Fiestas de Bilbao 2015 / Calcetines y Cachetes: 60 % tocar, 40 % hacer el bobo

Al principio del chou, los cuatro santurzanos con trajes de rosa brillante algo Redd Kross (foto: Coronel Kilgore).

Al principio del chou, los cuatro santurzanos con trajes de rosa brillante algo Redd Kross (foto: Coronel Kilgore).

Domingo 23 de agosto de 2015, Bilbao, 30 ª Muestra Rock Local, Bilborock, 21 h, entrada libre.

De la novillada dominical salí reflexionando que, empero la marea antitaurina tan de moda y tan pesada por cargante, en Vista Alegre se ven cada día más mujeres. Y para que no me tilden de sexista no me referiré a su morenez solar, ni a la elegancia de su indumentaria, ni a la clase de los escotes y los muslos, ni siquiera a la temprana edad de algunas neoaficionadas burguesitas. No, pensando sin más en que cada vez hay más féminas en los tendidos, crucé los barrios bajos de San Francisco (inmigrantes negros viendo el partido del Madrid en los bares -en los bares autóctonos no lo ponían en casi ninguno-, camellos con gorras en las esquinas, una calle lateral que parecía un zoco moruno con cuatro ertzainas practicando un registro a un sospechoso…), llegué al Bilborock, a la 30ª Muestra de Rock Local (este es el Facebook), y acabé viendo a cuatro tíos descarados, grasos y pilosos tocando en tanga.

Se llaman Calcetines Y Cachetes (o sea Burbujita al bajo, Tulipán Negro a la batería, El Tinonino al micro y El Tábano a la guitarra), son de Santurtzi (claro, por eso ‘¡aúpa Sotera!’ gritó uno del público mixto y fanático), llevan diez años tocando lo que autoetiquetan como ‘frikipornrockin’ y este es su Facebook. En la entrevista oficial de la muestra de Rock Local, declaran: «Nos propusimos hacer un grupo de descojono porque siempre nos han molado los grupos chorras. En principio iba a ser un grupo de local para darle al frasco y tocar, y al de un año surgió la oportunidad de dar un concierto y, como funcionaba y la gente se lo pasaba bien, decidimos tirar para adelante».

Por ahora sus conciertos se celebran en ambientes bastante underground, clandestinos, minoritarios, hosteleros: «Los ayuntamientos no se atreven demasiado. Se nos limita el círculo por nuestra propuesta, aunque el show se haya suavizado un poco. Antes tocábamos entre las chorradas que decíamos, y ahora tocamos y decimos alguna bobada. El show es más accesible, entre comillas. El humor y el espectáculo visual tienen tanta influencia como lo musical. Antes era un 40% tocar y un 60% hacer el bobo, ahora le hemos dado la vuelta». Añaden perlas tipo «la gente que nos conoce en la calle no se extraña de que hagamos este tipo de cosas», y alegan que «hemos ido bajando de la moto chabacana, pero aun así es difícil, está limitado». Su mercado, claro.

El Tinonino, el cantante, con tricornio y esposado a su micrófono en ‘Amor benemérito’ (foto: Coronel Kilgore).

El Tinonino, el cantante, con tricornio y esposado a su micrófono en ‘Amor benemérito’ (foto: Coronel Kilgore).

Pues en el Bilborock entramos y atestiguamos su ‘chou’ de 17 canciones en 53 minutos. Empezaron exprimiendo el porno punk politoxicómano según la escuela de Discípulos De Dionisos y Torazinas, ataviados con trajes rosas brillantes y con flecos glamurosos (entre el público había varios fans con camisetas del Athletic), colgando boas de plumas de los pies de micro y debajo de un globo de Hello Kitty. Acelerados e imperfectos pero con tesón, estos cuatro santurzanos seguramente devotos de los baracaldeses Porco Bravo sin humorismo (‘Hulk Hogan’), de El Koala y Redd Kross (‘Pepes y pipas’, de inspiración yonqui) y de Mojinos Eskozíos (‘Por fuera’ –este es el clip-), nos hicieron carcajear en ‘Costo culero’ (puro DDD), ‘El pito’ (una oda a la pequeñez con letra a lo Kabezabolo y muñeco hinchable –luego exhibieron una muñeca hinchable en ‘Los matojos’; este es el clip oficial-), ‘Amor benemérito’ (más DDD, con tricornios y el cantante esposado a su micrófono) o ‘Símia Mor’ (un himno calzonazos entre The Refrescos y Costas, el ex Siniestro).

Y allá por el tema 13 se despelotaron y dejaron a la vista sus tatuajes, pelo en pecho, sudor y grasas. Con medias de rejilla y tangas de hilo por detrás que dejaban sus nalgas explícitas (ah: por delante El Tinonino, el cantante, parecía que portaba una mariconera), Calcetines Y Cachetes se pusieron más roqueros y menos punks (aunque lo fuera su fusilamiento de la melodía del Lacasitos en plan La Polla Records en ‘Punki’), con inglés inventado (‘We Are Frikipornrockin’) y hermandad beoda (‘Borracho’…). «Buenísimos», calificó al acabar una tía. Vaya, sí, no estuvieron nada mal.

OSCAR CUBILLO

Saludos finales de Burbujita (bajo), Tulipán Negro (batería), El Tinonino (voz) y El Tábano (guitarra) (foto: Raúl Serna).

Saludos finales de Burbujita (bajo), Tulipán Negro (batería), El Tinonino (voz) y El Tábano (guitarra) (foto: Raúl Serna).

Comments
One Response to “Fiestas de Bilbao 2015 / Calcetines y Cachetes: 60 % tocar, 40 % hacer el bobo”
  1. oscar cine dice:

    Buenisimos….mmmm como show.porque los citados porco bravo se los pasan por la piedra en lo musical de pe a pa.pero si las fiestas son diversion…pues si,fueron unas risazas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: