Ryan Bingham: Ronco cantautor sureño

Ryan Bingham con su violinista viejuno, que les robó muchas ovaciones (foto: Eneko García Ureta).

Ryan Bingham con su violinista viejuno, que le robó muchas ovaciones (foto: Eneko García Ureta).

Viernes 2 de octubre de 2015, Bilbao, Kafe Antzokia, 22 h, 16-20 €.

BEV RYAN BINGHAM CARTELContábamos en el post anterior que dos roncas voces sureñas, populares cada una en su campo y público, la noche del viernes levantaron ovaciones de pasión y llenaron sus respectivas citas. Ambas figuras oficiaron en quinteto musical variable, con sendos secundarios que les robaron aplausos: un bailaor invitado a la cantaora Carmen Linares y el violinista al mismísimo Ryan Bingham (Hobbs, Nuevo México, 1981; esta es su web), acaparador de premios Oscar (su canción ‘The Weary King’, de la película ‘Crazy Heart / Corazón rebelde’ (09)), Grammy y Globo de Oro, y generador de unas ovaciones de estrella. Especial expectación se mascaba en el Kafe Antzokia ante su actuación, calentada en solitario con guitarra eléctrica por Elijah Ford (que luego no tocó el bajo en la banda y… ¡ni siquiera vio el concierto!). Ryan, tocado con sombrero adornado por una plumna, fue muy americano en su intervención (sonidos reminiscentes de la Guerra de Secesión, invocaciones a las madres presentes, animar a la fiesta…), y dio un poderoso y sentido bolo con 19 canciones en 103 minutos en los que alternó rock, country y folk.

Ryan con su sombrero de cowboy adornado por una pluma, quizá aquilina (imagen de móvil: J. Luis Suárez).

Ryan con su sombrero de cowboy adornado por una pluma, quizá aquilina (imagen de móvil: J. Luis Suárez).

Sí, abarca mucho campo (estilístico) y muchas canciones las compartimente en trozos (unos tres en ‘Southside Of Heaven’, que parecía varias unidas), añadiendo pasajes de folk celta, arreones finales hillbilly a menudo protagonizados por el violinista viejuno, rechulos punteos superpuestos, etc. En su Facebook se etiqueta como cantautor / rock / americana, y su fórmula compositiva, sin duda sincera, agrada a un amplio espectro de público, como se notó en el Antzoki. Bingham gusta por el rock de la escuela del Springsteen maduro (‘Southside Of Heaven’), de John Cougar Mellencamp (‘Island In The Sky’), del melódico John Cafferty (‘Radio’, la bonita ‘Broken Hearted Tattoos’), de los camineros Texas Tornados (el homenaje ‘Adventures Of You And Me’, que arrancó contando en español ‘un-dos-tres-cuatro’) o de un rock tan lejano físicamente como el de los Waterboys célticos, épicos, violinistas e incluso aindiados (‘Top Shelf Drugs’).

Ryan gustó y emocionó más a muchos en sus formatos acústicos, por ejemplo con el trío; aquí él con la mandolina versionando el ‘Galway Girl’ de Steve Earle (imagen de móvil: Maite Elorza).

Ryan gustó y emocionó más a muchos en sus formatos acústicos, por ejemplo con el trío;
aquí con él a la mandolina versionando el ‘Galway Girl’ de Steve Earle (imagen de móvil: Maite Elorza).

Ryan Bingham también seduce por el country, claro, pues pisó el honky tonk como Hank III (‘Tell My Mother I Miss Her So’, con pasaje céltico violinista y festivo incrustado) y Dwight Yoakam (‘Snow Falls In June’), versionó a Steve Earle (‘Galway Girl’, con la mandolina) e hizo lentos como los forajidos relajados a lo Kris Kristofferson (el mentado ‘Nobody Knows My Trouble’; este es el clip). Y convence por el folk, quizá en la faceta que más hondo caló en el Antzoki (en trío acústico por el ecuador y en solitario en el bis), pues resonó a Dylan con la armónica, al Springsteen desenchufado del ‘Nebraska’ (‘The Poet’) y a los roncos Tom Waits y Sean Rowe (‘The Weary Kind’, la del Oscar, abriendo el bis a solas en un silencio solemne, casi sepulcral, totalmente respetuoso, de la audiencia).

OSCAR CUBILLO

Saludos… ah, esperad a la foto, que falta el batería (imagen de móvil: O.C.E.).

Saludos… ah, esperad a la foto, que falta el batería (imagen de móvil: O.C.E.).

Parte del público de un bolo de Ryan en Waco, Texas, este agosto, en el Margarita Festival, al que fue Pato con su novia, pagando cada uno 40 $, y viéndolo rodeados de puestos de hot dogs de sheriffs armados, de tipos altos con sombreros vaqueros y camisas de cuadros y de pandillas de chicas con vestidos y camperas, como las de esta imagen de móvil de Mr. Duck.

Parte del público de un bolo de Ryan en Waco, Texas, este agosto, en el Margarita Festival, al que fue Pato con su novia, pagando cada uno 40 $, y viéndolo rodeados de puestos de hot dogs y de sheriffs armados, de tipos altos con sombreros vaqueros y camisas de cuadros y de pandillas de chicas con vestidos y camperas, como las de esta imagen de móvil de Mr. Duck.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: