Eleanor McEvoy: Ocho recursos (+ entrevista)

Eleanor simpática, polivalente y entretenida dama dublinesa de 1967 (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

Eleanor, simpática, polivalente y entretenida dama dublinesa de 1967 (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

Domingo 25 de octubre de 2015, Bilbao, 23º Ciclo Musiketan, Sala BBK, 20 h, 12 €.

bev 23 musiketanEl domingo rozó el lleno en la Sala BBK, en el 23º Musiketan (el ciclo de conciertos en pequeño formato), la cantautora irlandesa Eleanor McEvoy (Dublin, 1967), simpática, polivalente y entretenida. Era la tercera fecha de una minigira vasca que pasó antes por Sopela (agotó el aforo) y Mungia. En el Musiketan Eleanor contó historias (la del australiano que le pidió cantar la canción de las cerillas), usó cinco instrumentos (piano de cola, violín –pizzicato y rasgado-, caja de cerillas, guitarra eléctrica y acústica –ésta rasgada y con su caja usada de percusión-: en total siete recursos, ocho contando la voz), cantó de maravilla en tres idiomas (inglés, francés para el ‘Milord’ de Edith Piaf –escrito por Moustaki y cénit de la cita, con ella al piano cabaretero-, y euskera para el ‘Lau teilatu’ de Itoiz al final), tocó 18 piezas en 71 ágiles minutos, en el arranque dijo que era brillante y fantástico estar en Bilbao y por el epílogo se mostró pública y sinceramente agradecida al reconocer el buen sonido de la sala, el trato y profesionalismo de la agencia Serrano Producciones, etc.

Eleanor McEvoy arrancó con pop a lo Tracy Chapman (‘I’ll Be Willing’), hizo canciones de amor (‘You’ll Hear Better Songs (Than This)’, tipo folk celta ésta), denunció los abusos sexuales de ciertos clérigos (la blusera y minimal ‘Deliver Me’; al acabarla comentó que no era normal que la gente aplaudiera al acabar de oírla), sofisticada cantó a la lujuria (‘The Thought Of You’), mostró sus recursos con la voz y la percusión (‘Isn’t It A Little Late’; aquí un YouTube-), reveló su alto nivel al piano (‘Harbour’), versionó vía Broadway a los Beach Boys (‘God Only Knows’), con la eléctrica hizo blues a lo Bonnie Raitt (‘The Way You Wear Your Troubles ‘), insistió en la lujuria (‘Take You Home’), incidió en el minimalismo pellizcando el violín (‘Look Like Me’ –aquí otro YouTube-), con el arco frotando las cuerdas del violín intercaló un instrumental celta, y acabó con el post-pop de su coreado hit femenino ‘Only a Woman’s Heart’, tema que escribió en un momento bajo, como presentó antes del momento más bonito de la velada, por sentimental y participativo. Y para el bis Eleanor reservó dos piezas más, sendas versiones: de Bob Dylan con la acústica ‘I’ll Be Your Baby Tonight’, y de los vascos Itoiz el mentado ‘Lau Teilatu’, vía post-pop con la eléctrica.

OSCAR CUBILLO

Su arsenal instrumental en escena: piano de cola, dos guitarras, el violín en su caja y las cerillas en su bolsillo (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

Su arsenal instrumental en escena: piano de cola, dos guitarras, el violín en su caja y las cerillas en su bolsillo
(foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

+++ ENTREVISTA +++

*** 

«A veces olvidamos lo lejos que hemos llegado las mujeres»

***

La cantautora irlandesa actuó en Sopela, Mungia y Bilbao.

«Intento crear magia», avisaba

 

La cantautora irlandesa Eleanor McEvoy (Dublin, 1967) ha llenado, incluso agotado el aforo, las cuatro veces que ha actuado en el Musiketan, el ciclo de conciertos en pequeño formato patrocinado por EL CORREO, donde ha oficiado en 2005, 2007, 2008 y 2009. Esta vez regresó con una minigira de tres conciertos, todos a las ocho de la tarde: viernes en Sopela (Kurtzio, 5 €; agotado el aforo), sábado en Mungia (Olalde, 10 €; aquí se le agotaron los discos a la venta) y domingo en Bilbao, por quinta vez en el Musiketan (Sala BBK, 12 €), en su 23º edición.

«Del Basque Country me encanta la música, el idioma, el paisaje, la comida… ¡y el vino también! Y sobre todo la gente. Encuentro que los vascos son muy amables y cálidos. Siempre es un privilegio tocar allí», nos contaba el martes de esa semana, desde su casa en el «condado de Wexford, en la costa sureste de Irlanda. Acabo de regresar de una gira por Estados Unidos. He desayunado tostadas, ¡pero creo que mi tripa quería cenar!», bromeaba sobre el jet lag.

McEvoy actuó en solitario en las tres plazas vizcaínas: «La alineación completa corre por mi cuenta. No tengo ningún grupo. Llevo una selección de instrumentos conmigo, piano, guitarra y violín, y utilizo un montón de texturas y colores para aportar variedad. Intento crear magia y trato de cantar especialmente para el recinto que estoy visitando». La dublinesa se considera una cantautora. «Sí. Mucho. Esa palabra me define exactamente».

El disco ‘El corazón de una mujer’ (92), un recopilatorio en el que participó junto con otras damas de la canción como Dolores Keane, Sharon Shannon o Mary Black, es el más vendido en Irlanda. Más que cualquiera de U2 gracias a sus más de 750.000 copias colocadas. «Sí, ¡a mí también me sorprende!», se quitaba importancia antes de intentar explicar la razón de tal repercusión: «Creo que hace veinte años en Irlanda la mujer pasaba por malos tiempos. A veces olvidamos lo lejos que hemos llegado. Cuando yo estaba en la universidad la anticoncepción era ilegal, el divorcio era ilegal. Mi madre tuvo que dejar su empleo en la función pública al casarse. Esa era la ley. A veces pienso que tal vez mi canción (‘Only A Woman’s Heart’) resonó entre la gente debido a este tipo de cosas. Pero en verdad, honestamente no conozco la respuesta».

 ‘Stuff’ (Mosco Disc, 14).

‘Stuff’ (Mosco Disc, 14).

Al inquirirle si compone canciones para los oídos femeninos, respondía: «No, en absoluto, pero procuro escribir lo más honestamente que puedo, y por supuesto que escribo desde mi propio punto de vista. O sea que supongo que siendo una mujer es inevitable que acabe dirigiéndome mucho a las mujeres. Dicho esto, en los últimos años hablado acerca de los problemas de los hombres. Por eso grabé la canción ‘Memphis Tennessee’, de Chuck Berry en mi nuevo álbum, ‘Stuff’ (Cosas, material)».

Se refiere a su undécimo disco de estudio, editado en marzo de 2014. «Tiene canciones de amor no correspondido, un poco de humor negro en otra sobre un compositor que da la espalda a su amante (‘No culpes a la canción / Do Not Blame The Tune’), otra crítica con el manejo de la iglesia católica respecto a los escándalos de abuso infantil en Irlanda (‘Deliver Me’), y canto ‘Memphis Tennessee’ de Chuck Berry enfocando el problema de un padre al que no se le permita ver a su hijo».

Al acabar los conciertos, Eleanor McEvoy pensaba que vendería sus discos en Sopela, Mungia y Bilbao, pero se le acabaron antes de la tercera cita, en una prueba de que gustó al público. Y ya que insistía en Chuck Berry, uno de los padres del rock and roll, le preguntamos por sus influencias: «Desde el punto de vista de la composición, Bob Dylan, Leonard Cohen y Joni Mitchell han sido grandes referencias para mí. En cuanto a los géneros en general, me gustan los grupos que son orgánicos y me encanta el blues, o sea que Muddy Waters, Howlin’ Wolf y después Ella Fitzgerald y Billie Holliday también me han marcado mucho».

OSCAR CUBILLO

Comments
One Response to “Eleanor McEvoy: Ocho recursos (+ entrevista)”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] en octubre de 2015 titulamos ‘ocho recursos’ la reseña de su concierto (esto escribimos, pues Eleanor usó cinco instrumentos: piano de cola, violín –pizzicato y rasgado-, caja de […]



Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: