31º Getxo Folk / Mikel Markez + Aire Ahizpak: Solemnes (+ entrevista)

Markez se siente entre el cantautor en euskera y la generación punk (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

Markez se siente entre el cantautor en euskera y la generación punk (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

Domingo 6 de septiembre, Romo / Getxo, Parking de la Estación, 18 h, entrada libre.

BEV 31 GETXOFOLK cartelEl domingo se cerraron las cuatro jornadas del 31º Getxo Folk con un cartel doble copado por dos nombres vascos: a las 8 en la carpa principal, con entradas agotadas desde hacía mucho, Oskorri arrancaron su gira de despedida tras 45 años de andadura (también están agotadas las entradas para las dos sesiones del séptimo y último día, el 22 de noviembre en el Teatro Arriaga), y a las 6, en la Terraza del Mundo, el cantautor guipuzcoano Mikel Markez (Rentería, 1971) compartió cartel con las voces femeninas de las vascofrancesas Aire Ahizpak.

Markez, que destaca que «la primera vez que vi mi nombre en un cartel tenía 15 años», ofició en gran formato: «Soy cantautor puro y duro. Los músicos aportan pinceladas pero el peso del concierto lo llevan mi guitarra y mi voz. Voy con músicos curtidos que saben entrar y salir, aportar para que crezca la canción. Me acompañan Arkaitz Miner (guitarra acústica, violín y mandolina), Amaiur Cajaraville (contrabajo) y Satxa Soriazu (teclas varias). Ellas, Aire Ahizpak, van acompañadas por Sebastien Desgrans (acordeón). En Getxo cada grupo hará su presentación y además cantaremos tres canciones en conjunto».

Como cantautor euskaldun, Mikel Markez es muy fresco y se aleja del envaramiento del biotipo al uso. Asevera: «Conozco profundamente el cancionero popular euskaldun, Iparragirre, Etxahun, la tradición oral, los precursores de Ez Dok Amairu… Soy eslabón de esa cadena. Pero perteneciendo a la subespecie de Errenteria, también bebí de la teta de todo el Rock Radical Vasco, del punk inglés y hasta del heavy. Y, para colmo, en mi grupo había amigos melómanos patológicos y nos interesaban la música clásica y el jazz».

Aprendió a cantar «de una manera totalmente autodidacta» y entre sus cantautores favoritos enumera a «Lete, Lertxundi, Laboa, Silvio Rodríguez, Víctor Jara, Brassens…». Al preguntarle qué inspira sus letras, zanja: «Lo divino y lo humano». Markez lanzó su primer disco en 1991, en Elkar, el titulado ‘… eta etorri egin zait…’, y de momento no tiene ninguno con las féminas de Aire Ahizpak. «No hay disco conjunto, pero ellas sí que participaron en el último que yo hice, ‘Indar bat dabil hor’ (Elkar, 13), y yo participé en el último de ellas, ‘Bidexka’ (Erroa, 14)».

A modo de anécdota se puede destacar que Mikel Markez ha actuado a menudo por Argentina, Cuba, Venezuela… Al inquirirle cómo reacciona el público de allende los mares a la canción en euskera, se pone serio: «La verdad es que salvo en contadas ocasiones solemos cantar para la diáspora. Yo creo que aún tenemos esa asignatura pendiente. La de poder cantar en euskara en circuitos estándar, sin deber dar explicaciones ni pedir perdón».

OSCAR CUBILLO

Las hermanas Aire, Miren, Amaia y Paxkalin, nietas del bertsolari Xalbador (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

Las hermanas Aire, Miren, Amaia y Paxkalin, nietas del bertsolari Xalbador (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

El domingo, el cuarto y último día del 31º Getxo Folk, fue el dedicado a los grupos vascos: tres en dos conciertos. Antes de la esperada actuación estelar de Oskorri (contada aquí), animaron la carpa de la Terraza del Mundo dos propuestas euskaldunes. Abrieron boca Aire Ahizpak (las Hermanas Aire), o sea Miren, Amaia y Paxkalin, nietas del bertsolari Xalbador salidas de Urepele, Iparralde. Su set de 9 piezas en 41 minutos tuvo mucho de solemnidad eclesial, del gusto vascofrancés por las voces melódicas, algo menos de la envarada solemnidad del bertsolarismo, y, para cerrar, una versión en euskera del ‘Gracias a la vida’ de la chilena Violeta Parra.

Agradaron mucho las muchachas, un poco más que el cantautor de Rentería Mikel Markez, quien también gustó y ofició en cuarteto (con Arkaitz Miner a la mandolina, violín y guitarra, semiescondido y relegado como los tres escuderos). Durante 10 temas en 56 minutos Markez aprovechó para contarnos su vida (por ejemplo las calabazas que le dio una chica a los 16 años, inspiración de su éxito coreado tímidamente por el respetable ‘Zure begiek’) y cantar con voz tímbrica temas con ecos según nuestra impresión de Los Secretos (en la primera, una canción algo erótica y ‘paradisíaca’, parecía entonar lo de «he muerto y he resucitado», Wovenhand, Vainica Doble (el bis con las chicas: ‘Konplize ditut eta’), Benito Lertxundi (lo solemne), Pablo Milanés o Niko Etxart en la canción marinera (cuando logró que el respetable silbara a su son), y de Triana, Amuriza o Hertzainak según sus explicaciones (‘Ez da aski’, ‘No time for love’…).

OSCAR CUBILLO

Mikel Markez actuó escoltado por tres músicos relegados a sus espaldas (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

Mikel Markez actuó escoltado por tres músicos relegados a sus espaldas (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: