‘Homenagem a Amália Rodrigues’: Cuatro jóvenes aspirantes (+ entrevista)

María Berasarte, Cristiana Aguas, Ana María y Carolina sentadas en la mesa de la escena (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

María Berasarte, Cristiana Aguas, Ana María y Carolina en la mesa de la escena (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

Miércoles 6 de mayo, Bilbao, IV Ciclo Noites de Fado, Sala BBK, 20 h, 24 €.

‘Homenagem a Amália Rodrigues’ fue un tributo a la diva del fado adornado con cuatro aspirantes al cetro fadista, cuatro jóvenes vocalistas femeninas: las portuguesas Ana María, Cristiana Águas y Carolina, más la donostiarra María Berasarte. En una Sala BBK con entradas agotadas con antelación oficiaron respaldadas por el trío de guitarras del reputado Mário Pacheco (Armindo Mário Rates Pacheco, Lisboa, 1953), quien acompañó a la reina del fado durante sus diez últimos años (se definió como su confidente y amigo y reveló que Amália «tenía una parte interior triste, pero quería alegría para los demás»). Pacheco es propietario del afamado ‘Clube de Fado’ ubicado en el barrio lisboeta de Alfama (esta es su web), y en 2006 fue premiado por la Fundación de Amália Rodrigues como el mejor compositor de fado.

Cuatro voces y tres músicos tributando a Amália Rodrígues, aquí con la donostiarra Berasarte como protagonista (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

Cuatro voces y tres músicos tributando a Amália Rodrigues, aquí con la donostiarra Berasarte como protagonista
(foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

Bueno, al lío. El tributo a Amália Rodrigues (Amália da Piedade Rebordão Rodrigues, Lisboa 1920-1999) se hizo bastante largo en la segunda parte, la segunda tanda de intervenciones consecutivas de cada una de las cuatro féminas. En total sonaron 25 piezas (cuatro instrumentales) en 123 minutos, con similar protagonismo de las cuatro voces, también de las menos interesantes, lo cual hizo morosa la cita. La más discordante y destemplada fue la segunda interviniente, Cristiana Aguas (este es su Facebook), con su exagerado chorro vocal, su drama impostado y su teatralidad, todo apropiado para una folclórica («es como una Rocío Jurado portuguesa», calibró Miss Madeira), cercana a la canción melódica como su paisana veterana María de Fé (‘Confesso’), chillando en su segunda tanda triple (en ‘Foi deus’ yo ya no la soportaba) y cerrando su cuota con cierta alegría (‘Caldeirada’).

La segunda en cantar, Cristiana Aguas, exagerada como una folklórica (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

La segunda en cantar, Cristiana Aguas, exagerada como una folklórica (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

Rijoso las presentó Mário Pacheco, que dijo machista: «Ya sé lo que piensan: son feas, pero cantan buenísimo». Era ironía, claro: eran, son bellas y elegantes. Y la primera en cantar, librando el listón, fue la benjamina, Ana María, no confundirla con la fadista negra del mismo nombre (me entero ahora buscándola en Google, donde no encuentro nada de ella). Bella como Gisela Joâo, más tímida en su primera tanda doble que en la segunda triple, Ana María reveló un trémolo adulto, de estilo melancólico, entonando con ojos cerrados y reservando para el final la alegría del vino (creo que ‘Oiça lá ó senhor vinho’) más algún arreón folk llegado del norte de Portugal, de donde es la joven (‘Gente da minha terra’).

La primera en cantar, la benjamina Ana María (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

La primera en cantar, la benjamina Ana María, con Pacheco detrás (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

Muy versátil («muy armónica» según la excorista Miss Madeira) y tan segura que observaba directamente al respetable ofició con su vestidito negro de lentejuelas Carolina (esta es su web), nacida hace 31 años en Hamburgo, Alemania, pero pronto trasladada a Aveleda, Portugal, la ciudad de origen de su familia emigrante. Confiada en sus parlamentos, Carolina en su primera tanda, doble, arrancó gorjeante en un ‘Ai mouraria’ premiado con bravos y radiante con su sonrisa recogió la larga ovación de ‘María Lisboa’. En la segunda tanda, triple, fue alegre en los gorgoritos de ‘Un fado nasce’, incluido en su primer CD, como anunció, y en el más brasileiro ‘Barco Negro’.

La tercera y más versátil, Carolina, nacida en Hamburgo (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

La tercera y más versátil, Carolina, nacida en Hamburgo (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

Resistió la competencia de las portuguesas la donostiarra María Berasarte (esta es su web), que intervino en cuarto lugar con su vestido blanco de vestal, en contraposición al negro de sus tres compañeras de cartel. Berasarte entonó emotiva, rota y étnica como una Dulce Pontes sin chillar en la creciente y apasionada ‘Lágrima’, o aportando en su segunda tanda, sólo doble en su caso, uno de los pináculos de la velada: el clásico ‘Extraña forma de vida’, premiado por una ovación atronadora. «Canta de modo celestial», elogió Miss Madeira.

No hubo bis, pero sí dos temas finales con las cuatro féminas turnándose al micro: el primero, ‘Casa da mariquinhas’ (aquí un YouTube de una veterana Amália), muy logrado, y el segundo con un estribillo que proclamaba ‘Amália, cántame un fado’.

OSCAR CUBILLO

La cuarta, la celestial donostiarra María Berasarte (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

La cuarta cantante, la celestial donostiarra María Berasarte (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

 

+++ ENTREVISTA A MARIA BERASARTE +++

La de la donostiarra María Berasarte (esta es su web) es una de las cuatro voces femeninas que participaron en el ‘Homenagem a Amália Rodrigues’. Ya la habíamos visto cantando con Dulce Pontes, y en el homenaje de la Sala BBK resistió el tirón de las fadistas lusas. Antes de la cita por mail nos respondió este cuestionario, dos días antes, o sea el lunes.

¿Dónde andas?

Ahora estoy en Donosti haciendo de campamento base. Es un punto estratégico entre París y Lisboa, que últimamente son mis destinos habituales por trabajo.

¿Cómo una muchacha donostiarra descubrió el fado?

Por casualidad. Un día lo escuché en la televisión. A partir de ese momento no he podido alejarme de él. Se ha convertido en parte de mi piel.

¿Tus fadistas, cantantes favoritos?

Hay muchos, muchísimos, pero voy a destacar a Carlos do Carmo, Carminho, Camané, Gisela João, Mário Pacheco, Helder Moutinho… De los que ya no nos acompañan citaría a Amália Rodrigues y Maria Teresa de Noronha. Y también destacaría a Mariza, Dulce Pontes, Ana Moura….

El miércoles participas en el ‘Homenagem a Amália Rodrigues’. ¿Qué significa para ti y para el fado en general?

Amália significa ‘fado’. Ella es una de esas joyas que aparecen en nuestras vidas cada mucho tiempo. Amália para el fado es como Camarón o Paco de Lucía para el flamenco. Palabras mayores.

Imagino habrás cantado mucho en Portugal. ¿Qué opinan de tu estilo? ¿Les agrada que gente de fuera asuma su canto?

Al principio hay un recelo porque no saben qué es lo que haces ni lo que pretendes hacer. Pero yo no me puedo quejar de las críticas maravillosas que he tenido, del apoyo de grandes fadistas como Carlos do Carmo, recientemente premiado con el Grammy a toda su carrera, y de los numerosos proyectos en los que formo parte. Al final, cuando las cosas se hacen desde el máximo respeto y cariño, son bien recibidas.

¿Cómo te han llamado para participar en este homenaje? ¿Ha sido Pacheco, el guitarrista?

Me llamaron de la agencia para formar parte de este homenaje. Mário y yo ya hemos compartido escenario en un festival en el Castelo São Jorge, en Lisboa. Nos apreciamos y admiramos mutuamente. Él es un grande de este género y su club de fado es su esencia.

¿Y cómo será tu intervención en el homenaje, donde también sonarán las voces de Cristiana Águas, Ana María y Carolina?

Son tres voces maravillosas, diferentes y verdaderas. Mi intervención será en parte rigurosa, pero también personal. Tener en mente a Amália es una gran responsabilidad.

Tienes disco nuevo.

Se llama ‘Súbita’ y está producido y dirigido por mí. Sigue teniendo fado, pero no fados tradicionales. Son canciones más personales.

OSCAR CUBILLO

Selfie de María, después del homenaje, en la Sala BBK: Cristiana, Carolina, Ana María y María (foto: Facebook María Berasarte).

Selfie después del homenaje, en la Sala BBK: Cristiana, Carolina, Ana María y María (foto: Facebook María Berasarte).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: