Antonio Lizana Group: Fin de curso

El quinteto operó conjuntado y muy intrincado y próximo (foto: Mr. Duck).

El quinteto operó conjuntado y muy intrincado y próximo entre sí (foto: Mr. Duck).

Jueves 25 de junio 2014, Bilbao, Bilbaína Jazz Club, 22 h, 12 €.

Fin de curso en el Bilbaína Jazz Club. Se acabó la 24ª edición, donde en La Bodega del club La Bilbaína hemos disfrutado por ejemplo con los conciertos de George Garzone, Bob Sands, Jerome Sabbagh, Géraud Portal Quartet… El último bolo del curso lo protagonizó el jueves el Antonio Lizana Group, un quinteto liderado por un saxofonista y cantaor gaditano instruido en el conservatorio donostiarra Musikene y que ha alquilado su saxo prodigioso a Manolo Carrasco, Maita Vende Cá, Los Aslándticos, Miguel Ríos, Chambao, Raimundo Amador y José Mercé, etc.

La cita fue estupenda y tuvo el color y el calor de las citas jazzísticas estivales. En 89 minutos cayeron 10 piezas de flamenco-jazz brillante y con desarrollos progresivos (Antonio oía de niño la colección de discos de rock sinfónico de su padre), garganta neoflamenquita vía Navajita Plateá, solos intercalados (uno introductorio del bajo sobresaliente y sofocante para el ejecutante, varios del saxo a veces coltranianos que generaron clímax ovacionados…), no pocas sonrisas de los oficiantes y algún olé del público emocionado («qué arte tienes, pisha», le llegaron a elogiar).

Uno de los contados casos de cantaor y saxofonista, Antonio Lizana (foto: Mr. Duck).

Uno de los contados casos de cantaor y saxofonista, Antonio Lizana (foto: Mr. Duck).

Con batería y percusión bullentes y arregladísimas, eléctricos piano y bajo, más un saxo étnico y melódico que se salía de la tabla, Antonio Lizana (Cádiz, 1983; esta es su web) tocó varias piezas de su debut, ‘De viento’ (12), y adelantó otras que saldrán pronto en su reválida, ‘Quimeras del mar’. Abrió con ‘Razón de ser’, tangos de Cádiz con desarrollos progresivos; la ketamera ‘Tú déjalo estar’ tuvo potencial comercial y sustrato de jazz latino (aquí va una toma exuberante con bailaor); Linaza arrastró el groove de Smash hasta Marrakech (o más bien desde); más ritmo marroquí insufló a ciertos solos onda California y a la lírica tipo Tomasito en la pieza del estribillo con el sol solete; las nuevas bulerías de ‘Déjate sentir’ fueron incisivas, la también inédita ‘La puerta de la luna’ se la inspiró un sueño surrealista y otros tangos aún sin título remitieron a ‘Triana’; y en el conocido ‘Viento de la mar’, que en el CD de debut canta con Lamari de Chambao, el muy pícaro puso a soplar y a aspirar a la concurrencia feliz. El Bilbaína Jazz Club retomará la actividad en octubre. Con su 25º curso. Un cuarto de siglo ya.

OSCAR CUBILLO

Saludos justo antes del bis (foto: Mr. Duck).

Saludos justo antes del bis (foto: Mr. Duck).

En la bulería del bis, ‘Volar’, Lizana y sus dos percusionistas, Vincent Thomas y el barbado Epi Pacheco (foto: Mr. Duck).

En la bulería del bis, ‘Volar’, Lizana entre su baterista Vincent Thomas y su percusionista descalzo Epi Pacheco (foto: Mr. Duck).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: