Bidaia: Euskadi islamizada

El matrimonio colíder, el guitarrista y albokalari galo Michel Ducau y la zanfonista californiana Caroline Phillips (foto: EXIB Música).

El matrimonio colíder, el guitarrista y albokalari galo Michel Ducau (ex Errobi) y la zanfonista californiana Caroline Phillips (foto: EXIB Música).

Sábado 8 de mayo, Bilbao, II EXIB Música, La Alhóndiga, 20 h, entrada libre.

Segundo álbum, autoeditado:  ‘Agur Shiva’ (2011).

Segundo álbum, autoeditado:
‘Agur Shiva’ (2011).

En el segundo congreso profesional EXIB Música, dedicado a unir mercados iberoamericanos, actuaron Bidaia (esta es su web, sólo en francés, inglés y euskera), un cuarteto de folk vasco basado en Bayona y coliderado por el matrimonio formado por el guitarrista y albokalari galo Michel Ducau (ex Errobi) más la zanfonista californiana Caroline Phillips. Salieron a escena minutos antes de la hora prevista y en unos 50 minutos desgranaron 7 temas, el primero una suite triple (‘Ohian’). El repertorio de Bidaia sin duda es folk vasco, no solo por el idioma, sino también por el ritmo zortziko de alguna pieza, la intensidad vocal de los vascos septentrionales elevada por Ducau, el uso de la alboka ancestral y montañera, la adaptación del tradicional vizcaíno ‘Eguzkia joan da’, o la enumeración en su tema ‘Iparralde’ –un ejercicio arqueológico al modo de Juan Mari Beltrán y con irrintzi (grito vernáculo) de la californiana Phillips- de los nombres antiguos euskéricos de los pueblos del País Vasco francés que, según contó Ducau en la introducción, la República tradujo hace tiempo y no se conocen hoy día (este es el clip lisérgico-bucólico).

El ambientillo del EXIB ante Bidaia, con fotógrafos, niños, las sillas… (imagen de móvil: Nerea).

El ambientillo del EXIB ante Bidaia, con fotógrafos, niños, las sillas… (imagen de móvil: Nerea).

Pero este folk vasco llegó muy contaminado, o infiltrado, por diversos factores: por el aire de raga hippie que aportaba la zanfona (‘Ohian’), por la mixtura rítmica explícita (por ejemplo en el último tema, ‘Ze poza’, muy yanqui y con guiños al diddley beat y al ska), por la lisergia oskorriana de ‘Buhamiak’ (una pieza sobre gitanos integrados, según Ducau, con solo de flauta jazz), o por los temas evidentemente morunos, uno de ellos calificado de ‘flamenquito’ (el mentado ‘Eguzkia joan da’, que era más moro que andaluz) y otro, ‘Rahna Khawa’, con frases en árabe y que resultó una asombrosa prueba de la islamización de Europa (dijo Ducau al introducirlo: «Un homenaje a toda la gente que viene del sur del Sáhara, pagando mucho dinero, para encontrar una vida mejor en Europa. Este está integrado y sus hijos hablan euskera»).

OSCAR CUBILLO

Pose promocional hinduista del matrimonio francoyanqui.

Pose promocional hinduista del matrimonio francoyanqui.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: