CINE: ‘Del revés’: Viaje en el interior de la mente de una niña

BEV DEL REVES 0 CARTEL USA

*

Texto por GERARDO CREMER

*

Estreno en cine: 17 de julio de 2015

*

Director: Pete Docter

*

Calificación: 4 estrellas sobre 5

*

Trailer de ‘Del revés’

 

***

«El más efímero de los recuerdos tiene un ilustre pasado»

De Emily Dickinson

 

«Ciertos recuerdos son como amigos comunes, saben hacer reconciliaciones»

De Marcel Proust

***

 

1.- El arte de emocionar contando historias

El final de ‘Peter Pan’ (1953) es uno de los ejemplos más conocidos de cómo un film de animación, destinado a un público infantil, puede abrir las emociones de los espectadores más adultos gracias a la recuperación de recuerdos olvidados. Un regreso a esos espacios de la memoria que han quedado arrinconados en el paso hacia la edad adulta, sepultados entre las preocupaciones y obligaciones diarias, y que llevan a renegar al hombre de esa historia que ha sido suya y que ya considera perdida para siempre.

El rostro atónito de George, en ‘Peter Pan’, al regresar a los recuerdos de su infancia.

El rostro atónito de George, en ‘Peter Pan’, al regresar a los recuerdos de su infancia.

Pixar es un estudio que ha dado siempre mucha importancia a esta idea proustiana, la de la memoria inconsciente, aquella que protege a los recuerdos efímeros pero firmemente anclados en un momento especial de nuestras vidas, principalmente de nuestra infancia, donde aún permanece activa la inocencia. Son entonces los hechos fortuitos los que activan esa memoria involuntaria y recrean, en toda su grandeza, la realidad del pasado, las impresiones sensoriales olvidadas que surgen con toda claridad en nosotros. Son recuerdos que liman cualquier aspereza, que basculan la importancia de un presente dominado por las preocupaciones y que alejan el temor de envejecer y morir. En ‘Peter Pan’, George se presenta como el personaje más antipático de la película, pero una leve señal sensorial (la forma de una nube) le da la oportunidad de reconciliarse con su infancia, comprender a sus hijos y convertirse, finalmente, en el personaje más entrañable de la película.

En ‘Toy Story 3’ (2010) la fuerza emotiva de su final, con esos cinco minutos de despedida donde Andy regala sus juguetes a su pequeña vecina, carga de tristeza al espectador adulto, siendo difícil contener las lágrimas. Es ese momento breve, de los juguetes inertes, inexpresivos, que van saliendo, uno a uno, de la caja de cartón, y de los que Andy trata de recuperar la vitalidad que tenían cuando él soñaba como un niño; pero sobre todo, ese intercambio de primeros planos, con el leve travelling de acercamiento (que busca tratar de despertar la vida del juguete) hacia los ojos abiertos de Woody, es lo que permite activar la memoria involuntaria del espectador adulto e identificarse con los propios recuerdos de un tiempo perdido para siempre.

El doloroso adiós a la infancia de Andy en ‘Toy Story 3’ activa la memoria involuntaria de los espectadores adultos.

El doloroso adiós a la infancia de Andy en ‘Toy Story 3’ activa la memoria involuntaria de los espectadores adultos.

‘Del revés’ no llega a ser tan importante en la activación de las emociones como lo fue ‘Toy Story 3’, pero sí se sitúa en una posición alta dentro de la filmografía Disney y Pixar. Posiblemente es el carácter analítico de la película lo que pone en alerta al espectador adulto y le hace pensar más como memoria voluntaria. El adulto se autoprotege durante la proyección evitando el choque directo que produce el recuerdo descontrolado, las emociones olvidadas. El guion, que funciona como un manual de psicoanálisis, pone en alerta al espectador. Sabe a priori la dureza del contenido. Por ello prefiere centrarse en las formas simples, encuadradas en el espacio de verosimilitud fantástica, el de los sentimientos (Alegría, Tristeza, Miedo, Asco e Ira) que controlan el comportamiento de la niña Riley.

El director, Pete Docter (‘Monstruos S.A.’ (2001), ‘Up’ (2009)), maneja las mismas herramientas que el film inaugural de Pixar ‘Toy Story’ (1995), de John Lasseter. La creación de dos mundos paralelos, uno realista (el de los humanos) y de intensa verosimilitud (donde el dibujo se esfuerza en reflejar lo real), y otro fantástico, de dibujos simples y geométricos, asociados a la infancia, que permiten crear espacios nuevos, fantásticos y ligados a la imaginación.

 

2.- Viaje alucinante por la mente de una niña

El guion de ‘Del revés’, también firmado por Pete Docter (en su CV están los guiones de ‘Toy Story’, y ‘WALL-E’, 2008), se parte de ideas ya tratadas en Pixar y de estructuras de montaje ya abordadas anteriormente por el propio Docter. De similar manera a la realizada en ‘Up’, el inicio de la película sirve como resumen de un periodo en la vida de una persona, en este caso, el periodo de la infancia de la protagonista, Riley, introduciendo a unos personajes singulares, que son las emociones, y que residen en la mente de la pequeña.

Las emociones (Alegría, Tristeza, Miedo, Asco e Ira) son los personajes de formas simples que se desarrollan en paralelo a la historia de la protagonista, Riley.

Las emociones (Alegría, Tristeza, Miedo, Asco e Ira) son los personajes de formas simples que se desarrollan en paralelo a la historia de la protagonista, Riley.

Como en todo buen film de Pixar que se precie, la solidez del guion es lo que da consistencia a lo narrado. En ‘Del revés’, la creación de una historia paralela a la de Riley pero, al mismo tiempo, intercomunicada con ella, resulta mucho más compleja y ambiciosa que las experimentaciones narrativas de ‘Toy Story’. Ambos films usan el mismo artilugio narrativo: separan dos mundos, el real y el fantástico, y los hacen funcionar por su propia cuenta. Eso sí, cualquier cosa que suceda en uno de ellos acaba afectando al otro.

En ‘Del revés’ el reto es mucho mayor que en otras películas de Pixar, ya que los personajes fantásticos nacen de conceptos, difícilmente corpóreos, y, por tanto, complicados de representar. El riesgo está en la aceptación de esas representaciones por parte del adulto y la comprensión de esas ideas por parte del niño. El sistema resulta extraño y dificultoso al comienzo ya que ese planteamiento choca de forma brusca con el espectador y no consigue desprenderse de su naturaleza de film de tesis hasta que los personajes fantásticos cobran vuelo, libertad e independencia en su relación de sumisión con Riley (son finalmente aspectos de su personalidad) y en su función de conceptos con el espectador. Y esto ocurre cuando Alegría y Tristeza se marchan de la torre de control (el sitio de mandos donde trasladan, mediante ordenadores, las emociones a la niña) y se adentran en los laberintos insondables de la mente.

Pete Docter, desde ese instante, pasa a controlar mucho mejor la película. Decide mantener dos líneas de guion razonablemente independientes, pero fuertemente ligadas la una a la otra. Además, tras ganar confianza con su experimento visual y narrativo, Docter usa las escenificaciones (los lugares donde se desarrolla la trama) como sistemas claros de representación de conceptos conocidos pero habitualmente confusos: una biblioteca como representación de la memoria, un paisaje futurista para representar los deseos y los placeres de Riley, una gruta como muestra del subconsciente, y un vertedero para simbolizar los recuerdos abandonados en la memoria involuntaria.

La biblioteca de la memoria: un esfuerzo visual con el fin de representar conceptos complejos de forma simple y comprensible.

La biblioteca de la memoria: un esfuerzo visual con el fin de representar conceptos complejos de forma simple y comprensible.

Este viaje de Riley, desde la infancia a la adolescencia, con sus miedos y sus indecisiones, pero también con sus acciones, es el que actúa sobre la expedición de Alegría y Tristeza por la mente. Docter introduce también a un personaje entrañable pero cargado de temores (aunque siempre sonriente), Bing Bong, un elefante rosa con cuerpo de algodón de azúcar y cola de mapache, que será la piedra angular en la interpretación psicológica de los hechos y el destinatario de las consecuencias del proceso de crecimiento mental de Riley.

El film va fluyendo como un engranaje perfecto y alcanzando un grado de profundidad raramente intuida si se recuerdan las primeras escenas del film. Y es en esa concepción adulta de la película, en la capacidad perfecta de homogeneizar diferentes grados de lectura y de disfrute del film, donde Pixar vuelve a brillar en su narrativa de las emociones. Por una parte está la complejidad de lo narrado, que permite hacer entender las causas por la que los resortes de las emociones saltan, por otra está el realismo que se alcanza en la historia de la familia de Riley y, por último, están las emociones del relato del lado fantástico, el que le sucede a Alegría y a Tristeza, una película sujeta a las reglas del género del cine de aventuras.

Todo ello conduce a un final doblemente emotivo que, aunque inferior a otros logros de Pixar, llega a emocionar nuevamente al espectador adulto y, por supuesto, a los niños, que difícilmente, como adultos, podremos saber cómo han disfrutado ellos la película.

GERARDO CREMER

Comments
One Response to “CINE: ‘Del revés’: Viaje en el interior de la mente de una niña”
  1. oscar cine dice:

    Cierto,tiene un arranque templado,pero va a mas y termina fascinando.hay cosas de viaje alucinante y hasta del primer tron.pero mucho mas profundo,mas metafisico.no se hasta que punto un niño de,pongamos,ocho años,puede disfrutar de esta peli. si aun esta en cartel,caza AMY.no te arrepentiras.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: