CINE: ‘Phoenix’: Háblame de amor en voz baja

BEV PHOENIX 0 cartel

*

Texto por GERARDO CREMER

*

Estreno en cine: 4 de junio 2015

*

Director: Christian Petzold

*

Calificación: 3 estrellas sobre 5

*

Trailer de ‘Phoenix’

 

***

Una canción

***

Pocas veces una melodía ha tenido tanto peso dramático en una narración. La referencia obligada es ‘El hombre que sabía demasiado’ (1956), el film de Alfred Hitchcock donde un doble tema musical sirve como mecanismo de suspense en la narración. Por una parte está la Cantata dirigida por Bernard Herman, con esa entrada de percusión y platillos, señal de aviso al francotirador para cometer el magnicidio (Hitchcock introduce en primer plano el pentagrama de la cantata, con movimiento lateral, con el fin de seguir las notas musicales en busca del momento esperado, sin preocuparse de que el espectador sepa o no de música). Por otra parte está esa melodía infantil empalagosa, ‘¿Qué será, será?’, que sirve como sistema de comunicación, como mensaje cifrado, entre los miembros de la familia protagonista.

Nelly (Nina Hoss) interpreta consoltura el tema ‘Speak Low’.

Nelly (Nina Hoss) interpreta con soltura el tema ‘Speak Low’.

En ‘Phoenix’ la melodía que marca la narración y que se escucha primeramente durante los títulos de crédito corresponde al standard americano ‘Speak Low’, compuesto por Kurt Weill y cuyas versiones más famosas son las interpretadas por Billie Holiday y Barbra Streisand (este es un YouTube musical de ésta). Si al comienzo la canción puede entenderse como un tema de fondo seleccionado para ambientar la época en el que se desarrolla la película (Alemania, después de finalizar la contienda militar de la 2º Guerra Mundial), en la secuencia final la melodía adquiere un protagonismo inusitado, dentro de un desenlace epatante que, por encima de todo, se erige en lo mejor de la película.

La protagonista del film, Nelly Lenz (Nina Hoss), se sitúa de pie junto a un piano que toca con elegancia su falso / verdadero (?) marido, Johnny (Ronald Zehrfeld). La canción que interpretan, ‘Speak Low’, funciona como un inesperado artilugio de ataque que adquiere connotaciones narrativas y sirve de cierre sorpresivo a los conflictos anteriormente abiertos. La escena se desarrolla con la alternancia de planos cercanos a los rostros de los dos protagonistas, en donde las miradas se suceden en paralelo a la interpretación musical. Es entonces cuando Johnny dirige sus ojos al brazo de ella, confirmando aquello que la interpretación de la canción ya daba a entender.

La fuerza que adquiere la secuencia, que está muy focalizada en la melodía, conduce a que el espectador busque en el texto de la canción una pista adicional que la engrandezca aún más. Esta atracción nace de mezclar el componente narrativo que tiene el tema musical en la película (la revelación que supone en el protagonista) con la naturaleza puramente abstracta y subyugante de la música. Algo similar a la fuerza magnética, atrayente que tenía la ascensión por las escaleras de caracol a lo alto del campanario en ‘Vértigo’ (1958), también de Hitchcock.

***

Secretos y silencios.

***

Los personajes en el cine de Christian Petzold suelen encontrarse en situaciones donde se ven obligados a ocultar una verdad fundamental acerca de sí mismos. Tales secretos y silencios les conducen a un estado de intranquilidad y ansiedad continuadas.

En ‘Barbara’ (2012), también de Petzold, es difícil saber qué piensa la protagonista, también Nina Hoss, aunque sabemos sus circunstancias: las de una mujer expatriada por el poder comunista de la Alemania Oriental y acosada por la Stasi. El misterio de Bárbara radica en la expectación que genera su silencio. Se narra a través del personaje pero no se informa de lo que piensa ni por qué actúa como actúa. El silencio nace de la necesidad de ocultar, debido al miedo que genera la situación política. Pero, al mismo tiempo, esa manera de vivir silenciosa llena de secretos inconfesados su vida. En ‘Bárbara’, lo que fundamenta la existencia es la historia de amor entre ella y un médico de pueblo. Pero esa historia de amor está cargada de temores. Hasta la escena final se desconoce qué camino va a tomar la protagonista, si fugarse con su novio o quedarse con el médico.

La historia de ‘Phoenix’ es aún más misteriosa. Nelly, tras ser liberada de un campo de concentración, retorna a Berlín con la cara totalmente desfigurada. Una amiga la ayuda a superar su estado depresivo llevándola a un cirujano plástico para que recomponga su rostro. Tras la operación, Nelly decide rencontrarse con su marido, Johnny, que trabaja como pianista en un local de noche llamado ‘Phoenix’. Al encontrarse, Johnny no la reconoce, debido a la operación, pero encuentra en esa mujer misteriosa un parecido razonable con su esposa. A partir de aquí, la escena se traslada a un sótano de una vivienda donde Johnny (como lo hacía James Stewart en ‘Vértigo’) se obsesiona en transformar a Nelly en la propia Nelly de sus recuerdos (pues piensa que su mujer ha fallecido en un campo de concentración).

La mirada enamorada de Johnny mientras va creando a la mujer de su recuerdo. Como James Stewart en ‘Vertigo’.

La mirada enamorada de Johnny mientras va creando a la mujer de su recuerdo. Como James Stewart en ‘Vertigo’.

Lo curioso del film es que ambos ocultan sus intenciones. Johnny se obsesiona con crear a su mujer con el fin de sacar un provecho económico (quedarse con su dinero), a la que da por muerta, mientras Nelly se deja transformar por Johnny con el fin de conocer sus verdaderas intenciones y saber que ocurrió en el pasado. En cada avance, en cada nueva transformación, cuanto más cerca esté ella de transformarse en ella misma, más teme que se confirmen sus más oscuros temores: el miedo a afrontar la memoria histórica, el temor a contaminar el presente y anular el futuro.

***

Un melodrama fassbinderiano

***

La estética de ‘Phoenix’ está muy cerca del melodrama de R. W. Fassbinder ‘El matrimonio de María Braun’ (1978), no sólo en su representación de un Berlín en ruinas, sino en la manera de filmar los interiores. Como en Fassbinder, en ‘Phoenix’ todo resulta forzado. La trama es excesiva, el artificio evidente. En “El matrimonio de Maria Braun’ también había una pareja separada por la guerra que se reencontraba al acabar la misma y en donde las circunstancias hacían casi imposible la reconciliación.

El rostro vendado de Nelly sitúa las imágenes postmodernistas de ‘Phoenix’ en los ‘Ojos sin rostro’ de Franju.

El rostro vendado de Nelly sitúa las imágenes postmodernistas de ‘Phoenix’ en los ‘Ojos sin rostro’ de Franju.

El ‘Phoenix’ de Christian Petzold no sólo se alimenta del melodrama clásico (como Fassbinder de Douglas Sirk), sino de la fuerza de la imagen cinematográfica: de los ‘Ojos sin rostro’ (1960) de Georges Franju, cuando Nelly busca su imagen junto a su marido en las fotografías fijadas a la pared, con su rostro vendado, el cuerpo sin rostro, la identidad perdida en el presente que se agarra desesperadamente al pasado; de ‘Vértigo’, cuando Johnny le pide peinarse y vestirse como Nelly, para que se transforme en esa identidad perdida. El melodrama es puro, fassbinderiano, pero el film es, a su vez, postmodernista, porque se alimenta del cine. Por ello, las imágenes comentadas se confunden con el recuerdo de las imágenes de los films originales.

Christian Petzold utiliza el color rojo de manera intensiva en todo el film: el vestido, las luces exteriores del local… Una manera de potenciar lo artificial y concentrar la acción en su esencia melodramática. Pero a diferencia de este género, Petzold no se muestra explícito en la tragedia, sino que la hace avanzar gracias al juego de secretos entre ambos protagonistas y, principalmente, mediante los silencios.

Imagen fassbinderiana de local nocturno. La artificiosidad y el color rojo marcan la naturaleza melodramática de la película.

Imagen fassbinderiana de local nocturno. La artificiosidad y el color rojo marcan la naturaleza melodramática de la película.

Por eso la escena final es tan importante y tan impactante. Lo que se desvela al espectador en la misma ya se sabe desde antes. La grandeza de la secuencia no está ahí, en la información, sino en la concienciación de ambos protagonistas en su realidad melodramática: ella pone en claro su identidad ante su esposo, él descubre que ella lo sabe todo pero, a pesar de todo, el silencio se mantiene. Un silencio sustituido, en esta ocasión, por una canción, que habla de ese amor imposible o de la imposibilidad de seguir amando. La trama criminal queda sustituida por el tema fundamental que es el melodrama: el amor roto, la conciencia de haberlo perdido para siempre.

Speak Low:

We’re late,                             Llegamos tarde

Darling we’re late                  Querido, llegamos tarde

The curtain descends,           Las cortinas descienden

Everything ends                   Todo termina

Too soon, too soon               Demasiado pronto, demasiado pronto

I wait,                                     Yo espero

Darling I wait                           Querido, yo espero

When you speak low to me,     Cuando me hables en voz baja

Speak love to me and soon.   Me hables de amor y pronto.

GERARDO CREMER

Comments
7 Responses to “CINE: ‘Phoenix’: Háblame de amor en voz baja”
  1. oscar cine dice:

    Yo la vi en el ultimo Zinemaldi y me hace gracia eso que dices,oscar,de que”por el trailer”tu no la verias.comparto aqui la frase de mi acompañante-curtido en mil batallas cinefilas- al salir del Kursaal:”oye,vaya majaderia,no?”.
    ahi lo dejo.

    • Un tráiler me sirve para conocer por dónde va la peli. Para descartarlas, sobre todo. En un tráiler puedo intuir si caben todos los chistes. O me sirve para prever cuándo se tornará un rollo estirado la narración. Para tantas cosas. Por ejemplo, para saber si una película de humor me hará reír, aunque sea mala.

  2. Gerardo Cremer dice:

    Tomad nota que la reseña parte de mis recuerdos de la pelicula tras verla tambien en el Zinemaldi. Para mi, recordarla tan bien es todo un punto.
    El cine aleman, por otra parte, nunca ha sido de nuestro agrado. A mi me ha costado apreciarlo (y no estoy seguro de si realmente me gusta)
    En cualquier caso, para el proximo Zinemaldi, encantado de compartir opiniones a la salida con todo el mundo (guardar cola se hace largo)

  3. oscar cine dice:

    Tambien,y desde el mas absoluto respeto,puede que la recuerdes tan bien Gerardo,porque la peli era mas simple que el mecanismo de un botijo.quien sabe.
    oscar,aficionado a la comedia majadera-como yo-intenta ver”dale duro”lo ultimo de will ferrel aun en cartel.a ratos,carcajadas.y no soy de risa facil.

    • ¡Ya he visto ‘Dale Duro’! Llorando de risa los 50 primeros minutos y aguantando el tipo en los 50 finales, menos humorísticos y más de desarrollo argumental, pues los guiones deben terminar de alguna manera. Es una película comercial, que chupa desde la tele a los clips, pero se puede ver con gusto.

  4. oscar cine dice:

    Dios santo! eres un insensato de tomo y lomo.detras de esa fachada de normalidad se esconde un majadero de tamaño descomunal.y lo digo como piropo,cuidado.
    cualquier ser capaz de apreciar lo mejor que ha hecho WF en el ultimo lustro,merece mi respeto y/o simpatia.el punto de partida del film,es inmenso-recuerda a la genial”entre pillos anda el juego”pr no importa-y confieso abochornado q en la escena en la que ferrell es encerrado con sus pinchos de fabricacion casera-los”empacados”-su servicio domestico y UN MONO…el que suscribe lloro de risa.literal.dos lagrimas como cubitos de hielo.a la histeria humoristica se sumaba que dos señoras de unos 70,sentadas justo detras,no se enteraban de nada-que coño hacian alli?-lo que potenciaba el efecto comico de lo que veia en pantalla.y si,la peli baja un monton en la media hora final…pr a esas alturas…A QUIEN LE IMPORTA?
    PD:a ver con que cara le hablo ahora a Cremer de neorealismo italiano y similares.

    • Gerardo Cremer dice:

      Me resta en mis objetivos reseñar algo del movimiento “nueva comedia americana” (que me gusta bastante) que ya no tengo claro si ha pasado a ser historia y no es mas que “exploitation”. Hasta la proxima

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: