysock y Plas Johnson, a los que seguro podrías considerar jazzistas. Pero no escucho mucho free jazz ni bop, prefiero el material que tiene más estructura y un ritmo sólido.

¿Y qué deseas expresar con la banda cuando os subís a un escenario?

Quiero expresar una especie de emoción salvaje y divertida que infecte al público y le empuje a querer bailar y a reírse. Y al mismo tiempo que se sienta un poco y confusamente cachondo.

¿Cuántos bolos dabais al año? ¿En qué tipo de lugares?

Hemos estado tocando al menos una vez a la semana, por lo general más, con un par de residencias en Londres. Y hemos viajado por todo el Reino Unido y actuado en Noruega, Francia, Alemania y en España el año pasado.

En Vitoria abrís para The Dustaphonics, otra banda del sello Dirty Water Records, como vosotros.

Son otra gran banda juerguista con algunos excelentes músicos y una muy encantadora mujer dando la cara. Tal combinación los convierte en un espectáculo emocionante tanto auditivamente como visualmente. ¡Para no perdérselos!

ÓSCAR CUBILLO

Pinchar aquí para ver la galería de fotos de Dena Flows.

Spencer por el suelo, entre el público, en ‘57 Acres Of Pain’, la última del primero de los dos bises (foto: Dena Flows).

Spencer por el suelo, entre el público, en ‘57 Acres Of Pain’, la última del primero de los dos bises (foto: Dena Flows).

El veterano, el ‘Reverend’ Parsley, teclas, coros, maracas y sonrisa desasosegante (foto: Dena Flows).

El veterano, el ‘Reverend’ Parsley, teclas, coros, maracas y sonrisa desasosegante (foto: Dena Flows).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: