Jon Spencer Blues Explosion: Diez años de la Fever

El power-trio yanqui en uno de los subclubes de la Fever, el grande, el denominado Gold (foto: Mr. Duck).

El power-trio yanqui en uno de los subclubes de la Fever, el grande, el denominado Gold (foto: Mr. Duck).

Viernes 6 de noviembre de 2015, Bilbao, Santana 27 / Club Fever, 23 h, 20-25 €.

bev jon spencer blues explosion fever 10 años cartelFeliz décimo cumpleaños al club Fever, ubicado en la sala Santana 27 (ésta tiene once años). Se trata del recinto privado de conciertos con máxima capacidad de Bizkaia. ¡Había más de 1.500 personas cuando vimos ahí a Turbonegro! La Fever es parada vasca fija de las giras de los grandes grupos metaleros y la semana pasada reventaron Slayer (el 30 de octubre). Además de los findes de madrugadas bailongas y electrónicas para jóvenes o no, la Fever programa actos en sus cuatro sub-clubes: Pink (no sólo gay), Gold (el grande), Black y Blue (éste en el primer piso).

Pues la Fever celebró su primera década en vanguardia de la escena con un guateque múltiple (pinchas, la telonera Gemma Ray a las 22 h, postbolo con Los Paniks…) encabezado por el power-trio neoyorquino Jon Spencer Blues Explosion, que ya agotó en su última visita a Bilbao, en 2013 en el Antzoki (entonces flojeó y así lo contamos) y que esta vez prometía «un directo abrasivo e impactante». Un concierto que casi se suspende, por cierto: momentos antes el guitarrista Judah Bauer sufrió un grave ataque de asma y le dieron oxígeno. Tan mal pintaba la cosa que nuestro amigo el DJ Mimoloco pensó que se moría (vaya, es domingo por la mañana y nos enteramos de que por esta razón suspende los bolos de Barcelona y Toulouse).

Centrado y pegado al tablado el espectador podía disfrutar más de la pantalla de fondo (foto: Mr. Duck).

Centrado y pegado al tablado el espectador podía disfrutar más de la pantalla de fondo (foto: Mr. Duck).

Había menos público del esperado ante el insobornable guitarrista yanqui. Unas 500 personas (contando los muchos invitados del cumpleaños). Pocas para la figura, empero la competencia de ese viernes en Bilbao: Lichis en la Stage Live, Mark Olson en el Satélite T (acabó a palos con su armonicista español a la vista de todos por cuestiones de dinero), tres grupos chulos en el Antzoki (copio: Disco las Palmeras! + The Zephyr Bones + The Suicide Of Western Culture), el musical ‘Guerra’ con Pla, Muguruza y Refree en el Teatro Campos, ZA! en el Hika…

‘Freedom Tower- No Wave Dance Party 2015’ (Bronze, 15).

‘Freedom Tower- No Wave Dance Party 2015’ (Bronze, 15).

El trío explosivo, que lleva un cuarto de siglo roqueando sincopado, traía su novedoso ‘Freedom Tower- No Wave Dance Party 2015’ (Bronze, 15), registrado en el estudio Daptone, un opus superfunky, arriesgado y descarado. Sin setlist, improvisando sobre la marcha, a la postre unos 80 minutos (los seis de espera del bis incluidos) sonaron unos 27 temas, unidos y la primera parte sin parar de meter caña ni de tocar. Ante pantallas con esqueletos bailongos, imágenes de serie B en blanco y negro y demás, el combo (dos guitarras y batería) expelió funk a contrapié (de la no wave hasta el rollo James Brown con Catfish Collins) y un poco de blues-rock caminero mientras Jonathan Spencer (Hanover, Nuevo Hampshire, 1965) nos imprecaba y espoleaba salvando la noche a base de profesionalismo.

Entre el centrifugado rompeespinazos buscando títulos oímos palabras como ‘Hey’, ‘C’mon’, ‘She’s got it’, ‘Think about it’, ‘Get your pants off’… Ateniéndose a una receta quizá agotada (o cuando menos saboreada), la batidora mezclaba rock and roll agilizado, funk neoyorquino postmodernista y urbanita, rap vía Run DMC, blues-rock caminero del Mississippi contemporáneo, boogie que engañaría a ZZ Top, voces con ecos cavernosos, alguna pose soul con Spencer asomándose al borde del tablado asiendo el pie de micro a la maneraclásica, el juego con el theremin (truco del que no abusó, quizá porque no le gustó cómo sonaba a tenor de los gestos que hizo a los técnicos) y los ritmos bateristas de Russell Simins partiendo del hip-hop pero ejecutados orgánicamente y con un bombo saturado hasta la molestia.

Spencer a la derecha, junto al theremin que mucho no usó (foto: Mr. Duck).

Spencer a la derecha, junto al theremin que mucho no usó (foto: Mr. Duck).

Estuvo bastante bien, a pesar de que nos sabemos la fórmula. Algunos notaron que los músicos se estaban conteniendo y que en el bis se entregaron más, pero no olvidemos que casi se suspende por enfermedad del guitarrista. Nos decía el socio de la Fever Adrián Medrano a toro pasado: «Hay división de opiniones. Gente que no lo conocía, flipó. Otros que somos fans apreciamos su valentía a la hora de hacer un bolo sin hits e innovando de nuevo. Otros que hablan de los viejos tiempos y de bolos anteriores, lo comparan y este no les gustó tanto». Y remataba Adrián: «A mí me sigue pareciendo que JSBX tienen unos cojones enormes, que no se pliegan, que arriesgan, que apabullan, desconciertan y eso en el rock ahora es muy difícil y se ve poco». Ya, que la peña compare tanto con el Spencer de bolos anteriores revela nostalgia de quien emite el comentario.

OSCAR CUBILLO

Judah Bauer (enfermo pero en pie), Russell Simins (al levantarse tras el bis parecía ido, le costó enterarse) y el ex toxicómano y modelo Jonathan Spencer (foto: Mr. Duck).

Judah Bauer (enfermo pero en pie), Russell Simins (al levantarse tras el bis parecía ido, le costó enterarse)
y el ex toxicómano y modelo Jonathan Spencer (foto: Mr. Duck).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: