Travellin’ Brothers & Sugaray Rayford: «Ahora nos llaman para ir a tocar» (+ entrevista)

Saludos finales de los ochos músicos actuantes en Leioa, donde agotaron el aforo y arrasaron (foto: Álex Rodríguez Cruz).

Saludos finales de los ochos músicos actuantes en Leioa, donde agotaron el aforo y arrasaron (foto: Álex Rodríguez Cruz).

Viernes 20 de febrero 2015, Leioa, Kultur Leioa, 22 h, 10 €.

TRAVELLIN BROTHERS CARTEL FICHITAEl cantante negro de cuna texana y residencia californiana Sugaray Rayford se alió para cuatro conciertos con el sexteto Travellin´ Brothers de Leioa. Participaron en el ciclo Bizkaia Jazz-Blues y de miércoles a sábado recorrieron Basauri (lleno con 450 personas), Amorebieta (aforo agotado), Leioa (agotado) y Ermua (agotado). Les pudimos catar el viernes en el Kultur Leioa, donde con sonidazo maravilloso dieron un show conjunto con cercanía, elegancia estética y humor, arreglos estupendos (buena labor de los dos saxos, pues los Travellin’ operaron esta vez en septeto), carnosidad al atacar la música americana y pegada verosímil. 14 temas tocaron en 88 minutos que se le hicieron cortos al respetable mixto y tan transversal que se veían no pocos niños.

El invitado, el hombretón texano Sugaray, se hizo el jefe de la banda nada más aparecer, cediendo ostensiblemente paso a los solos de sus anfitriones / acompañantes, indicando a los vientos dónde colocarse a mitad de cada canción, bailando graciosamente orondo y gigantón, y cantando tan sobrado de facultades que en su original ‘Worry Worry Worry’ (parecido al ‘Worry, Worry’ de BB King) se paseó por el anfiteatro entonando a pelo, sin micrófono. El repertorio fue asaz versionero (Jimmy Reed, mucho Albert King, bastante Freddie King…), pero no manido, y picó en el ritmo de Nueva Orleáns con el brillo de Colin James (el inaugural ‘Up The Line’ de Little Walter con la banda base y Jon Careaga al micro) y el nervio de los Meters (‘Blind Alley’, el otro original de Rayford en el setlist) y apretó en el funk urbano y con empaque (‘Big Legged Woman’ de Freddie King, ‘Born Under A Bad Sign’ de Albert King…).

Especialmente bibikinesco estuvo Aitor Cañibano a la guitarra, a la altura de la voz de Sugaray Rayford (foto: Álex Rodríguez Cruz).

Especialmente bibikinesco estuvo Aitor Cañibano a la guitarra, a la altura de la voz de Sugaray Rayford (foto: Álex Rodríguez Cruz).

Un hito lo marcó el lento con soul ‘I’ll Play The Blues For You’ de Albert King con la garganta de Sugaray en la estela poderosa de Bobby Blue Bland y un punteo de Aitor Cañibano sabiendo dosificar el silencio y el sentimiento. Además el rhythm and blues fue saltarín, se aspiró a la fiesta (‘Tore Down’ de Freddie King otra vez, un estupendo ‘Driving Wheel’ de Rosevelt Sykes), y para el bis quedó el ‘Wonderful World de Louis Armstrong en cuarteto (piano, dos voces y saxo final), con Jon Careaga, el cantante de los de Leioa, aguantando el tirón de Sugaray Rayford, y con el solo de saxo de Alain Sánchez brillando menos (por su mero sonido) que cuando lo protagoniza la trompeta cuando lo tocan con la big band.

OSCAR CUBILLO

El sexteto Travellin’ Brothers, de Leioa, en el cruce donde Robert Johnson vendió su alma al Diablo (foto: Álex Rodríguez Cruz).

El sexteto Travellin’ Brothers, de Leioa, en el cruce de Clarksdale, Mississippi, donde Robert Johnson vendió su alma al Diablo  (foto: Álex Rodríguez Cruz).

 

+++ ENTREVISTA +++

***

«Ahora nos llaman para ir a tocar»

***

Recién llegados de su gira por USA, de 10 días y 11 conciertos,

los de Leioa dieron cuatro exitosos y llenos bolos por Bizkaia

escoltando al bluesman Sugaray Rayford

***

La entrevista la hicimos con el guitarrista y líder de la banda, Aitor Cañibano, antes de los cuatro conciertos. Allá vamos. 

¿Hace no mucho no anduvisteis de gira por Alemania-Polonia?

Sí, en noviembre hicimos una gira de una semana en Berlín y Polonia. Fueron dos conciertos en Berlín, el primero y el último, en dos locales míticos, uno de jazz y el otro de blues, con una respuesta muy buena en ambos, mejor de la esperada. Pero lo realmente bueno y sorprendente estuvo en los cuatro bolos que dimos en Polonia, en cuatro ciudades distintas y tres de los días con las entradas agotadas. Los locales eran de 200 o 250 personas aproximadamente. Una gozada. La respuesta del público fue espectacular y agotamos todos los CDs y vinilos. Ya estamos en contacto para volver. Fue una sorpresa muy agradable lo de Polonia y sus gentes.

¿Viajasteis hasta Alemania en furgoneta desde aquí? ¿Del tirón o con parada por Francia?

Fuimos y regresamos en avión vía Berlín. Una vez allí nos movimos en furgoneta. En todos los conciertos nos tenían preparado el backline necesario. De lujo.

¿Y cómo surgió la más reciente gira por Estados Unidos? No era la primera vez que ibais, ¿verdad?

La gira por USA surgió de varios frentes. Por un lado, en 2012 ya estuvimos allí. Guardábamos contactos y peticiones para volver. Por otro lado, cuando trajimos aquí de gira a Andy J. Forest (este es el bolo conjunto que reseñamos, en Leioa) le gustó mucho nuestra onda y se ofreció a ayudarnos para completar las fechas que ya teníamos. Y por último, como íbamos a girar por allí en fechas próximas al International Blues Challenge de Memphis, hablamos con Carlos y Fernando, directores del Festival de Blues de Hondarribia, para representarles en el Challenge y les pareció bien. Así que todo estaba lanzado. Solo quedaba algún malabarismo para cuadrar bien todas las fechas. En resumen así se gestó el tema.

Hasta Estados Unidos viajasteis en avión, claro. ¿Qué trayectos de ida y vuelta?

Bilbao, Madrid, Miami, New Orleans. Y luego por allí en furgo, recorriendo Louisiana, Mississippi, Teneessee, y vuelta a New Orleans para regresar en avión con el mismo trayecto pero a la inversa.

En el BMC, Balcony Music Club, de Nueva Orleans, Luisiana, los Travellin’ dieron tres horas de bolo (foto: Álex Rodríguez Cruz).

En el BMC, Balcony Music Club, de Nueva Orleans, Luisiana, los Travellin’ dieron tres horas de bolo (foto: Álex Rodríguez Cruz).

¿Cómo fueron los bolos por USA?

En USA hemos estado diez días y hemos dado once bolos, ya que algunos días hicimos doblete. En New Orleans actuamos en clubes míticos del French Quarter, como el BMC o el Blue Nile. También tocamos en ciudades legendarias, como Clarksdale en Mississippi. Y en Memphis ha habido de todo: tocamos en clubes de Beale Street como el 152, o en teatros como el New Daisy Theatre, y sobre todo el Orpheum Theatre, levantado en 1920 y con capacidad para 3.500 personas. Estaba lleno hasta la bandera y en él han actuado todas las leyendas que te puedas imaginar. ¡Y nosotros, ja, ja!

¿Y cómo respondió el público?

La reacción de la gente, en nuestra opinión, ha sido increíblemente buena. Dicho por nosotros queda feo, pero es lo que hemos percibido. Lo prueba el que ahora tenemos numerosas ofertas para volver, agotamos todos los CDs, llegamos a la final del Challenge… ¿Qué quieres que te diga? Brutal, mejor de lo previsto, una experiencia inolvidable.

¿Os llevasteis al fotero Álex ‘Santillana’, o quedasteis ahí con él?

Lo llevamos desde aquí. Álex Rodríguez Cruz, además de un gran fotógrafo, es un gran amigo. Aporta mucho en todos los aspectos. La convivencia es muy importante para nosotros. Son muchas horas y gente como él lo hacen todo más fácil. Lleva viajando con nosotros todo el año y lo que le queda. Sacando fotos y vídeos. Queríamos guardar un gran recuerdo de este año de ensueño tan internacional y veremos qué hacemos con todo ese material. Todavía este 2015 viajaremos a Suiza, a Bélgica, volveremos a Londres… Cuando acabemos lo juntaremos todo y a ver.

Los Travellin’ siempre estáis de gira, siempre con la banda, la orquesta, los villancicos, el coro… ¿No os dicen en casa que ya os vale? ¿Cómo conciliáis el grupo, la familia y los curros normales?

La verdad es que somos una banda muy activa y tenemos muchas facetas, como dices. Nuestro proyecto principal, el sexteto base, está funcionando muy bien, cada vez más, ya es muy internacional. Luego mantenemos el Christmas Special, la big band y las invitaciones de artistas para los que hacemos de backing band. Pero, bueno, es lo que nos gusta y para lo que hemos peleado muchos años. Ahora estamos disfrutando de lo lindo y cuando las cosas salen siempre es más fácil conciliar todo. Llevamos varios años en los que nos llaman para ir a tocar y no somos nosotros los que tenemos que llamar. Eso es un lujo. Nuestras familias lo entienden y nos apoyan a tope y nos lo ponen fácil para que esto siga así y funcione así de bien.

En la emisora KSLU de Hammond, Louisiana (foto: Álex Rodríguez Cruz).

En la emisora KSLU de Hammond, Louisiana (foto: Álex Rodríguez Cruz).

¿Ensayáis mucho aparte de los bolos?

En cuanto a los ensayos, no hay problema, porque no ensayamos nunca. No me acuerdo de la última vez. Cuando preparamos un nuevo disco sí que ensayamos las canciones nuevas, pero una vez grabadas no ensayamos más. No hay mejor ensayo que tocar en directo una y otra vez.

¿Y cómo habéis preparado el repertorio de Sugaray Rayford?

Como te digo, no hemos ensayado. Hemos concretado los temas con él por mail y cada uno de nosotros los hemos trabajado por nuestra cuenta. Ya durante la prueba de sonido del primer bolo haremos un repaso rápido por los temas y al lío. Esto es blues. Con una mirada o un gesto es suficiente para saber lo que hay que hacer en cada momento. En este tipo de colaboraciones nos gusta que haya frescura, que sean algo nuevo. Y no vamos a tocar los temas de Sugar como la gente los conoce: serán temas de Sugaray pero a la manera de los Travellin’.

Le conocisteis en Hondarribia. ¿Cuánto os costó convencerle?

Efectivamente, le conocimos en el Festival de Hondarribia, cuando vino con los Manish Boys. Cuando salió al escenario fue una locura. Aquello se caía abajo y nos enamoramos de él. Es un tío con mucho carisma y una voz poderosísima. En 2013 volvió por aquí, ya con su banda, y de nuevo nos encantó. A partir de entonces empezamos a hablar con él. Nos chequeó un poco y cuando comprobó que éramos una banda seria y de garantías, nos dijo que lo haría encantado. Y aquí estamos.

Solo cuatro bolos, ¿verdad?

Sí, al final no ha podido ser más que un finde largo. Teníamos bastantes cosas avanzadas en Madrid, Cantabria, etc., para haber estado diez días o más de gira con él. Pero el lunes 23 él estrena un musical muy importante en USA de dos o tres meses y por eso no se puede alargar más. Pero seguro que habrá más ocasiones para juntarnos.

¿Y cómo serán los bolos?

En cuanto a cómo serán los bolos, no lo sé a ciencia cierta, pero estoy seguro de que la gente va a alucinar con él. Es un portento y un tío con mucho carisma, como te decía. Se va a meter a la gente en el bolsillo en la primera canción y nosotros trataremos de prepararle una cama con la que esté a gusto y pueda desplegar todo su arte. Estamos muy ilusionados con estos conciertos. Sugaray es primera división y nosotros queremos demostrar que estamos a la altura.

Se agotarán las entradas en algunos de los cuatro locales (al final se agotaron tres de los cuatro locales).

Leioa ha agotado, pero bueno, hay más sitios. También nos gustaría llenar Basauri, Ermua y Amorebieta. Esperamos que la gente disfrute y nosotros también… ¡¡Nos vemos!!

OSCAR CUBILLO

Pinchar aquí para ver la galería de fotos de los Travellin’ Brothers girando por USA disparadas por Álex Rodríguez Cruz

Un alto en el camino en Misisipi (foto: Álex Rodríguez Cruz).

Un alto en el camino en Misisipi (foto: Álex Rodríguez Cruz).

 

 

Anuncios
Comments
2 Responses to “Travellin’ Brothers & Sugaray Rayford: «Ahora nos llaman para ir a tocar» (+ entrevista)”
  1. Aitor dice:

    Yo les vi en Basauri y me lo pase genial. Estando los travellin de por medio era una apuesta segura, mi unica duda era Sugaray y la verdad es que estuvo inmenso de voz y bueno esos bailecitos que hizo sacar una sonrisa al publico. Generalmente en los Travellin el capo es Aitor Cañibano el que esta pendiente de todo durante el concierto pero esta vez Sugaray era el que les mandaba a ellos hacer los solos al borde del escenario. Especialmente gracioso fue cuando Sugaray mando a un saxo abandonar su posicion de retaguardia y hacer un solo en el borde del escenario y este lo primero que hizo fue mirar a Aitor y este asintio con la cabeza como diciendo hoy el jefe es el.

  2. oscar cine dice:

    jaja cierto,”sal aqui,ahora tu estas liderando”le espeto sugar ray y el pobre saxo se quedo en fuera de juego.en basauri arranco frio como un iceberg-publico y banda-pero en el tercer tema comenzo a subir y finalmente fue un bolo estupendo.
    gran frontman,buen fichaje.
    y veo,por lo que cuenta Cubillo,que tooodos los bolos fueron igual-de buenos,ojo-con el mismo set list y los mismos,llamemoslos,momentazos(ray gritando aguardentoso por el patio de butacas)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: