M-Clan: El show de Tarque (+ entrevista)

Carlos Tarque, frontman total, el hombre perseguido por el cañón de luz (imagen de móvil: Facebook Íñigo Garrido).

Carlos Tarque, frontman total, el hombre perseguido por el cañón de luz (imagen de móvil: Íñigo Garrido).

Sábado 15 de agosto de 2015, Portugalete, Paseo de la Canilla, 23.30 h, entrada libre.

El combo murciano M-Clan prolongó los fastos de su vigésimo aniversario como epítome del buen rock español el sábado en fiestas de Portugalete. Ofició en sexteto vestido de negro que no uniformado, con cuatro músicos de apoyo barbados y los dos colíderes, Carlos Tarque y Ricardo Ruipérez, rasurados y con algún detalle de color: la espalda roja del chaleco de Tarque y las flores vaqueras de la camisa de Ricardo. Tarque, que apareció con la chaqueta roja glamurosa de su disco doble ‘Dos noches en el Price’ (Warner), cada vez se dedica más a la pose, al dejarse ver bajo los focos y al azuzar al gentío que a concentrarse en las canciones. El sábado salió, saludó, y no tardó en abandonarse al show de Tarque: lanzar al cielo la pandereta sin intención de recogerla al vuelo al caer, maltratar también al pie de micro que arrojaba al aire, pasear como una modelo por el borde del tablado, pedir palmas, ondear las manos y ordenar al gentío que le imitara como si fuera Enrique Iglesias en el Starlite marbellí, hacer gestos cómplices cada dos por tres a presuntos colegas conocidos de las primeras filas, pedir «un grito unánime» de protesta social en ‘Las calles están ardiendo’, bajar a cantar entre el respetable el ‘Maggie despierta’ de Rod Stewart escoltado por dos técnicos y señalado por un cañón de luz (entre selfis y palmaditas un fan le chillo al micrófono «¡grande, Tarque, grande!»), brincar, tumbarse en plan el jipi de ‘parad el mundo que yo me apeo’, sacar la lengua para burlar y burlarse, volver a ondear los brazos como un sonero y a pasear como un gran simio, recoger ovaciones con piernas y brazos en aspa… Aparte de los aspavientos a los técnicos de sonido para que ecualizaran y mejoraran la acústica con el bolo ya avanzado y sus gestos de incomodidad con esos auriculares a los que parece no acostumbrarse.

Grande, Tarque, grande, cantando ‘Maggie despierta’ entre el respetable (imagen de móvil: Facebook Nerea Malevolencia).

Grande, Tarque, grande, cantando ‘Maggie despierta’ entre el respetable (imagen de móvil: Facebook Nerea Malevolencia).

Además, Tarque, que ha paseado mucho por aquí de cuando era pareja de la cantante getxotarra Sara Íñiguez, alias Rubia, tuvo guiños locales como pedir gritar tanto como para que nos oyeran en Getxo, al otro lado de la ría, acordarse del cierre del bar bilbaíno Umore Ona, donde contó haber vivido noches rollingstonianas, o comentar que faltaba alguien (Fito Fitipaldi) antes de entonar su gran éxito ‘Carolina’. En 107 minutos sonaron 18 temas con abundancia de rock melódico y medios tiempos souleros (‘Roto por dentro’, donde canta que «esta casa en ruinas que soy yo»), sonido mejorable y muchas luces pero ningún telón de foro propio colgado al fondo de un enorme escenario que les quedó un poco grande. Colaron guiños a Queen, Calamaro, Procol Harom, uno que sobró al ‘Volando voy’ flamenco, el ‘Thunderstruck’ de AC/DC (al arranque de ‘Pasos de equilibrista’), los Who (en ‘Pasos de equilibrista’ también, con Tarque imitando el molinillo de Pete Townshend y cantando en inglés cachos de ‘Teenage Wasteland’), y hubo bastantes momentos buenos, sobre todo cuando se paraba a cantar el frontman, como en el melódico ‘Basta de blues’ (la tercera, a la mitad de ella se quitó la chaqueta roja), el moruno ‘Llamando a la tierra’ (versión de Steve Miller Band, con tanto arreglo vocal tarareable), el rock vía Black Crowes ‘Perdido en la ciudad’ (la primera canción que compusieron M-Clan y que dedicó a los que le siguen –seguimos- desde el principio), el soul vía Hi y casi Al Green ‘Me voy a dejar llevar’, el arrebato stoniano ‘Usar y tirar’, en el primer bis un excelente ‘Me estás atrapando otra vez’ soulero, sentimental, creciente y argentino de Los Rodríguez, y en el segundo bis un ‘Miedo’ emotivo, y un redoblado y más acelerado ‘Quédate a dormir’, colofón de un concierto correcto, suficiente para unas fiestas al aire libre.

OSCAR CUBILLO

Final, el sexteto posando con la peña de las fiestas de Portugalete detrás (imagen de móvil: Facebook M-Clan).

Final, el sexteto posando con la peña de las fiestas de Portugalete detrás (imagen de móvil: Facebook M-Clan).

+++ ENTREVISTA +++

*** 

«Dale a la gente lo que quiere»

***

Tarque y Ruipérez divulgan por la piel de toro un artefacto cuádruple

y ‘definitivo’ que resume sus 20 años de historia.

 

‘Dos noches en el Price’ (Warner, 14).

‘Dos noches en el Price’ (Warner, 14).

Como es tradición en Navidad, M-Clan actuaron en Bilbao. Vinieron para dos noches en el Antzoki que agotaron las entradas, sábado y domingo (fuimos este segundo día, les vimos un poco cansados y así lo contamos). Se hallaban en la gira ‘20 aniversario’, con la que el 23 de diciembre también llenaron en Madrid el gran pabellón Barclaycard Center, con invitados como Miguel Ríos, Alejo Stivel, Ariel Rot, El Drogas, Leiva o Fortu, o sea repitiendo la fórmula de su disco doblemente doble ‘Dos noches en el Price’ (Warner, 14), con el que prosiguen conmemorando su vigésimo aniversario como banda.

A finales de 2014, en persona nos lo presentaron Carlos Tarque (voz) y Ricardo Ruipérez (guitarra), los dos miembros genuinos, los dos jefes. Informaba Tarque sobre el artefacto: «Es nuestro segundo disco en directo. Con 20 años de historia e invitados. Tenemos fama de buen directo y pensamos que debíamos registrar esa faceta. A pesar de que en el recopilatorio ‘Retrovisión’ sacamos un DVD con un concierto en la plaza de toros de Murcia, fue una cosa un poco fría». Allá vamos:

‘Dos noches en el Price’ es una caja con cuatro discos: dos CDs y dos DVDs. ¿No da miedo pensar en la piratería, un esfuerzo de la leche que te lo pueden despedazar?

Ricardo Ruipérez: Al principio iba a ser un disco y un DVD. Pero preferimos no quitar temas del repertorio porque quedaron muy bien y la compañía estuvo de acuerdo. Luego quisimos un documental de hora y media, hecho con cariño e implicación de la productora a la hora de buscar en archivos y recopilar fotos, documentos… Warner ha hecho un esfuerzo y este es el disco que todo fan de M-Clan debe tener. Suena muy bien, con la fuerza del directo, y el repertorio es definitivo. Nos podemos morir después de este disco.

Tarque: Lo de la muerte quítalo, ja, ja…

¿Tenéis canciones que os gustan personalmente pero no las tocáis?

Tarque: Al elegir el repertorio debes pensar en el timing. Que no sea un concierto ni muy largo ni muy corta. Una hora y 40-45 minutos está muy bien para un show. O casi dos horas dependiendo de cómo salgan las cosas. Puede haber un tema que en un momento dado tocarías, pero pienso que está bastante afinado este repertorio.

Ricardo: Cuando sacas un disco nuevo, presentas el 80% de las canciones, pero nosotros tenemos un repertorio standard que nos ha funcionado muy bien. Hay temas de los últimos discos que van entrando y nos fijamos en la dinámica del concierto, que empiece arriba, que baje… Con este disco buscábamos eso, no inventarnos un repertorio nuevo.

Tarque: Hace dos veranos fui a ver a Tom Petty a Dublín y yo quería oír lo que queríamos oír todos. No vas a que te toque su último disco, ‘Mojo’, que está muy bien, quieres oír ‘American Girl’, etc. Yo lo pensé y claro, la gente viene a oír eso, no pajas mentales. Está bien en una sala en un momento dado, pero dale a la gente lo que quiere porque, entre otras cosas, ha pagado para ello.

La olla a presión que era el Price en la fiesta de cumpleaños de los murcianos (foto: M-Clan).

La olla a presión que era el Price en la fiesta de cumpleaños de los murcianos (foto: M-Clan).

Habláis de hacer el disco con amigos. ¿Vosotros sois abiertos y amigables?, ¿caéis bien?, ¿os es fácil hacer amigos?

Ricardo: Sí, de siempre. Tenemos muchos amigos, muchos más de lo que se ha plasmado en nuestra discografía. Tarque colabora con cientos de personas porque es superextrovertido. No solemos decir no. La premisa de este disco era primero contar con amigos, gente que tuviera ganas de colaborar, como Fito, el Drogas o Bunbury. Al final todos se volcaron y vinieron de corazón. Fue un momento mágico.

Contadnos algo de Ariel Rot.

Ricardo: Le conocemos hace muchos años. Primero como fans. Le admiro una barbaridad, desde su etapa en Tequila, y con los Rodríguez ni te cuento.

Tarque: En este país tampoco somos tantos y en 20 años hemos tocado con todos. Ariel es muy divertido, con nos reímos mucho juntos y parece que por él no pasan los años. Es Dorian Gray total. Y te cuenta que con 17 años estaba en el rock, y heroína a saco… Y es muy sabio. Le debemos mucho a Ariel. Que saque un disco y venda 3000 es insultante. No puede ser.

Y de Fito.

Ricardo: Nos conocemos hace 25 años. Yo tenía un grupo llamado Arma Joven y un día nos llamaron de DRO para hacer los coros a Platero, porque no controlaban mucho. De eso nos conocemos, de antes de M-Clan. Éramos críos totalmente.

¿El Drogas?

Ricardo: Un tío encantador. Le llamamos y alucinó.

Y tanto. Choca su intervención ante el oyente habitual de M-Clan. Ese speech que suelta.

Tarque: La canción no habla de la Iglesia y tal, pero sí tiene un espíritu apocalíptico que le va bien. Aparte, él pone la voz, no yo. Le abres una puerta. Me parece muy acertado lo del Drogas. Mi madre nos ve y piensa que somos dos roqueros, pero todos sabemos que El Drogas va por una parte muy política que nosotros no tenemos.

La pregunta chunga: ¿Sois amigos entre vosotros o sois como los Black Keys, que dice Dan Auerbach que solo se tratan en el curro, en el grupo?

Tarque: Somos amigos de antes del grupo. Nos conocimos en la mili. Si no fuéramos músicos a lo mejor no nos hubiéramos conocido, porque somos de sitios distintos. Ya éramos amigos y luego nos juntamos en el grupo. Y eso no quiere decir que al de 20 años salgamos juntos. Vamos juntos de gira y alguna vez más.

¿Qué tal en festivales?

Ricardo: Depende de cómo te traten. Con buen equipo, buen horario y si te pagan bien, claro. Pero para que te puteen, te pongan a las 3 de la tarde y no te paguen, para eso no vamos.

Tarque: El otro día hicimos Gijón y había 20.000. Era gratuito (evocaba a final de 2014).

OSCAR CUBILLO

Saludos de los protagonistas y los invitados -Fito, Bunbury, Ariel, El Drogas...- en el Price(foto: M-Clan).

Saludos de protagonistas e invitados -Fito, Bunbury, Ariel, El Drogas…- en el Price (foto: M-Clan).

 

Comments
One Response to “M-Clan: El show de Tarque (+ entrevista)”
  1. Aitor dice:

    Es cierto, siempre que he ido a ver a M-Clan he notado a Tarque incomodo con los auriculares y haciendo gestos a los tecnicos de sonido. En los guiños locales me acuerdo que viendoles en Getxo, en el Puerto Viejo, dijo lo mismo que gritaramos pero para que nos oyeran los de la Margen Izquierda.Esta vez en Portugalete se le olvido recordar la primera vez que tocaron en Bilbao ante menos de 50 personas creo que fue en la sala El Canal si no me equivoco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: