Fiestas de Bilbao 2015 / Sonic Trash: La guapa tamborera

Mariana Pérez, la buena baterista de Sonic Trash (foto: Coronel Kilgore).

Mariana Pérez, la buena baterista de Sonic Trash (foto: Coronel Kilgore).

Lunes 24 de agosto de 2015, Bilbao, 30 ª Muestra Rock Local, Bilborock, 21 h, entrada libre.

Los cuatro bilbaínos Sonic Trash dieron el lunes el mejor concierto de los seis que llevamos catados en Semana Grande. Fue conciso, de 12 temas en 44 minutos, con el sonido estupendo habitual en el Bilborock (quizá volumen excesivo al inicio, pero eso le agrada al propio grupo), con una actitud de los actuantes que se sobreponía al ambiente formal y despejado del local, y con un repertorio cool de rock mordedor. Las dos guitarras emergían del rock alternativo, a veces del indie furioso, y como siempre gustó mucho y dio que hablar su baterista, la chica Mariana Pérez, por su belleza y simpatía (subió al tablado un espontáneo colgado prendado de su figura que fue expulsado rápidamente por el bajista, Lander Moya), y también por su estilazo y pegada a los timbales y bombo.

Lander Moya (bajo), David Ono (guitarra y voz), Mariana Pérez (batería) y J.J. Arias (guitarra) (foto: Facebook Agua Galiana Negro).

Lander Moya (bajo), David Ono (guitarra y voz), Mariana Pérez (batería) y J.J. Arias (guitarra)
(foto: Facebook Agua Galiana Negro).

Lo dicho, fue un bolo cool, pelín bilingüe pero más en castellano arrancado con el volumen y la velocidad vía Pixies de ‘Nelandertal’ y continuado sin interrupción con el R&R saltarín de unos Atom Rhumba bruñidos (con saxo en ‘Arrebato’), bastante rock con roll reptante en la senda de la Jon Spencer Blues Explosion (‘El baile del cocodrilo’, ‘Rollerjack’…), siempre apretando en el síncope guitarrero (‘El caminante’), facturando veloz glam blindado (‘Santo Tomás’, el primer gran trallazo de la velada, con su epílogo donde el cantante David gritaba «quiero morir»), un respiro velvetiano en inglés (‘Hey Chica’ remitió a los argentino-bilbaínos Capsula), alguna onda de éter tipo Morphine no solo por el saxo, rocanrol anfetamínico (‘Bang’, el segundo gran balazo de la cita), una versión del ‘Estas botas están hechas para caminar (sobre ti)’ de Nancy Sinatra que les quedó mejor en su segunda mitad ruidista, un mordisco psychobilly (‘Zamudio boogie’, con la excelente labor tamborera de Mariana) y despedida con más anfetamina y síncope guitarrero vía Girls Against Boys (‘Cabronazo’, el tercer balazo certero; este es el clip oficial, casi cortometraje).

ÓSCAR CUBILLO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: