14º Azkena Rock Festival / John Paul Keith + 9: El vencedor entre la caballería acorazada

Flacurrio, gafitas, repeinado y encorbatado, con su pinta de poca cosa John Paul Keith dio el mejor bolo del festival y uno de los top del año (foto: Music Snapper).

Flacurrio, gafitas, repeinado y encorbatado, con su pinta de poca cosa John Paul Keith
dio el mejor bolo del festival y uno de los top del año (foto: Music Snapper).

Sábado 20 de junio 2015, Vitoria, Mendizabala, 52 € + gastos, bono dos días del festival 79 € + gastos.

BEV 14 AZKENA CARTELSegundo y último día del Azkena. Mucho mejor que el viernes. Se elevó a cotas satisfacientes gracias al empuje de los grupos metaleros (Kvelertak y Red Fang por encima de Mastodon), al buen sonido casi siempre inédito del escenario 1 (el sábado brillaron sobre él Powersolo y Cracker) y a las chocolatinas del escenario 3 (Reigning Sound y el mejor interviniente en el festival, John Paul Keith, que entrará en nuestra lista de lo mejor del año; si llegamos, claro).

Hubo mucha menos gent, y se notó en la falta de apreturas de los bolos de los cabezas de cartel, Mastodon y Ocean Colour Scene, este despejadísimo. Oficialmente el sábado acudieron 12.426 personas, milqui menos que el viernes (13.915), o sea que en total contabilizan 26.341 espectadores entre las dos jornadas.

***

El ataque de la caballería metálica: colmillos rojos, mastodontes y vikingos levantaron un festival donde dio el mejor concierto un tapado, el guitarrista John Paul Keith

***

Al igual que en las películas de vaqueros antiguas, cuando ya muchos espectadores habían perdido la esperanza en el 14º Azkena Rock Festival, llegó la caballería y resolvió la situación. Irrumpió imparable y arrasadora, sin intención de tomar prisioneros. Lo hizo en formación acorazada, metálica con Red Fang (Colmillo Rojo), Mastodon y los vikingos Kvelertak. Ellos abatieron al sol, crearon pogos y prendieron el éter. Urg!

Los daneses Powersolo llenaron el inmenso tablado 1 y sonaron bien (foto: Lorenzo Pascual).

Los daneses Powersolo llenaron el inmenso escenario 1 y sonaron bien (foto: Lorenzo Pascual).

Pero vayamos por partes. Bastante público se veía apelotonado en la sombra a primeras horas del sábado. En mi sábado azkenero de ocho horas y media hidratado con un RedBull y un poco de cerveza (sin drogas, como siempre, de momento) me salté a los gijoneses Black Horde y empecé con los daneses Powersolo, hacedores de garajebilly blusero vacilón que estaban en la lista de previsiones de muchos aficionados. Su bolo, albergado en el escenario B.B. King, el principal, presentó a cuatro músicos con pinta de sudistas flacurrios frikis como Legendary Shack Shakers que se lo montaron a base de boogie sincopado primigenio, rock and roll cavernícola tamborero tipo Cramps actualizados y más boogie onomatopéyico hasta el absurdo (su hit ‘Boom Babba Do Ba Dabba’: este es el clip). Powersolo llenaron el tablado con su presencia física y sus ritmos eléctricos, sostenidos sobre el baterista de torso desnudo y pegada chuleta (como dice Leiva, cuando el batería es bueno, todo mejora). Ah, vaya susto me llevé cuando el cantante se puso a jalear al público ‘Norway, Norway’ (Noruega), pero luego confirmé que son de Dinamarca, que no me había equivocado.

Eagles Of Death Metal desafiando al sol y vacilando al personal protegido por sombreros de publicidad (foto: Music Snapper).

Eagles Of Death Metal desafiando al sol y vacilando al personal protegido por sombreros de publicidad (foto: Music Snapper).

Otro de los grupos esperados el sábado eran Eagles Of Death Metal, con su rock pegajoso y también vacilón muy utilizado en publicidad. Tienen bastante concomitancia con los Powersolo en su acepción de los ritmos y en el desenfado escénico. En los discos participa Josh Homme, de Kyuss y QOTSA, pero a Vitoria no vino. Su líder tatuadísimo, rubicundo y mostachudo Jesse Hughes, que parece un sexto miembro de Village People, se encargó de ligar con algunas espectadoras, de vacilar al público y de pedirle que chillara, y se metió a todo el mundo en el bolsillo. Al final se secó el sudor con su camiseta de ZZ Top y la intercambió por otra con una chica del público. Ah, el segundo guitarrista, con su barba, su sombrero y sus gafas, era un calco de Billy Gibbons hace 20 años. Las canciones, entre las que destacaron sus hits coreados por la peña (‘I Want You So Hard’ por el final languideciente, antes ‘Cherry Cola’ o ‘Don’t Speak (I Came to Make a Bang!)’), estaban basadas en el riff a dos guitarras y el concierto, en el que tuvieron de invitado al guitarrista Brent Hinds de Mastodon, se hizo largo bajo el solazo, entre tantos parones para afinar y con la jam final dilatadísima que pareció fuera de lugar.

Y a eso de las 19.45 horas, en el escenario BB King actuaron los californianos Cracker, formación de rock americano que prolonga el legado de los legendarios y desaparecidos Camper Van Beethoven. Con un bien recibido sonidazo inusual en el escenario principal, en formato de sexteto guitarrero (hasta una pedal lap steel) con un negro enorme al bajo y una chica a los teclados, el líder David Lowery dictó una lección canónica y tradicional («un poco de iglesia», comentó un espectador a mi espalda) a base de rock USA a medio gas con raíz country vinculable a Wilco, John Mellencamp, John Hiatt, John Doe, Georgia Satellites o Dwight Yoakam (en el honky tonk que cantó el guitarrista Johnny Hickman, ‘California Country Boy’) en lo que fue otro bolo que se me hizo largo y en el que otro espectador comentó: «hoy la peña está más animada». Ah, Lowery dijo que el sombrero de cowboy que lucía esa tarde lo había comprado a un shopper vasco.

El XIV ARF se empezó a animar ese sábado a eso de las 9 ante los yanquis Red Fang, forjadores de un metal moderno demoledor, fragoroso (esa batería), atávico y tan selvático como una berrea. Con decir que alguna de sus piezas se titula ‘Perro prehistorico’… Como no había carpa en el escenario 2, los cuatro iracundos de Portland, Oregón, arrancaron demasiado expuestos al despiadado sol que les daba de cara, arrugando el entrecejo, sudando y el baterista calándose un sombrero de publicidad telefónica para resguardarse de Lorenzo. No obstante, lograron que las huestes azkeneras cabecearan al unísono, levantaran el puño y algunos iluminados yihadistas del metal hasta surfearan sobre la masa humana. Con el devenir Red Fang se impusieron al sol gracias a su heavy metal volcánico, monolítico y de fisicidad palpable y movedora.

Aunque fascinado por su magma, en un momento en que se puso a cantar el guitarrista (con menos impacto que el líder, el bajista Bryan Giles), para que no me acaeciera lo de perderme a Lee Bains III (como me pasó el viernes), me acerqué al escenario 3 para catar a Reigning Sound, quinteto de Memphis, Tennessee, liderado por el Oblivians Greg Cartwright. Vi poco más de 20 minutos y les dio tiempo a tocar diez temas. Convencieron con canciones cortas de pop melódico (a veces grandioso a lo Phil Spector, como les quedó ‘Bad Man’), rock de fraternidad universitaria, garaje comedido (con teclados) y una versión soul de Sam & Dave (‘You Got Me Hummin’’).

Lo único súper de este 14º Azkena, el polícromo telón de foro de Mastodon (foto: Facebook).

Lo único súper de este 14º Azkena, el polícromo telón de foro de Mastodon (foto: Facebook).

Purgado de metal en este lapso me encaminé a ver a los cabezas de cartel del sábado, Mastodon, de Atlanta, Georgia, cuarteto hacedor de metal progresivo y perjudicado por el mal sonido del escenario principal, al que le ha faltado casi siempre pegada. En el tablado nominado BB King sólo han sonado bien en el 14º Azkena Sven Hammond el viernes (y solo al final del bolo) y Powersolo y Cracker el sábado. Tres de ocho conciertos principales. Pues eso, que ante menos gente que la reunida la víspera por ZZ Top (oficialmente 12.426 personas, milqui menos que el viernes), luciendo un colorista telón de fondo y desvirtuados por el volumen insuficiente que revelaba aún más sus escasas cualidades vocales (el baterista cantó alguna y el hacha Brent Hinds no es un dechado de virtudes guturales), Mastodon sonaron peor que en disco, sus dos guitarras se comieron una a otra, y su repertorio acabó pareciendo mortecino por reiterativo, aleando progresividad con death metal y acabando con lisergia. Si llega a sonar como Dios manda, habría sido otra cosa. Una pena.

Insistimos: lo mejor del festival, John Paul Keith, armado con su Telecaster de pelea (foto: Music Snapper).

Insistimos: lo mejor del festival, John Paul Keith, armado con su Telecaster de pelea (foto: Music Snapper).

Luego presencié el mejor concierto del 14º ARF y uno de los mejores del año. Lo ofició en trío el guitarrista de Memphis, Tennessee, John Paul Keith (esta es su web). «La sorpresa del festival», comentó un tío al acabar su show de 19 temas en 63 minutos, ¡con un bis! (el ‘I Can Help’ de Billy Swan con sus optimistas falsos finales). Juan Pablo puso a bailar a todo el gentío en una cita que él mismo calificó de ‘increíble’. Tanto, que nos sacó una foto para enseñársela a su madre. Con estética de empollón formal (flequillo repeinado, gafitas, corbatita, delgadez vulnerable…), John Paul Keith nos purificó y alegró con rock and roll vigoroso como el de los primeros Beatles (‘Pure Cane Sugar) o el bueno de los Flamin’ Groovies Roy Loney (‘True Hard Money’), moderno según las escuelas atemporales de Eddie Cochran y Buddy Holly (‘Never Could Say No’) y clásico a lo Robert Gordon (incluso alguna pieza pop remitió a Marshall Crenshaw: ‘Everything’s Better Now’), con algún gruñido vía Roy Orbison, swing algo Stray Cats, countrybilly melódico con punteo al gusto de Elvis (‘You Devil You’), más punteos rotundos de su Telecaster (en el boogie ‘I Work At Night’) y palos que abarcaban desde el rock and roll hasta el boogie, ejecutados con elegancia y economía, precisión y pulcritud, variedad y estilo, y mucha alegría (por el final, el R&R ‘Lookin For A Thrill’ y sus uh-uh). El respetable acabó encantado y sonriente, oigan. Era la tercera vez que le veía, tras Liérganes –en septiembre de 2012– y la UPV de Vitoria –marzo de 2014-, y la mejor con diferencia por la pegada del sonido, la conjuntada ejecución y la duración, limitada a una hora de actuación. Y John Paul había volado a Europa solo para este concierto.

De seguido presenciamos el enésimo naufragio en el escenario principal, esta vez protagonizado por los ingleses Ocean Colour Scene. Poco público hubo al principio y menos al final (acabaron con ‘Day Tripper’ de los Beatles) de un cancionero con mal sonido y guitarrista suplente (un chaval escocés que sustituía temporalmente a Steve Cradock, de gira yanqui con el rey mod Paul Weller). Hubo muchos pasajes acústicos, semidesnudos, en plan pub casi, que es lo que más le gusta a su bebedor cantante Simon Fowler. Había mucha gente hablando y bastantes mirando para atrás en vez de hacia el tablado, y a mí a veces me recordaron a Ian Anderson y a Joe Cocker. A pesar del pésimo sonido, fans como Jon Rozadilla al final les pudieron sacar un poco de jugo. no obstante, la suya fue un intervención desconcertante, en absoluto festivalera a esa hora.

El sexteto de metal vikingo Kvelertak empezando su refriega (foto: Music Snapper).

El sexteto de metal vikingo Kvelertak durante su refriega (foto: Music Snapper).

Y el Azkena se acabó con el contraste de los lamentos sostenidos de Wovenhand sonando a la misma hora que los rugidos de Kvelertak, seis guerreros del metal vikingo basados en Stavanger, Noruega. Con un sonido mate (es difícil sonorizar tres hachas), los tipos rompieron el tópico del género: no actuaron hieráticos como tótems a lo Amon Amarth sino moviéndose sin parar en plan The Hives o International Noise Conspiracy, solo dos agitaban melenas (¡cuatro con pelo corto!) y no salieron uniformados con camisetas negras, sino que algunos llevaban camisas claras. El más salvaje fue su cantante, Erlend Hjelvik, que no tardó en bramar con el torso desnudo y tatuado, llegando a arrojar con violencia un katxi lleno contra el público y a escupir al aire y cazar su propio lapo, como un ser primitivo. Un éste ejemplo de que, al final, lo que salvó a esta edición del Azkena con aire de transición, fue el metal.

OSCAR CUBILLO

El tablado del trío de John Paul Keith visto desde el fondo, con el público absorto delante (foto: Music Snapper).

El tablado del trío de John Paul Keith visto desde el fondo, con el público absorto delante (foto: Music Snapper).

Comments
5 Responses to “14º Azkena Rock Festival / John Paul Keith + 9: El vencedor entre la caballería acorazada”
  1. oscar cine dice:

    Mi top 3 de este año en el azkena:john paul keith,powersolo y cracker.
    en efecto,coincidimos en que JPK dio el mejor bolo y tb en que estara en nuestro top.y añado,una hora despues,mientras rozadilla malgastaba su vida en ese truño indefendible que era ocean colour scene,mi colega Erly y yo nos encontramos entre la masa a john paul,que en la distancia corta recordaba a un vendedor de biblias del simago.oye!!que tio mas encantador.le agradecimos el pedazo de bolo que se habia cascado y le pedimos su pronta vuelta y el tipo se partio el pecho a carcajadas”que entusiastas sois”,nos espeto.
    un puto crack(con perdon)y si,caimos en la tentacion y nos hicimos-magnifica-foto.viva el rock.

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] bajo el sol sabatino vespertino en el pasado Azkena Rock Festival (así lo contamos), los daneses Powersolo regresaron a Euskadi en el fin de semana electoral para dar dos bolos: el […]

  2. […] 6.- John Paul Keith (Azkena Rock Festival, junio). En pleno fragor metálico del festival alavés, con su pinta repeinada, gafitas y encorbatada, el guitarrista de Memphis, Tennessee, electrizó y enamoró por sorpresa y con nocturnidad en el tablado pequeño. Tremolamos solo de recordar esa magia. […]

  3. […] concierto resultó mucho peor que el ofrecido en el Azkena Rock Festival en 2015, que ya es decir (así lo conté), y eso que al Bilbao Live vino Steve Cradock, el guitarrista original. En una hora exacta (o sea […]



Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: