Diamond Dogs: Made in Bilbao (+ entrevista)

El quinteto sueco reivindicándose en el Kafe Antzokia (imagen de móvil: Lorenzo Pascual).

El quinteto sueco reivindicándose en el Kafe Antzokia (imagen de móvil: Lorenzo Pascual).

Miércoles 9 de septiembre de 2015, Bilbao, Kafe Antzokia, 21 h, 12-15 €.

bev diamond dogs cartel bilbaoCon propósito de enmienda regresaron a Bilbao los cinco Diamond Dogs suecos, para reivindicarse, huir de las tentaciones (en el rider explicitaron que no hubiera alcohol de alta graduación en el camerino, cervezas sí) y presentar su nuevo disco, ‘Quitters And Complainers’ (Cargo, 15), que trae un CD extra grabado en el mismo Kafe Antzokia y titulado ‘Made In Bilbao’. Antes de la quinta canción anunció el cantante Sulo que llegaba el momento probablemente más importante de la velada, que traían ese CD que podríamos comprar, que nos acordaríamos del sexto miembro que ya no está con ellos (el fallecido saxofonista Magic Gunnarsson), y le dedicó la nueva canción ‘Black Ribbons’ (cintas negras) ahí donde se encontrara, pues seguramente los estaría viendo en ese momento.

En total su bolo duró 98 minutos para 24 canciones, entre ellas varias celebradas versiones. Si en su visita anterior (febrero de 2012, esta en sexteto) Sulo no se entregó, entre los Diamond Dogs cruzaron gélidas miradas asesinas, y el repertorio sólo mereció la pena al final (además nos contaron que casi no se celebra el concierto porque se pegaron entre ellos la víspera), este miércoles ordenaron mejor el repertorio (a la segunda, su hit ‘Goodbye Miss Jill’, muy boogie), salieron con ganas de defender su nombre y fama, y cumplieron aunque se les notara pelín recreativos, muy profesionales (o sea, haciendo un curro), y Sulo a menudo pidiera palmas participativas como Micky y que ondeáramos los brazos como pide Enrique Iglesias.

Sulo, justo físicamente, perdió mucha voz en la segunda parte (cuando vistió la segunda chaqueta y el segundo pañuelo), pero supo ser el centro de los focos, cual híbrido del Carlos Tarque de los bolos al aire libre y del Ron Wood de pelo negro cardado. Sulo alternó rocanroles y boogies, baladas bien ejecutadas y versiones festivas ejecutadas con credibilidad.

Sí, hubo mucho R&R (la inaugural ‘Deja de ladrar al árbol equivocado’, donde Sulo asió la pandereta como Tarque), a veces con el cool de los Faces en el honky tonk (‘Honked’, el mentado tema dedicado a Magic Gunnarsson ‘Back Ribbons’), otras con vocación de himno coral (el boogie ‘Charity Song’), aquellas con devoción por los Stones (‘Raised A Holler’, la optimista ‘On the Sunny Side Again’), y más hits propios tipo ‘Every Little Crack’, un ‘Anywhere Tonight’ donde Sulo hizo corear a la peña y dijo ‘beautiful / bonito’, y en el bis ‘Sad To Say I’m Sorry’.

Sulo en la segunda balada, la sentida ‘Rush For Comfort’ (imagen de móvil: O.C.E.).

Sulo con la segunda chaqueta en la segunda balada, la sentida ‘Rush For Comfort’ (imagen de móvil: O.C.E.).

Las cuatro baladas intercaladas fueron a más: la nueva ‘Broken’ (al presentarla Sulo dijo que éramos el aforo más bonito de Europa… del mundo), una sentida ‘Rush For Comfort’ (con el guitarrista Lars Karlsson, parecido a Ariel Rot, saliéndose en el punteo), la blusera y dramática ‘Desperate Poetry’ y en el bis la soulera algo Otis Redding ‘Somebody Else’s Lord’.

Por los covers cayeron el ‘Mona’ de Bo Diddley como si lo tuvieran sin acabar de ensayar, un ‘Pills’ de los New York Dolls que fue de lo mejor de la noche y que Sulo de coña presentó como versión de Bo Diddley, y en el bis una traca final doble con el ‘Wild Side Of Life’ del vaquero Hank Thompson (y que podría ser de los Diamond Dogs) y el adiós con el soul ‘Bring It On Home To Me’ de Sam Cooke muy coreado por la gente mixta presente.

OSCAR CUBILLO

A la derecha del quinteto, el elegante teclista Duke Of Honk, que contesta la entrevistita (imagen de móvil: O.C.E.).

A la derecha del quinteto, el elegante teclista Duke Of Honk, que contesta la entrevistita (imagen de móvil: O.C.E.).

 

breve diamond dogs+++ ENTREVISTA +++

A mordiscos

Los Faces suecos, los Diamond Dogs, encaran este septiembre una gira española de doce fechas. El teclista, The Duke Of Honk, nos respondía antes de partir un cuestionario por e-mail. «Estoy muy lejos, en el archipiélago sueco, en una casa de campo en una pequeña isla remota a las afueras de Estocolmo, en el mar Báltico. No hay electricidad y apenas conexión a Internet». El Duque, o sea Henrik Widén, nos confiaba: «La gente que vive en España se encuentra entre las pocas que quedan en el mundo con verdadero amor por el rock and roll. Y nos encanta España, nos encanta el País Vasco, amamos Cataluña, y también Asturias, Galicia y Valencia. O sea que cuantos más shows ahí abajo, mejor». Al preguntarle si aquí el público se parece a cualquier otro europeo, lo rechaza: «¡No, vosotros estáis jodidamente locos!». Y sobre en qué países de Europa tienen más seguidores, sopesa: «Yo diría que en el Reino Unido y en España». Ya, porque no han ido a tocar ni a Estados Unidos ni a Japón. «No, con los Diamond Dogs no».

El chisme, el rumor, asegura que los Diamond Dogs se pelean entre ellos a todas horas. Explica el teclista: «En esta banda sólo nos abrazamos para mordernos. Si tuviéramos la posibilidad pasaríamos todos los días y las noches del año juntos». A veces han dado malos bolos debido al mal rollo entre ellos. Se mataban con las miradas, pero avala el Duque: «Nuestros conciertos de esta gira tendrán el 100 % de energía roquera y duran horas. Los promotores nos tienen que echar de escena antes de que paremos». Sobre lo que venderán en el puesto de merchandising, enumera el duque Henrik Widén: «Sólo lo típico: camisetas, el nuevo álbum ‘Quitters And Complainers’, bragas, zumo de zanahoria y donuts».

‘Quitters And Complainers’ (Cargo, 15).

‘Quitters And Complainers’ (Cargo, 15).

El CD ‘Quitters and Complainers’ trae un CD extra capturado en el Kafe Antzokia. «Lo grabamos en el muy bonito Kafe Antzokia, donde hemos dado tantos shows y todos los hemos disfrutado ¡Es el último show que grabamos con Magic Gunnarsson! -su difunto saxofonista-. Era la persona más divertida con la que he ido de gira. Siempre tenía historias fantásticas que contar, y hambre de nuevas experiencias y de gente sexy. Siempre buscando nuevas aventuras y siempre con un saxo entre sus manos, dentro y fuera del escenario. O sea que por él hemos editado este show. ¡Magic era el rock and roll! Pero ya no tocará nunca más su hermoso saxofón. Le echo de menos terriblemente».

OSCAR CUBILLO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: