CINE: ‘The Imitation Game – Descifrando Enigma’: La lucha por el reconocimiento

BEV THE IMITATION GAME 0 CARTEL

*

Texto por GERARDO CREMER

*

Estreno en cine: 1 de enero de 2015

*

Director: Morten Tyldum

*

Calificación: 4 estrellas sobre 5

*

Trailer de ‘The Imitation Game – Descifrando Enigma’

 

Se estrena en DVD / Blu-Ray ‘The imitation game’, una de las grandes sorpresas de los Oscar 2014, honrosa ganadora del premio al mejor guion adaptado e injustamente derrotada en el apartado de mejor actor, el deslumbrante Benedict Cumberbach

 

El estilo clásico del cine identificado por el ‘montaje invisible’, por la coherencia del raccord, por la alternancia de los planos en función de la intensidad narrativa, por la puesta en escena estudiada, nunca sujeta a la improvisación, por el uso del color con fines narrativos, es un estilo permanente y vigente en el Hollywood actual. ‘The imitation game’ es uno de tantos casos que llegan a las pantallas de cine todos los años. Un ejemplo demostrativo de que cuando los elementos de estilo que componen un film, es decir, la puesta en escena (decorados, vestuario, situación de los actores en el escenario, su movilidad en el mismo), la interpretación de los actores, la fotografía, el montaje, la música y el sonido, se acoplan perfectamente a la narrativa (a la estructura del guion) entonces el modelo ‘clásico’ funciona a la perfección.

En ‘The imitation game’ la concepción de la puesta en escena tiende, en su conjunto, al plano americano o al plano entero, cuando se agrupa a los personajes en el escenario. La fotografía adquiere una tonalidad pastel, con predominio del verde, que sirve para restar énfasis a las escenas grupales.

El plano americano (que corta a la altura de las rodillas a los personajes) y los colores apastelados son las señas de identidad de ‘The imitation game’.

El plano americano (que corta a la altura de las rodillas a los personajes) y los colores apastelados
son las señas de identidad de ‘The imitation game’.

El estilo ‘formal’ y predominante del film consiste en neutralizar la imagen, eliminar cualquier opción de realzamiento, fijando un tono general de aplanamiento. Con ello consigue dos propósitos fundamentales: eliminar cualquier opción de esperanza en el protagonista (en su visión general) y concentrar sus esfuerzos de superación en los duelos individuales (escenas de a dos) con el resto de personajes de la película. Estas escenas de enfrentamiento contra el resto se desarrollan mediante técnicas de montaje clásico, estableciendo la tensión narrativa mediante el uso de planos cada vez más cercanos.

En el ejemplo siguiente (véase antes de seguir leyendo el siguiente clip de la película) se describe plano a plano el duelo entre Turing (Benedict Cumberbach) y Alexander (Matthew Goode), con la idea de explicar cómo se potencia la intensidad narrativa mediante el acercamiento del encuadre:

(1) P.E. (Plano Entero): Alexander, de frente, entrando por la puerta del taller donde trabaja Turing, con gesto de enfado. Iluminación oscura. En la derecha del encuadre una lámpara ilumina un pequeño escritorio verde.

(2) P.A. (Plano Americano): Alexander, de espaldas, se aproxima hacia Turing que trabaja en la máquina que ha creado. Él se encuentra al fondo del encuadre (lente en gran angular). Las luces del techo (que se visualizan) iluminan con luz blanca el decorado. El desorden, los objetos antiguos, presiden la decoración.

(3) P.A. Alexander de frente (fondo oscuro) arremete verbalmente contra Turing. Le acusa de haber roto el grupo, de concentrar todas las soluciones en la máquina.

(4) P.M.C. (Plano Medio Corto): Turing, de espaldas, pegado a su máquina. Escucha los reproches de Alexander (voz en off) pero sigue trabajando en la máquina.

(5) P.A. (igual que 3) Alexander toma un vaso con intención de lanzárselo. Por la puerta de atrás entra otro compañero del grupo de trabajo.

(6) P.A. (igual que 2). Alexander lanza el vaso contra Turing.

(7) P.M.C. (igual que 4). El vaso impacta contra la máquina, cerca de Turing. Él agacha la cabeza.

(8) P.M. (Plano Medio). Alexander de frente a la cámara. Plano en movimiento, cámara al hombro. Alexander coge una barra metálica y se aproxima hacia la máquina para romperla. El otro compañero va detrás suyo para detenerle. Los gritos crean confusión sonora.

(9) P.M.C. (igual que 4). Turing de frente, con los brazos elevados intentando proteger la máquina. Su rostro expresa miedo.

(10) P.M.C. Alexander de frente con la barra metálica a punto de golpear la máquina. Su compañero le detiene por el brazo. Al fondo, aparece un tercer miembro del grupo de trabajo.

(11) P.M.C. Turing, de frente, le suplica a Alexander que se detenga.

BEV THE IMITATION GAME 2 súplica

(12) P.M.C. Alexander, de frente, con el rostro agresivo, increpa a Turing. Delante, el segundo compañero (de espaldas) y detrás el tercer compañero (de frente).

BEV THE IMITATION GAME 3 DISPUTA

(13) P.P. (Primer plano). Turing, asustado, escucha la recriminación.

BEV THE IMITATION GAME 4 ASUSTADO

‘The imitation game’ coincide con otros biopics en narrar la historia de un personaje histórico, en este caso el matemático inglés, Alan Turing (1912-1954) en tres momentos decisorios de su existencia: su época universitaria, su trabajo para los servicios secretos ingleses durante la 2º Guerra Mundial y su detención por homosexualidad después de finalizar la guerra. Si hubiera que establecer un paralelismo con otro film del mismo género, este sería ‘Bird’ (1988) de Clint Eastwood, basado en la vida del saxofonista Charlie Parker. El determinismo, que aparece en el momento de la adolescencia, marca la existencia de ambos personajes, Turing y Parker. Una vida conducida finalmente hacia la autodestrucción, aunque luchen continuamente contra ello. El individualismo (asociado a las capacidades intelectuales o artísticas y a sus profesiones) les convierte en personas de integridad única, luchadores infatigables, que buscan, en todo momento, demostrar que, a pesar de sus diferencias, son capaces de aportar algo único al mundo.

El excelente biopic de Charlie Parker, ‘Bird’ de Clint Eastwood, guarda semejanzas, en estructura y temática, con ‘The imitation game’.

El excelente biopic de Charlie Parker, ‘Bird’ de Clint Eastwood,
guarda semejanzas, en estructura y temática, con ‘The imitation game’.

Los personajes, tanto en ‘Bird’ como en ‘The imitation game’ fundamentan su existencia en el desafío personal hacia el determinismo (la imposibilidad de escapar de la causalidad que marcan los hechos de la vida) y que se traduce en enfrentamientos personales contra todos aquellos que les rodean. Sus acciones están marcadas por la incomprensión, aunque su tarea es triple:

– demostrarse a sí mismos que pueden sobrellevar sus diferencias (no sólo las relacionadas con sus diferencias intelectuales, sino también, en el caso de Parker, con la drogadicción, y en Turing con la homosexualidad).

– conseguir que aquellos con los que convive le lleguen a aceptar en su individualidad.

– inmortalizarse en la Historia dejando huella, con sus logros, de su arte o conocimiento.

Tanto en ‘Bird’ como en ‘The imitation game’ la historia del fracaso de una vida se transformará en reconocimiento tras su muerte. La manera de alternar las tres épocas de la vida de Turing, al igual que lo hizo Eastwood en su extraordinaria ‘Bird’, sirve para reforzar esa imposibilidad de luchar contra el determinismo. Una especie de vida previamente marcada, abocada al fracaso y al dolor interior.

El guionista de ‘The imitation game’, ganador del Oscar al mejor guion adaptado, Graham Moore, resuelve la narración mediante un sistema organizativo de escenas de encuentros a dos entre Turing y los otros personajes de la película. Estos encuentros se producen en las tres épocas diferentes de la narración: un periodo esperanzado (la juventud) que termina de manera brusca, un periodo de auto superación y demostración de valores (durante la 2º Guerra Mundial), y un periodo de frustración y decaimiento (la detención y el enclaustramiento en su residencia). Estas escenas se diseñan, en su puesta en escena, de manera clásica, bien más tensas o más relajadas, pero siempre dando valor al protagonista, en su lucha por ser comprendido.

– Turing se enfrenta a Joan Clarke (Keira Knightley) al compartir con ella inteligencia, conocimiento, cariño, para resolver el misterio matemático de ‘Enigma’ (la máquina que usaban los alemanes en la guerra para enviar mensajes cifrados a sus mandos), pero desvelando su homosexualidad cuando ella empieza a enamorarse de él. Estos encuentros son relajados, desarrollados mediante plano / contraplano: escenas que sirven para situar a Turing frente a su conflicto interior.

– Turing confrontado a Alexander. Un duelo de inteligencias por el desciframiento de Enigma. Un enfrentamiento (véase el ejemplo descrito arriba) tenso. Estas escenas tratan el conflicto personal del protagonista: su individualidad frente al trabajo en grupo.

– Turing contra el Comandante Denniston (Charles Dance), jefe de la Sección militar dedicada a resolver Enigma. Los encuentros comienzan relajados aunque se transforman, cada vez más, en violentos. Este encuentro representa el enfrentamiento de Turing contra el poder de mando, contra el sistema represor.

– Turing junto a Stewart Menzies (Mark Strong) general del Departamento de Inteligencia. Con él habla el mismo idioma. Menzies es quien más le concede valor a sus trabajos y quien más confía en él. Pero, al mismo tiempo, es quien tiene la capacidad para hacerle desaparecer como individuo.

– Turing junto al Decano de la Universidad. Es quien le informa en su adolescencia de una noticia trágica y quien le hundirá en un estado de desequilibrio permanente el resto de su vida.

– Turing junto al detective Nock (Rory Kinnear), con quien tendrá una de las mejores escenas de la película, aquella en la que Turing le revela los secretos de su vida, la importancia de su descubrimiento y la obligación de haberse mantenido en secreto, por el bien del país.

La escena del encuentro entre Turing y Nock se convierte en uno de los momentos álgidos de la película, donde Benedict Cumberbach (nominado al Oscar) demuestra lo mejor de su interpretación.

La escena del encuentro entre Turing y Nock se convierte en uno de los momentos álgidos de la película, donde Benedict Cumberbach (nominado al Oscar) demuestra lo mejor de su interpretación.

Graham Moore, junto al director del film, el noruego Morten Tyldum (nominado al Oscar por la presente película) logran en ‘The imitation game’ una de las películas más perfectas del año. Uno de estos films que, en su clasicismo, y por tanto en su sencillez de estilo, consiguen transmitir en lo narrado la perfección mediante la simbiosis entre la forma y el fondo (el estilo y la narración).

GERARDO CREMER

Una máquina enigma (foto: WW2 Colourised Photos / fuente: National Museum of the U.S. Air Force).

A la izquierda, una máquina enigma (foto: WW2 Colourised Photos / fuente: National Museum of the U.S. Air Force).

Comments
2 Responses to “CINE: ‘The Imitation Game – Descifrando Enigma’: La lucha por el reconocimiento”
  1. Kike Morey dice:

    Esa perfección, o más bien, la ortodoxia y el temor de arriesgar fue en mi opinión el fallo de la película: 3,5/5
    https://kikemorey.wordpress.com/2015/01/20/the-imitation-game/

  2. oscar cine dice:

    Curioso,lo pase bien viendola,los actores estaban estupendos…y no me dejo el mas minimo poso.
    Es la tipica por la que me preguntaran en tres años…y no estare seguro de haberla visto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: