Loquillo & Nu Niles: Código Rocker (+ entrevista)

Loquillo próximo a sus fans y una dispara temblorosa de la emoción (imagen de móvil: remitida).

Loquillo próximo a sus fans y una dispara temblorosa de la emoción (imagen de móvil: remitida).

Sábado 18 de abril, Bilbao, Kafe Antzokia, 22 h, 25-30 €.

El post número 1000 de este blog coincide con el bolo número 113 que vamos viendo en 2015.

Entradas agotadas con antelación para ver el sábado noche en el Kafe Antzokia la autorreivindicación de Loquillo, que ha recuperado su cancionero más rocanroleramente clásico y dinámicamente rockabilly en el disco ‘Código Rocker’ (Warner), número 1 en ventas en su semana de salida. En sexteto, escoltado por unos Ni Niles resucitados y reforzados (vaya, estaban Mario Cobo y Blas Picón a la guitarra y la batería, aunque faltó Ivan Kovacevic al contrabajo), El Loco superó las expectativas y encantado de conocerse a menudo cantó sumergido entre el respetable que le disparaba con los móviles o le miraba boquiabierto, y además bastantes partes no las entonó cediendo el micro al público en pleno clímax. participativo Algunos espectadores achacaron un bajón de tensión por la mitad del concierto, pero no les hagan caso: sencillamente el ritmo y los estilos cambiaron para abrazar al swing y el duduá: ‘La rubia de Hitch’ (cuando El Loco se sentó alegando irónico su edad), ‘Políticamente incorrecto’, el neoswing ‘Billy La Roca’, un ‘Piratas’ en plan Rocky Sharpe & The Replays…

El setlist de Bilbao, colocado sobre la mesa de sonido. De la lista no sonó ‘Mis problemas con las mujeres’ y en el bis se añadió ‘Apuesta por el R&R’ de Más Birras (imagen de móvil: Nerea).

El setlist de Bilbao, colocado sobre la mesa de sonido.
De la lista no sonó ‘Mis problemas con las mujeres’ y en el bis se añadió ‘Apuesta por el R&R’ de Más Birras
(imagen de móvil: Nerea).

En 96 minutos y 24 temas (dos instrumentales, ‘Hawai 5-0’ para inaugurar el bolo y ‘Ya llegan’ de Nu Niles para abrir el primer bis), Loquillo, que apareció asaz sofocado cantando ‘Eres un rocker’, lució tres chaquetas (levita teddy boy con adornos rosas, otra más elegante y formal en el primer bis y en el segundo bis otra con lentejuelas) y reinterpretó contento y retrojuvenil títulos de sus pinitos con Intocables (en los bises ‘Esto no es Hawai’ y las revisiones de Johnny Kidd ‘Nena no me toques’ y ‘Cadillac’) y Los Trogloditas primigenios (‘Chanel, cocaína y Dom Perignon’ vía hillbilly, ‘Va por la ciudad’ y ‘Vaqueros del espacio’ en plan rockabilly hispano, ‘Quiero un camión’ con intro blues armonicista), aparte de temas no directamente vinculados a él (‘El tren de la costa’, el ‘Someday Someway’ de Marshall Creenshaw que conocimos vía Robert Gordon y que ha traducido como ‘En cualquier momento’), alguna sorpresa (‘Apuesta por el rock and roll’, de Más Birras, entonada por el segundo guitarrista, el maño Josu García, ex Golden Zippers y Más Birras) y hits transversales posteriores de Loquillo como ‘El hombre de negro’ de Johnny Cash o su último gran clásico: ‘Feo, fuerte y formal’, inspirado en el epitafio de John Wayne, El Duque, y coreado con locura por la parroquia (este es un clip en vivo).

OSCAR CUBILLO

El clímax coreado brazo en alto en la canción ‘Feo, fuerte y formal’ (imagen de móvil: DJ Nash).

El clímax coreado brazo en alto en la canción ‘Feo, fuerte y formal’ (imagen de móvil: Nerea).

+++ ENTREVISTA +++

***

«El rockabilly no ha tenido demasiada profusión aquí»

***

El cantante catalán reinterpreta su repertorio en ‘Código Rocker’

y lo presenta en una gira por salas advirtiendo:

«Esto no es un parvulario, esto es una cátedra»

***

Egotista y parlanchín, Loquillo da otra vuelta a su repertorio más clásico revistiéndolo de rock and roll vintage, abarcando desde el rockabilly y el country hasta el duduá Sha Na Na, el neoswing y el punk, y recuperando títulos tipo ‘Quiero un camión’, ‘Eres un rocker’, ‘Vaqueros del espacio’ o ‘Esto no es Hawai, qué guay’. Lo hace mano a mano con el combo barcelonés Nu Niles, resucitado a su vez para revivir como coprotagonistas los años legendarios de los Intocables y los Trogloditas primigenios en el álbum ‘Código Rocker’ (Warner), número 1 en ventas en España en su semana de salida. Hablamos cara a cara con El Loco en las oficinas del FNAC, antes de la firma promocional del disco ante sus fans. Que gire la grabadora:

Cuarta firma, en Bilbao.

Es algo que hay que hacer. Vamos, si yo tuviera la oportunidad de ver a mi artista favorito y conseguir la firma, yo iría también. Me parece algo lógico.

¿Desde cuando eres consciente de que eres rocker?

¿Consciente? No sabría responder cuándo, pero supongo que al ver a Elvis en el año 73, en directo para todo el mundo desde Hawai, lo cual retransmitieron en blanco y negro por televisión. Para mí era una especie de marciano que acababa de aterrizar. Yo acababa de ver con mi padre ‘2001: Una odisea del espacio’ y me pareció que era lo mismo. Más que rocker, marciano.

Una cuestión técnica: explica a la gente qué es el rockabilly, pues la mayoría no lo sabe.

No voy a entrar en ser maestro de escuela. Que lo busquen en Google, ja, ja, ja… En todo caso, puedo hablar de lo que significa el rockabilly en España. En un momento determinado, con la explosión del punk rock en Inglaterra, salieron a flote los géneros más esquivos, como el rockabilly y el reggae. Eso también llegó a España y afortunadamente surgieron una serie de bandas que han marcado a varias generaciones en este país, como Los Rebeldes. Pero tendríamos que ir no al R&R y el rockabilly contemporáneos, sino al iniciático, y remontarnos a Los Estudiantes en el 59, que digamos fue el primer grupo, y Los Pájaros Locos en Barcelona.

Es un disco con rockabilly y mucho rock and roll a la antigua.

Loquillo & Nu Niles, números 1 en ventas con ‘Código Rocker’ (Warner, 15).

Loquillo & Nu Niles, números 1 en ventas
con ‘Código Rocker’ (Warner, 15).

No, a la antigua no. No te quedes conmigo, tío. No te rías. Me estás haciendo unas preguntas que parecen de primero de rock, ¿me entiendes?

Son para un periódico generalista.

Entiendo lo que dices, pero lo que me estás preguntando ahora… ¿Qué me estás preguntando?

Que ‘Código Rocker’ no es un disco solamente de rockabilly, que es de rock and roll en general.

Bueno, es un disco de rock and roll y rockabilly realizado por la banda de género más importante que hay en España y una de las mejores que ha habido en Europa, eso es cierto (se refiere a Nu Niles). Evidentemente, diría que junto a Héroes del Silencio, son las bandas que más han tocado fuera de España. Lo que pasa es que el rockabilly es un género que no ha tenido demasiada profusión aquí. En ese sentido, creo que muchos músicos de género han tenido que tocar en bandas distintas o han tenido que irse. A pesar de tener en España un montón de seguidores, en un momento determinado desapareció de las ondas.

Sí, también ha habido muchos seguidores, muchos rockers entre comillas, que a su vez desaparecieron.

El rockabilly y el heavy son las músicas que más público pueden tener pero que menos se escuchan en la radio. En ese sentido, hasta en la población más pequeña de este país hay una banda que intentó en un momento determinado parecerse a Los Rebeldes. En los años 80, en todos lugares había una banda que quería ser como Radio Futura y otra como Los Rebeldes. Lo veías. Era algo así. Hay una carga emocional, y sobre todo un poso emocional, que ha dejado el rockabilly patrio, por así decirlo. Y ese peso específico ha llegado hasta hoy. Los festivales de género que se organizan aquí cada vez atraen a más gente y son reconocidos a nivel europeo. Permanecer al margen de eso, como muchos medios de comunicación hacen, es un poco absurdo. Creo que esto es una realidad y este disco intenta reunir a la aristocracia del barrio.

Y tanto, porque los Nu Niles lo habían dejado y los has resucitado. ¿De qué los conocías?

Nu Niles, resucitados para la gira, aprovechan el tirón para editar ‘Canciones encontradas 1994-2004’ (Buen Ritmo, 15).

Nu Niles, resucitados para la gira,
aprovechan el tirón para editar en digital
‘Canciones encontradas
1994-2004’ (Buen Ritmo, 15).

Pues muy sencillo. Hace veinte años apareció en mi casa Mario Cobo, con un compañero suyo y con su novia, y me entregaron una cinta con una canción que he grabado ahora: ‘El crujir de tus rodillas’. Me pidieron que les buscara algún sitio para tocar y les encontre un par de actuaciones en varias salas. Así conocí a Mario Cobo. A los Nu Niles después, a partir a los discos y porque habría ido a verlos. Evidentemente sabía que estaban tocando fuera de España y varios de sus discos los puse como favoritos en su momento e hice algún artículo sobre ellos. Y cuando me planteé este disco, te diría que los busqué. Pregunté dónde estaban. Y por otro lado, había ciertos rockers en Barcelona que veían que la idea podía ser buena para repuntar toda una escena real que está ocurriendo ahora mismo en Barcelona.

Ya.

Ahora mismo ahí hay una fiebre absoluta por los sonidos primitivos: el rock and roll, el rockabilly, el rhythm and blues, el blues, las bandas de swing… Con chavales menores de veinte años. No es ninguna broma. Eso está ocurriendo. En vez del Primavera Sound deberían darse cuenta de que la realidad musical en Barcelona son los sonidos primitivos del R&R. Y esto es así. Vas a muchos bares y ves tocando a gente que versiona a Muddy Waters, o a Crazy Cavan. Es algo que sorprende. Como si fuese inadecuado a los tiempos que corren. Hace poco llevé a Santi Carrillo, director de (la revista) Rock De Lux, a uno de esos locales, y se quedó alucinado al ver a un grupo de doowop impresionante como The Velvet Candles, o de repente a una banda tocando western swing. Esa realidad se puede palpar ahora mismo en la ciudad y te diría que con mucha más potencia de la que hubo a mitad y finales de los años 70.

Vives en San Sebastián. ¿Es una ciudad muy rocker? Creo que no, pero te pregunto.

No lo sé. De hecho en Donosti estoy con mi familia y lo que hago sobre todo es escribir. Salgo bastante poco. Yo diría que casi nada. Entonces no lo sé.

El cartel de la gira. En teoría, no habrá más bolos.

El cartel de la gira. En teoría, no habrá más bolos.

¿Y sueles ir de bolos como espectador, ya sea en San Sebastián o en otras partes? Bolos en salas o en festivales.

No me gustan los festivales. A mí me gusta ir a ver un concierto, con todo el ritual y la liturgia. Para mí, los festivales son propios de cierta edad. Y punto. Tampoco hay que negar la edad que tiene uno, ¿no? No vas a hacerte el crío. Pero ya estamos en otras. Si hubiera un backstage cojonudo con bebidas de puta madre, etc etc., pues iría más a menudo. Pero suelo ir a ver a aristas que cuando pasan por aquí no hay que perderse. Aunque es muy difícil que los grandes vengan.

Dentro de poco está Charles Aznavour en San Sebastián (9 de mayo, sábado; pospuesto hasta octubre). Supongo que irás a verle.

Sí, sí… A cien metros de mi casa. A Charles Aznavour por supuesto porque creo que es el último de los grandes junto con Johnny Hallyday y Celentano. Y bueno, Cliff Richard sigue vivo, pero hablo de los que me interesan musicalmente.

¿Cómo serán los conciertos de esta gira?

Bueno, yo siempre digo que hay que unir la ética y la estética. Cuando salgo de gira de gran formato, me voy a auditorios y recintos grandes. Cuando hago poesía, me voy a un teatro. Y cuando hago un disco como este, voy a salas. Eso debe ser así. Lo que es absurdo es irte a un teatro a hacer un repertorio de rock con cuatro acústicas. Me parece una banalización del espacio y no tener ni puta idea de ética ni de estética. El teatro es un lugar acojonante para determinado estilo de música y para experiencias distintas. Y la sala de rock and roll es perfecta para sudar. En ese aspecto me muevo perfectamente en los tres ámbitos y sé qué hay que hacer en cada uno de ellos. Esta gira será única y exclusivamente por salas.

El puesto de merchandising antes de empezar el bolo (imagen de móvil: O.C.E.).

El puesto de merchandising antes de empezar el bolo (imagen de móvil: O.C.E.).

Hablando de estética, ¿has pensado si es esta gira saldrás a escena con traje, con chupa…?

No. Yo es que no lo necesito. Soy yo. Si alguien piensa que voy a salir vestido como cuando tenía 18 años, es que no me conoce. ¿Entiendes lo que quiero decir? Entre los músicos con los que me reúno, aparte de los Nu Niles, estarán Dani Nel.lo (no pasó por Bilbao), Jorge Rebenaque… Están los mejores en el género del país. Esto no es un parvulario, esto es una cátedra. Los shows van a ser muy, muy impresionantes. Este disco no se hace con ninguna intención revivalista de una época determinada porque ninguno de los músicos de esta gira somos revivalistas y cada uno tiene su carrera al margen. Por eso hemos hecho un disco para disfrutar en directo. Ya he dicho a menudo que es el disco con el que me lo he pasado mejor haciéndolo desde ‘El ritmo del garaje’ (1983).

Con la segunda chaqueta de las tres, la gris, en ‘Feo, fuerte y formal’ (imagen de móvil: D.J. Nash).

Con la segunda chaqueta de las tres, la más formal, en ‘Feo, fuerte y formal’ (imagen de móvil: D.J. Nash).

Es un disco de rock and roll no minoritario, pero sí con menos alcance comercial potencial que otros tuyos.

La palabra ‘rock and roll’ yo creo que ha tocado fondo en el sentido en que se adapta a todo. O sea, roquero es la peor palabra que te pueden decir en tu vida. Roquero para mí es despreciativo.

Pues se reivindica la palabra en muchos campos ajenos.

La palabra roquero es Antonio Orozco, es Joaquín Sabina… Todo el mundo es roquero. Entonces a uno le duele que le llamen así. Todo el mundo es rock and roll. Los políticos quieren ser estrellas del rock…

… y los cocineros.

Todos quieren ser como nosotros. Es la hostia. ¡Pues debemos ser la hostia, je, je…! En ese sentido a lo mejor hay que plantearse una postura más ortodoxa. Yo no soy como tú. Es importante empezar a marcar. Hemos llegado a un punto en el que incluso estéticamente cantantes de Operación Triunfo aparecen en portadas roqueras. Tú imagínate si yo de repente hiciera una portada en una cueva de flamenco y me pusiera una camisa de chorreras. Estaría usurpando algo que no es mío. O si de repente me hiciera una foto con rastas y con un porro de marihuana, que eso sí sería divertido. Estaría cogiendo una estética que no es la mía. ¿Por qué tanta pasión por copiarnos? ¿Por qué todos quieren ser como nosotros y en cambio a las bandas y los artistas que practican este género se les relega? ¿Me entiendes? Hay que marcar una ortodoxia, y evidentemente con un discurso armado intelectualmente. Por eso se ha hecho un disco así, para reivindicar una historia real, la del rock and roll hecho en España y de su escuela. Lo que fue en los inicios, en los años 60, lo que a mitad de los años 70 ocurrió en Barcelona, y lo que ha sucedido después. Por eso hay músicos de cuatro generaciones distintas.

La ultimísima. ¿Por qué ‘Código Rocker’? Parece una declaración de intenciones desde el principio.

Bueno, ‘Código Rocker’ se basa en la canción ‘Eres un rocker’, la primera que yo escribí en mi vida. En el 79 para Los Rebeldes. Y sobre todo también es una actitud frente a la mediocridad. Y se puede añadir también que ‘Código Rocker’ es todo aquello que entre tus propios compañeros no es necesario decir para saber lo que hay que hacer. Ese es el leitmotiv de todo. Y porque creo que es un título matador. No hay más que decir. Es matador.

OSCAR CUBILLO

Saludos por el final del bolo (imagen de móvil: remitida).

Saludos por el final del bolo (imagen de móvil: remitida).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: