Al Foster Quartet: Tributo a Art Blakey

Al precio extraordinario de 25 €, el Bilbaína Jazz Club agotó las entradas (foto: Mr. Duck).

Al precio extraordinario de 25 €, el Bilbaína Jazz Club agotó las entradas (foto: Mr. Duck).

Jueves 26 de marzo 2015, Bilbao, Bilbaína Jazz Club, 22 h, 25 €.

La previa: La Asociación Cultural Bilbaína Jazz Club (BJC) ofreció este jueves un concierto especial, un homenaje al gran baterista y director de big band Art Blakey (1919-1990) a cargo de un cuarteto yanqui liderado por el baqueteador Al Foster (esta es su web), soporte percusivo oficial de Miles Davis entre 1972-1985, a quien acompañó en álbumes como el fusionero y precursor ‘On The Corner’ (72), el disco de vuelta a la música del ídolo agrio ‘The Man With The Horn’ (81), o el de temática social ‘You’re Under Arrest’ (85), denunciante de la contaminación, el racismo y la guerra.

A sus 72 años, más fino y mejor de facultades anda Al Foster que su coetáneo Tony Allen (foto: Mr. Duck).

A sus 72 años, más fino y mejor de facultades anda Al Foster que su coetáneo Tony Allen (foto: Mr. Duck).

Aloysius Tyrone Foster nació en Richmond, Virginia, en 1943, pero cuando era un niño su familia se mudó a Nueva York, al barrio de Harlem. Al se sentó tras una batería por primera vez a los trece años y a los quince vio en vivo a Miles Davis en sexteto completado por John Coltrane, Cannonball Adderly, Bill Evans, Paul Chambers y Jimmy Cobb. Su estilo personal abarca desde bop y free jazz hasta fusión y jazz-rock. En 1972 ingresó en la banda de Miles Davis sustituyendo a Jack DeJohnette. Durante el retiro de Miles, entre el 75-81, Foster fue de las escasas personas que tuvo trato con el siempre irritado mito. Además, ha escoltado con regularidad a leyendas como McCoy Tyner, Illionis Jacquet, Sonny Rollins, Herbie Hancock o Joe Henderson.

David Bryant (piano), Godwin Louis (saxo alto), Doug Weiss (su contrabajista hace 19 años) y Al Foster (batería) (foto: Mr. Duck).

David Bryant (piano), Godwin Louis (saxo alto), Doug Weiss (su contrabajista hace 19 años) y Al Foster (batería) (foto: Mr. Duck).

Su tributo al baterista Art Blakey, estrella del jazz menos conocida como Abdullah Ibn Buhaina y cuyo nombre e influjo se subraya en la reciente película ‘Whiplash’, se ejecutará en cuarteto completado por el saxofonista Godwin Louis (afroneoyorquino nacido en Harlem, graduado en el reputado Thelonious Monk Institute; mirad como sopla su alto en este bonito clip), el pianista David Bryant (negro nacido en Brooklyn, Nueva York, en 1983, y también interesado en la electrónica y dominador de otros instrumentos) y su contrabajista oficial Doug Weiss (blanco, criado en Chicago, desde 1996 en la banda de Foster, con quien ha dado más de mil conciertos). O.C.

Con su pinta de camello años 70, el negro nacido en Harlem Godwin Louis robó el show ocn su saxo (foto: Mr. Duck).

Con su pinta de camello años 70, el negro nacido en Harlem Godwin Louis robó el show mediante su saxo (foto: Mr. Duck).

La cita: Se agotaron las entradas y a tope estaba el Bilbaína Jazz Club. Pato contabilizó una quincena de mujeres y diagnosticó: «A los toros van más tías. Al boxeo, no». En un ambiente tan masculino, apretado y expectante, Al Foster y sus escuderos ejecutaron nueve piezas de jazz clásico en 86 minutos de tributo al legendario baterista Art Blakey. No hubo trazos ni de fusión ni de jazz rock, pues primó el bop, a veces coltraniano y en ocasiones filobrasileiro. Cayó alguna balada after hours con el capo marcando el tempo con las escobillas, el piano ejerció de pura percusión, afloró alguna ovación espontánea general (al reconocer los primeros compases del hit de Art Blakey ‘Moanin’’), en una pieza se elevaron curiosos tarareos del respetable marcando la melodía (en el calipso ‘St. Thomas’, de Sonny Rollins), y al menos brotaron cinco ovaciones intercaladas dirigidas al grueso, bajito, joven, negro y glamuroso saxofonista, Godwin Louis («vaya fuelle tiene, no corta los solos, respira muy bien», observó Pato), quien se convirtió en el protagonista de la noche. Y eso que era la tercera vez que tocaban juntos. «No le conocía de nada», informó al presentarle Al Foster, quien nos deseó antes de despedirse «love, peace and jazz», o sea amor, paz y jazz, y al que poco de su rostro vimos, pues tocó oculto tras los platos de su batería.

OSCAR CUBILLO

Saludos finales, tras el bis (foto: Mr. Duck).

Saludos finales, tras el bis (foto: Mr. Duck).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: