Two Gallants: Dos galanes rubios

Nacieron en el 81, tocan juntos desde los 12 años, y como Two Gallants desde los 21 (foto: Stereozona).

Nacieron en el 81, tocan juntos desde los 12 años, y como Two Gallants desde los 21 (foto: Marta Bravo / Stereozona).

Viernes 16 de octubre de 2015, Bilbao, Sala Rekalde, 20 h, entrada libre.

‘We Are Undone’ (ATO Records, 15).

‘We Are Undone’ (ATO Records, 15).

Un puñado de hípsters flacos y barbados y no pocos extranjeros se presentaron el domingo en el Azkena para catar a Two Gallants, de San Francisco, California, un dúo de guitarra y batería que lleva tocando juntos desde los doce años aunque datan este proyecto en 2002, cuando tenían 21. Antes del bolo, muchos espectadores les habían visto cenando de pinchos por los bares de alrededor, Vinieron a estrenar su quinto disco, ‘We Are Undone’ (ATO Records, 15), en una gira de cuatro fechas: Barcelona, Valencia, Madrid y Bilbao. Fue un bolo rudo e intimista de 14 piezas en 88 minutos, piezas que nacen del country americano y que son ejecutadas con personalidad: pegada de la batería del barbado y cool cual surfer Tyson Vogel, cambios de ritmo y de ambiente en una misma canción, y la estupenda y pasional garganta de Adam Stephens, guapo y atildado como un sueco, que en vivo gasta una voz más profunda, más ronca, a lo David Gray roto.

Adam Stephens, con la voz más grave y ronca que en disco (foto: Lorenzo Pascual).

Adam Stephens, con la voz más grave y ronca que en disco (foto: Lorenzo Pascual).

A pesar de lo tradicional de sus fuentes (folk, blues, rock, góspel incluso), Two Gallants las han sabido recrear con personalidad incluso indie: los mentados cambios de ritmo, la sensibilidad a flor de piel, el dolor metafísico… Rubicundos, recios, lacónicos, sanotes, educados y un tanto distantes (y eso que estábamos en primera fila, o quizá es que son místicos), Dos Galanes (bautismo inspirado por Jame Joyce) sonaron aptos para una película de los hermanos Coen (la inaugural ‘Despite What You’ve Been Told’), hicieron blues arcano como la JSBX aindiada (‘We Are Undone’), el folk les salió moderno como el de Seth Lakeman (‘Steady Rollin’’), elevaron las voces al cielo como Band Of Horses pero mejor (‘My Love Won’t Wait’), en una petición especial lograron su culmen (‘My Madonna’, espiritual vals de country alternativo vía los Cowboy Junkies o unos Lambchop en formato mini), con Adam al piano marcaron soul dramático (‘Invitation to the Funeral’), echaron mano de sus piezas redondas ( ‘Seems Like Home To Me’, gospel y minimal como el primer Elvis y moderna como los Avett Brothers), Adam sopló la armónica a lo Dylan sobre un soporte pectoral donde sostenía dos instrumentos (‘Fail Hard To Regain’) y roquearon a dúo como los White Stripes (‘Some Trouble’).

Tyson Vogel, cool cual surfer (foto: Lorenzo Pascual).

Tyson Vogel, cool cual surfer (foto: Lorenzo Pascual).

El primer bis, que les costó a ellos conceder y al respetable arrancar a base de silbidos, lo abrieron con el ‘Settin’ the Woods On Fire’ de Hank Williams. Y, cuando suponemos que el pipa les dijo que tenían tiempo, regalaron un segundo bis cantando ‘Broken eyes’ sin micros y entre el público, en una escena muy indie e íntima, con las chicas presentes ojipláticas alrededor de los galanes rubios.

OSCAR CUBILLO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: