CINE: ‘Un día perfecto’: Conflictos con el realismo

BEV UN DIA PERFECTO 0 CARTEL 

*

Texto por GERARDO CREMER

*

Estreno en cine: 28 de agosto de 2015

*

Director: Fernando León de Aranoa

*

Calificación: 2 estrellas sobre 5

*

Trailer de ‘Un día perfecto

 

***

El cine realista-social de León de Aranoa

***

Como una especie de oposición a la recientemente estrenada presidencia de José María Aznar (1996-2004), en 1996, en el cine español, se inicia un retorno a la corriente realista tan propia de nuestra cinematografía. El gran movimiento realista-social ya se daba en el cine español durante la década de los 50 (‘Surcos’, 1951, de Nieves Conde; ‘Calle mayor’, 1956, de Juan Antonio Bardem), y es durante la década de los 60, con Berlanga y Ferreri, pero, principalmente, con su guionista Rafael Azcona, (‘El cochecito’, 1960, de Marco Ferreri; ‘El verdugo’, 1964, de Luis García Berlanga), cuando se desarrolla un realismo-crítico cuyo interés principal no es tanto social y descriptivo como una corriente de oposición al régimen franquista mediante el humor y la burla a la censura.

En este retorno al realismo en 1996, ‘Familia’ (1996), de Fernando León de Aranoa (Madrid, 1968), gana el Goya a la ‘mejor dirección novel’ y tanto en ‘Barrio’ (1998) como ‘Los lunes al sol’ (2002) León de Aranoa se hace con el Goya a la ‘mejor dirección’. En 1999 Benito Zambrano con ‘Solas’ consigue el premio de ‘mejor dirección novel’, al igual que al año siguiente Achero Mañas con ‘El Bola’. Iciar Bollaín quien, junto a León de Aranoa, es precursora de este movimiento realista, triunfa finalmente en los Goya del 2003 con ‘Te doy mis ojos’ y un director tan alejado del movimiento realista como Alejandro Amenábar acaba cayendo en éste con la multipremiada ‘Mar adentro’ (2004).

El realismo social del cine español de 1995 al 2005 aborda temas de actualidad, promovidos por la oposición al gobierno aznarista, fuertemente ligados a problemas sociales de grupos desfavorecidos (el desarraigo de los barrios marginales, la violencia de género, el desempleo, la eutanasia). Un aprovechamiento a la siempre defectuosa política de comunicación de los gobiernos de derechas en España, incapaces de mantener un sistema equilibrado de información en los medios informativos. Que un film como ‘Los lunes al sol’ trate sobre las consecuencias de la reconversión industrial en el norte de España emprendida por Felipe González como arma arrojadiza contra el gobierno de Aznar es un claro ejemplo de esta situación.

Especialmente, el cine de Fernando León de Aranoa es cine descriptivo, de personajes, que evita ahondar en las causas que han creado la problemática y, mucho menos, en las soluciones. Su cine es cerrado, poco abierto a la casualidad (o sea que no suceden cosas casuales, sino que está todo controlado). Fuertemente asentado en el guion, de narrativa concentrada en la acción y de espacios claramente limitados, fácilmente reconocibles por el espectador y con duraciones limitadas. Tiempo y espacio acotan el desarrollo de las escenas de tal forma que su realismo pierde consistencia por la falta de libertad. Para ello se potencia el realismo que se asocia a los informativos televisivos a través de la filmación en espacios reales (los barrios marginales de ‘Barrio’ o los astilleros de Vigo en ‘Lunes al sol’).

 El realismo del cine de León de Aranoa se apoya preferentemente en el uso de imágenes asimiladas por el espectador en los espacios informativos de televisión.


El realismo del cine de León de Aranoa se apoya preferentemente en el uso de imágenes asimiladas por el espectador en los espacios informativos de televisión.

Fernando León de Aranoa es un excelente guionista de diálogos y de caracterización de personajes. Su manera de componer los rasgos psicológicos y físicos de sus personajes sirve como mecanismo para entablar empatía hacia ellos. No sólo eso, el director madrileño es un excelente director de actores y sabe que todo el andamiaje de su cine, toda esta estructura ficcional disimulada en realismo, se apoya en sus actores. A esto se debe la participación en su cine de actores de renombre. Ellos son capaces de entablar con facilidad empatía hacia el espectador, de proporcionar una naturaleza optimista al mundo deprimente en el que viven. Pero nuevamente, esa aparición de actores de fama conlleva un nuevo alejamiento de lo real que se compensa con la aparición de otros actores menos conocidos o, simplemente, no profesionales.

El caso de ‘Un día perfecto’ es evidente en todos estos aspectos. León de Aranoa aborda uno de sus guiones más cerrados, en espacio y tiempo claramente delimitados. La escenificación se identifica con las imágenes que el espectador asocia con los espacios bélicos. No importa tanto que lo que se narre sea una guerra finalizada hace veinte años (la guerra de Bosnia, 1992-1995), como que sus imágenes puedan ser asociadas con escenas bélicas emitidas en telediarios recientes (como por ejemplo, la guerra civil en Siria). Un realismo curioso cuando las localizaciones de rodaje se sitúan en España. También resulta llamativo el equilibrio entre actores profesionales (en este caso internacionales como Tim Robbins y Benicio del Toro) y otros no profesionales o de origen bosnio.

Los personajes alrededor de un pozo componen el tronco argumental de ‘Un día perfecto’. Benicio del Toro encarna a un cooperante de guerra en Bosnia.

Los personajes alrededor de un pozo componen el tronco argumental de ‘Un día perfecto’. Benicio del Toro encarna a un cooperante de guerra en Bosnia.

En el cine de León de Aranoa el guion se desarrolla a partir de una base común, bien sean los encuentros en un bar de un grupo de parados sin ningún futuro laboral en ‘Los lunes al sol’, o, en ‘Un día perfecto’, el intento de un grupo de cooperantes de guerra para extraer un cadáver de un pozo para después desinfectarlo. Esta base narrativa concentra a unos personajes para, posteriormente, desarrollar sus historias individuales, narrándolas a través de diálogos que fluyen mediante la narrativa de causa y efecto. Lo que diferencia a León de Aranoa de otros directores de su generación es la visión optimista, positiva aunque, en muchas de las ocasiones, de acento irónico en la descripción de los hechos. La clave de su cine está en confrontar personajes, compartir problemas para obtener visiones y opiniones diferentes de estos sucesos. Una diversificación que termina por unificar más que por enfrentar ideas. Lamentablemente, a pesar de las virtudes propias de la escritura y de su “saber hacer” en la dirección de actores, León de Aranoa no destaca excesivamente en su puesta en escena, en la composición visual ni en el montaje. A pesar de tener afinidad por algunos directores clásicos del realismo-social francés, como Jean Renoir, su cine, desde un aspecto técnico, está a años luz de ellos. Aunque no tanto de sus aspectos narrativos.

Acerca de Renoir escribe André Bazin:

«Los films de Renoir se perciben de lejos: esa sensualidad, ese sentido de la bondad, con un contrapunto agudo de escepticismo sonriente y de ironía desprovista de amargura es algunas veces cruel, pero gracias a su ternura esa crueldad es objetiva, no es más que el reconocimiento del destino que se opone a la bondad, la expresión de un amor sin frenos que no se forja ilusiones, su simpatía se dirige siempre a la víctima. Pero Renoir, que tiene sentido de lo trágico, no se recrea en ello jamás, no lo menosprecia, porque sabe que la única manera de vencer al destino es creer siempre en la verdad» (André Bazin: ‘Jean Renoir’, ediciones Paidós).

Un texto que perfectamente puede describir lo que uno siente al ver ‘Un día perfecto’.

***

El realismo-poético en el cine de León de Aranoa

***

Al optar por el realismo, el cineasta está obligado a rehuir de los géneros. Pero también el abordar el realismo con intencionalidad moralizante y empática hacia los desarraigados reduce el campo de actuación del director. La fórmula anteriormente comentada, de ese realismo social, contrario a los gobiernos del PP, tuvo su cabida en un momento histórico determinado. Pero en el cine, o bien el director tiene una sólida temática propia y una capacidad renovadora, o bien está obligado a desarrollarse, a buscar nuevos mecanismos de adaptación para acercarse al púbico.

En la película parece no funcionar la fórmula de sistema cerrado como medio de manipulación de los sentimientos del espectador y de ponderar la trama sobre personajes de rasgos marcados e interpretados por actores de renombre. No hay medio de comunicación o entidad financiera a los que señalar con las críticas, a pesar de que sí hay cansancio político entre la población española.

Por ello, ‘Un día perfecto’ se aleja de los espacios cercanos para aproximarse a problemáticas más globales como la guerra. También se busca sorprender con la participación de actores extranjeros e introduciendo una cierta poética visual que no es muy propia del cine realista de Aranoa. Este acercamiento poético se da en una de sus escenas. La secuencia tiene un carácter distante con lo anteriormente contemplado. El realismo surge de lo poético ya que engarza con sentimientos inaprensibles, de carácter abstracto. Con ello, León de Aranoa establece el film como un juego. Una especie de metáfora ficticia en un espacio realista que después se materializa en sentimientos de forma poética. Y esta sensación se alcanza gracias a la abstracción de la música (la extraordinaria interpretación de la canción pacifista de Pete Seeger ‘Where have all the flowers gone?’ por Marlene Dietrich) y una composición visual, de fuerte belleza, que permite que el espectador ponga en evidencia esos sentimientos internos que él si considera reales.

GERARDO CREMER

Esta es la canción de Dietrich.

La casa de Nikola (el niño de la pelota que se une a los cooperantes) retorna al final del film con la canción ‘Where have all the flowers gone?’.

La casa de Nikola (el niño de la pelota que se une a los cooperantes) retorna al final del film con la canción ‘Where have all the flowers gone?’.

 

 

Comments
One Response to “CINE: ‘Un día perfecto’: Conflictos con el realismo”
  1. Kike Morey dice:

    Con una crítica más banal y menos académica, a mi tampoco me llegó a convencer del todo (3/5) https://kikemorey.wordpress.com/2015/09/08/un-dia-perfecto/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: