Virgil & The Accelerators: El héroe Virgilio

Al principio, con la Gibson y los tres con las camisetas (foto: Mr. Duck).

Al principio, con la Gibson y los tres con las camisetas (foto: Mr. Duck).

Miércoles 30 de septiembre de 2015, Barakaldo, Edaska, 20 h, 10-12 €.

Cartel con el anterior bajista.

Cartel con el anterior bajista.

Con 28 minutos de retraso sobre la hora anunciada del show (mucha peña había haciendo tiempo en el bar de enfrente) arrancó el miércoles en el Edaska baracaldés la gira española de 15 fechas del power-trío británico de blues-rock Virgil & The Accelerators (este es su Facebook), liderado por el héroe de la guitarra de 23 años Virgil McMahon (Johannesburgo, Sudáfrica, 91; tupé de futbolista y tatuaje de Hendrix en el brazo derecho; de cuatro guitarras dispuso), respaldado por su hermano menor el baterista Gabriel (exboxeador invicto, melenita tipo hermanos Hanson y torso desnudo rematado por un tatu con el logotipo del grupo) y refrescado por el nuevo bajista Joel Wildgoose (cinco cuerdas, rapada punk, tatus y origen en Puerto España, capital de Trinidad y Tobago).

Llegaron en el ferry y traían su tercer CD, ‘Army Of Three’ (Mystic Records, 14), producido por Chris Tsangarides (Black Sabbath, Gary Moore, Thin Lizzy, Judas Priest…). Al volumen ensordecedor, afilado y despiadado usual en el Edaska (algunos prudentes espectadores protegían sus oídos con tapones), Virgil & The Accelerators se metieron en el bolsillo a la cuarentena de personas que gozaron de su show de 11 temas en 91 minutos. Con la Gibson Les Paul se desparramó mucho blues-rock hendrixiano (el poso del inaugural ‘Take Me Higher’), rock de estadio (‘Blow To The Head’ y su coda con los coros ‘hey’), rocanrol que encendió a la parroquia (‘All Night Long’) y más blues-rock entre la melodía y la reciedumbre de Joe Bonamassa (‘88’, con Virgil curvándose sobre su amplificador también usado por Van Halen).

Ya descamisado, Gabriel McMahon, exboxeador, con el tatu del logo del grupo sobre el corazón (foto: Mr. Duck).

Ya descamisado, Gabriel McMahon, exboxeador, con el tatu del logo del grupo sobre el corazón (foto: Mr. Duck).

Con la Fender Stratocaster Virgil amasó boogie algo Stevie Ray Vaughan (el instrumental ‘The Storm / La tormenta’), y con la Fender Telecaster su raigambre británica emergió en un tema a lo Bad Company con épicos punteos tipo Lynyrd Skynyrd (‘Free’, cuando el héroe de la guitarra se puso a solear a ras de suelo delante de dos moteros fumetas que parecían Cheech y Chong). Esto antes del bis doble solicitado por el respetable coreando ‘Virgilio, Virgilio…’ y abierto por los 15 minutos del instrumental ‘Silver Giver’ (la Stratocaster encadenando blues lento, rollo hawaiano a lo Setzer, soul desnudo y cascadas emotivas que nos enclaustraron a todos los presentes en una nube) y cerrado con la Les Paul y el ‘Rock N’ Roll’ de Led Zeppelin entonado por el bajista caribeño. Esta gira promete. Nosotros repetiríamos.

OSCAR CUBILLO

PD: recuerdo después de subir este texto que el volumen era tan alto en el Edaska que apoyé un vaso de Voll-damm al lado de un bafle (de un monitor que oía Virgil) y sus bufidos y palpitaciones lo arrojaron al suelo y lo rompieron, por eso el charco en las filas delanteras de la sala

Con la Stratocaster y ya con dos descamisados, el power-trio siempre conjuntado (foto: Mr. Duck).

Con la Stratocaster y ya con dos descamisados, el power-trio siempre conjuntado (foto: Mr. Duck).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: