Fiestas de Bilbao 2015 / Anne Etchegoyen + BOS + Biotz Alai: La delicada y flotante francesita

La vascofrancesa de origen navarro Anne Etchegoyen ante la explanada llena de público (foto: Jean-Marie Leau).

La vascofrancesa de origen navarro Anne Etchegoyen ante la explanada llena de público (imagen de móvil: Jean-Marie Leau).

Miércoles 26 de agosto de 2015, Bilbao, Abandoibarra, 23.30 h, entrada libre.

La vocalista de Iparralde, ex chica del coro, puso de bote en bote Abandoibarra en su actuación con la Orquesta Sinfónica de Bilbao y el coro getxotarra Biotz Alai

 

ESTA PRIMERA PARTE SE PUEDE NO LEER: Estas fiestas no de desembarazan del mal fario. Que se lo pregunten al ídolo preadolescente Calum, cuyo bolo del miércoles en el Parque Europa se suspendió por la amenaza de avispas asiáticas. ¿Llegarían estos insectos con las oleadas de afganos, sirios y demás que huyen de la Tercera Guerra Mundial, la que libran los musulmanes ahora mismo y de la que nadie informa? Bueno, antes de que llegue la invasión definitiva que nos prohíba beber, comer jamón, conectarnos a Internet (glups), oír música en la radio, ir al fútbol, al cine, a bolos o a los toros, contemos que el miércoles en Vista Alegre el que suscribe estuvo rodeado de foráneos: delante, cuatro de Tarazona (¡uno ha sido novillero!), a la izquierda, una pareja de Santander (ella atraía las miradas cuando subía y bajaba la escalera, él tenía una chula pulsera con la bandera de España), y detrás tres andaluces que manifestaron: «Hemos venido desde Málaga para ver torear al maestro (Morante) y mira… Anda que venir pa’ná… Pero lo bien que nos los vamos a pasar luego».

Corrían las copas (güisqui con cola, gin tonics…), se apostaban los tragos en las faenas, compartían los mecheros (¡se puede fumar en la plaza!), se mostraban por el móvil las fotos de sus caballos (tres tenía el cántabro, dos un maño), y algunos espectadores anunciaban que repetirían toros al día siguiente. Estábamos en sol y sombra, donde los guays, a ojo en la fila 16, y creo que valían las entradas 53 euros (no lo sé fijo, porque yo estaba invitado, pero un boleto de los de Tarazona marcaba ese precio).

Uno de Tarazona subiendo un par de copas… antes trajo cuatro en el mismo viaje (imagen de móvil: O.C.E.).

Uno de Tarazona subiendo un par de copas; antes trajo cuatro en el mismo viaje (imagen de móvil: O.C.E.).

¿Y cuál es el busilis de esta introducción? Pues que toda esa gente viene de fuera a las fiestas de Bilbao por los toros y se gasta aquí la pasta. Según la Junta Administrativa, las nueve corridas van a generar 15 millones de ingresos en Bilbao, 3 millones de ellos en impuestos y seguridad social. Más que el BBK Live y sin tener que ponerles autobús a los espectadores. ¿Y qué genera el programa melómano de fiestas? ¿Quién llega de fuera para comer bien y dormir en el hotel con la excusa de ver algún concierto de los ofertados por un cartel musical menos que mediocre y que ha costado más de 400 millones de pesetas?

Anne en pantalla cantando su primera canción, ‘Guk euskaraz, zuk zergatik ez’ de Urko (imagen de móvil: O.C.E.).

Anne en pantalla cantando su primera canción, ‘Guk euskaraz, zuk zergatik ez’ de Urko (imagen de móvil: O.C.E.).

AQUÍ EMPIEZA EL BOLO COMENTADO: Bueno, al lío. El jueves el programa musical municipal nocturno ofrecía cuatro cosas, porque ya se abrió el Parque Europa de Txurdinaga, donde tras la suspensión del bolo del pobrecillo Calum se celebró (imaginamos) la noche dance, maquinera y botellonera, a la que descartamos por mil razones. En La Plaza Nueva había un pack doble encabezado por los folkloristas quebequeses Le Vent Du Nord, calificados por algunos como embajadores de la francofonía; en La Pérgola cantaban habaneras los cántabros Al Sejo (parece un apelativo musulmán); y en Abandoibarra se planteaba un gran cartel al servicio de la grácil vocalista vascofrancesa (navarrofrancesa casi más bien) Anne Etchegoyen reforzada por el coro Biotz Alai y la Orquesta Sinfónica de Bilbao.

‘Ongi Etorri’ (Elkar, 14).

‘Ongi Etorri’ (Elkar, 14).

Estuvo bien la cita en tres capítulos, pero una propuesta así se dirige sobre todo al público local. Por ejemplo a los amigos del coro, pero a pocos visitantes. Quizá a algún turista despistado. El caso es que llegamos a la explanada con veinte minutos de antelación y ya estaban todas las sillas ocupadas y había gente en pie en el círculo exterior. Puntual abrió boca con un entremés el coro Biotz Alai, de Algorta, 25 voces masculinas más su director, que nos agradaron con un miniset de 20 minutos y cinco piezas: textos de Iparaguirre, tonadas marineras ondarresas con final trágico encadenando zortziko con ezpatadantza, o la última, en castellano, una bilbainada elevada a la polifonía culta: ‘Ené, qué risas nos hicimos al pasar por la Sendeja’.

Esta fue la primera parte. De seguido salió Anne Etchegoyen (Saint-Palais ó Donapaleu, Baja Navarra, 1980; esta es su web), vocalista superventas en Francia gracias a la canción ‘Hegoak’, es decir su versión del ‘Txoria Txori’ de Mikel Laboa y su vídeo atávico con imágenes aéreas (este). En Euskadi sur se conoce su cancionero euskérico y nos ocultan la existencia de una grabación en castellano como ‘La salve rociera’ (este es el clip) que podría haberse ejecutado el miércoles en Abandoibarra, un espacio de programación españolísima: el bailaor Rafael Amargo, la coplera Pasión Vega, el recuerdo a Nino Bravo, el rocanrol de Los Suaves…

Momento expansivo místico con vestido rojo y luces azules (foto: Esti Gorbea / Deia).

Momento expansivo místico con vestido rojo y luces azules (foto: Esti Gorbea / Deia).

Anne, siempre risueña como Pasión Vega, sólo que introvertida y en morena en vez de pelo platino en el caso de la francesita (como buena gala, no sabe pronunciar las erres y le suenan a ges), cantó 13 piezas (contando el bis repetido y agrupando un popurrí doble) en 75 minutos y dos partes. La primera parte suya, de cuatro canciones en trío con ella y dos guitarras acústicas, fue de folk blando y catequista y revisó inofensivas versiones del ‘Guk euskaraz, zuk zergatik ez’ de Urko (esta para abrir boca) o un feble ‘Lau teilau’ de Itoiz, que según nos contó se trataba de «una canción de amor, muy famosa en el País Vasco, que cuando yo era estudiante, hace unos meses, sonaba al acabar los bailes». En esta parte intentó hacer cantar al respetable con lalalás muy playeros. «Ahora las mujeres, ahora los hombres», azuzaba populista, yes, digo oui.

La tercera parte de la velada, la importante, con la voz de Anne, la BOS y el coro Biotz Alai tocado con txapelas, se impuso en la noche cálida mediante aparato flotante, a veces wagneriano, rebajado por la aguda garganta de ella, insistente en los aullidos new age. Hubo muchos momentos bonitos y adictivos (sí: algunas de sus canciones no te cansas de oírlas), caso de ‘Ongi etorri’ (la primera que Anne compuso en euekara, en plan neofolk pelín étnico), ‘Mila esker’ (por el sol que se levanta cada mañana ante su casa, entonado con dicción quebradiza y pátina étnica y peliculera) o el ‘Txoria txori’ de Laboa (con coros iniciales a lo Morricone).

Estas tres rondaron el nivel mayúsculo, y por la franja notable cupieron el tema en castellano ‘Pachamama-La terre mère’ (ó sea Madre Tierra, una letra panteísta un tanto hortera que cosechó muchos bravos), una rendición al irunés afrancesado Luis Mariano (‘Airetun lairé’, cuando Anne invitó a bailar y a cantar esta pachanguita chic con orquesta como el Elvis mariachi o un Burt Bacharach en la Costa Azul), y el tradicional ‘Eperra’ popularizado por Anje Duhalde y Niko Etxart con sus aires de kantaldi (aquí aprovechó para presentar a los intervinientes, desde el técnico de sonido Mikel Fernández hasta el arreglista). Y en el segundo y definitivo bis, repitió el ‘Txoria txori’ de Laboa sin parecer reiterativa.

OSCAR CUBILLO

Saludos de coro, orquesta y vocalista antes del bis definitivo (imagen de móvil: O.C.E.).

Saludos de coro, orquesta y vocalista antes del bis definitivo (imagen de móvil: O.C.E.).

Comments
One Response to “Fiestas de Bilbao 2015 / Anne Etchegoyen + BOS + Biotz Alai: La delicada y flotante francesita”
  1. Iker dice:

    Mientras tanto, en la txosna Algara, Horn of the rhino estuvieron tan contundentes y pétreos como siempre, pero lo de Anestesia fue algo fuera de serie. Tengo reciente el concierto de Soziedad alkoholika en Portugalete y los zarauztarras hoy por hoy los barren del escenario. De hecho, actualmente no hay un grupo vasco que suene tan agresivo, afilado y sólido como Anestesia. A destacar también el gran sonido conseguido por el de la mesa, que era Xanpe, productor y técnico de los rhinos. También Mikel Kazalis es un reputado técnico de sonido, algo tendría que ver con el resultado; el caso es que todos los instrumentos se distinguían con nitidez: la batería de Beloki (una bestia), el bajo enorme de Dani, la guitarra motosierra de Mikel y el vozarrón de Ibon. Muy grandes, estos Anestesia. Que no tarden en volver.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: