Manolo Tena: Ocho años después

El septeto oficiante concentrado en el Campos al inicio de la gira española (foto: Mr. Duck).

El septeto oficiante concentrado en el Campos al inicio de la gira española (foto: Mr. Duck).

Sábado 10 de octubre de 2015, Bilbao, Teatro Campos, 20 h, entradas de 18 a 28 €.

‘Casualidades’ (2015).

‘Casualidades’ (2015).

Para el flojo bolo que el ex Cucharada y Alarma Manolo Tena (Madrid, 1951) ofreció el sábado en el Teatro Campos cabe alegar una excusa perfecta: tras ocho años de silencio era su primer concierto, el del inicio de la gira de su disco ‘Casualidades’. Tena, alto y hierático, con flequillo envidiable y barriga saludable para un extoxicómano, ofició envarado, con voz ronca y tristona, mirando a menudo a sus pies donde estaban las letras de las canciones, con las manos en los bolsillos cual bertsolari, ataviado con una chamarra cruzada poco natural que parecía su sotana y más aún cuando al llevar el compás con la mano derecha (la izquierda en el bolsillo, sí) parecía que estaba repartiendo bendiciones.

Además, Manolo Tena, que se define misántropo, tenía enfrente a mucha gente cercana, querida incluso: habitantes del pueblo extremeño de sus padres (Benquerencia de la Serena, Badajoz), su hija Manuela (a la que dedicó ‘Alicia’; también dedicó a Ana, la madre de Manuela, la revisión del ‘Cuerpo de mujer’ que compuso para Antonio Flores), su sobrino Rafita (para él ‘Opiniones de un payaso’ –este es el clip oficial), su hermana Clemen (‘Sangre española’), fans de Alarma también llegados de lugares lejanos… Soltó Pato: «¡Están todos! ¿Aquí quién ha pagado?».

El ambiente fue desangelado y frío (‘Loco por verte’), la entrada media, el bolo arrancó con un cuarto de hora de demora y los fans no acabaron de conectar durante los 105 minutos y 19 temas (incluyendo el popurrí de Alarma, a lo La Fuga y lo más vivaz, quizá por jugar a adivinar cuál sería el siguiente trozo de canción que incrustaría: ‘Preparado para el rock and roll’, ‘Tu amor’…). Manolo Tena actuó en gran formato, en septeto concentrado pero no entregado, con los gregarios tocando igual de bien que mercenarios sin compromiso. Un combo que sonó plano y mal por la ecualización inadecuada y cuyos miembros vestían de modo tan gris que no proyectaban sino mediocridad. Acuden así a una entrevista laboral y no les cogen, claro.

Abriendo el bis con el costumbrista ‘Qué te pasa’ y nuevo chaleco sin mangas (foto: Mr. Duck).

Abriendo el bis con el costumbrista ‘Qué te pasa’ y nuevo chaleco sin mangas (foto: Mr. Duck).

Tena lanzó varios mini discursos demagógicos (la droga es una enfermedad, los políticos son malos, los amigos son los que acuden a ayudarte aunque no les hayas visto en años…) a lo largo de un encuentro en perfil bajo, exento de glamour, con la lírica diluida entre la rutina, con ecos de Sabina (la inaugural ‘Marilyn Monroe’ de Alarma), Ramoncín (‘Casualidades’), Danza Invisible (‘Las mentiras del viento’), Los Secretos (no sólo por sus parlamentos a lo Enrique Urquijo, también en temas como el fronterizo ‘Desnudo bajo las lluvias’) o Revólver (‘Flores’).

Y lo peor: fue un encuentro tedioso de principio a fin, desde la intervención doble del invitado sorpresa, el jazzman Jorge Pardo con su flauta (entonces en octeto versionaron a Otis Redding en su muelle de la bahía y el bolero ‘A ninguna parte’ que Tena metió en la película de Berlanga ‘París-Tombuctú’ y que fue de lo más aparente de la velada), hasta el epílogo inane con éxitos mayúsculos que no calaron: ‘Sangre española’, ‘Frío’ de Alarma, y en el bis, para el que regresó con un nuevo chaleco vaquero sin mangas, un costumbrista ‘Qué te pasa’ y un ‘Tocar madera’ sin garra («tocar madera y a cenar» dijo al presentar, o sea que vaya ánimo tenía). A ver si con el rodaje de la gira y sin tanta familia delante mejora su directo, porque en Bilbao no se engancharon ni los fans predispuestos.

OSCAR CUBILLO

Manolo alza el brazo al final, antes de irse a cenar (imagen de móvil: O.C.E.).

Manolo alza el brazo al final, antes de irse a cenar (imagen de móvil: O.C.E.).

Comments
6 Responses to “Manolo Tena: Ocho años después”
  1. Elena dice:

    Me parecio bochornosa tu critica entonces y ahora la vuelvo a revisar y q pena Oscar
    Era necesario ?

    • Salud, Elena. Ese es un texto respetuoso al máximo con el actuante. Lo más duro que se dice en sus líneas es que la banda era mercenaria y no se entregó. La frialdad fue extrema arriba y abajo del escenario esa noche en el Campos. Se le excusa a Tena alegando que llevaba 8 años sin dar conciertos. No sé si estuviste ahí, pero se narra lo ocurrido con paños calientes. Si sugieres más eufemismos amables, bien recibidos serán. Gracias por leer y releer, Elena.

      • Elena dice:

        Claro q estuve Oscar porque me gusta dar oportunidades a la gente cuando ha pasado un duro y aspero desierto y sobre todo a personas sensibles y humildes como Manolo Tena
        Me parecio de verdad muy cruel tus comentarios sobre una ‘barriga envidiable para un extosicomano” y te pasas te tb sobre su forma de marcar el compas .
        A mi me parecia una seña de identidad suya.
        N

  2. Apreciada Elena: He releído el texto y en realidad escribí: “con flequillo envidiable y barriga saludable para un extoxicómano”. Su flequillo con más de 60 años era envidiable. Y lo de la barriga me atreví a escribirlo porque quizá estuviera menos… hinchada que la mía. Gracias por tus apreciaciones.

    • Elena dice:

      Te agradezco muchisimo q me respondas Oscar
      Me encantan tus criticas y valoro mucho tu trabajo de verdad
      Por eso y por el aprecio q le tenia a Manolo me parecio excesivo los comentarios fisicos
      Pero ya esta gracias y cuando te metas con alguna de mis debilidades musicales ahi estare dandote un poco la brasa eh?
      Con todos mis respetos un abrazo Oscar y hasta otra.

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] ¿La última vez que actuó en Bizkaia fue cuando escoltó al difunto Manolo Tena en su concierto de reaparición, en octubre de 2015? Usted participó en la versión del ‘Muelle de la bahía’ de Otis Redding y del bolero ‘A ninguna parte’ que Tena metió en la película de Berlanga ‘París-Tombuctú’ (así lo contamos aquí). […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: