Allen Toussaint: El penúltimo concierto

La manos del artesano de la música de Nueva Orleans apuntando al cielo (foto: Lorenzo Pascual).

La manos del artesano de la música de Nueva Orleans apuntando al cielo desde Bilbao (foto: Lorenzo Pascual).

Domingo 8 de noviembre de 2015, Bilbao, Ciclo Music Legends, 20 h, 32 €.

BEV ALLEN TOUSSAINT cartel bbk(Publicamos este post justo cuando nos enteramos del fallecimiento del pianista Allen Toussaint por paro cardíaco, a los 77 años, tras ofrecer el lunes un concierto en Madrid, en el teatro Lara. Este texto es sobre su penúltimo concierto, en cuarteto en Bilbao.)

 

El pianista clásico de Nueva Orleans de 77 años Allen Toussaint (Gert Town, Nueva Orleans, Luisiana, 14 de enero de 1938; Madrid, España, 10 de noviembre de 2015), productor y compositor de numerosos éxitos en los años 60, ofreció un concierto convencional, pulcro y casi turístico, con voz aflautada e interpretación impecable pero demasiado transversal en formato cuarteto (sí, su piano de cola, plantado en medio del tablado, tapaba a sus tres escuderos, veteranos y también de tez negra clara). Ofició en el ciclo Music Legends, en una Sala BBK mixta que frisó el lleno y cuyo aforo salió encantado. Quitando a Pato, que le pareció muy blando, y a mí, que además de blando me pareció aburrido y hasta previsible, los espectadores se deshacían en elogios.

Allen Toussaint, chaqueta de lentejuelas… (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

Allen Toussaint, chaqueta de lentejuelas… (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

Toussaint apareció vestido con glamurosa americana de lentejuelas pero calzado con sandalias y calcetines blancos («como un alemán», dijo el trotamundos Pato, que hace poco estuvo en Nueva Orleáns; pero bueno, todos los podólogos recomiendan llevar las sandalias con calcetines), el bueno de Toussaint, afable y consciente de su condición estelar, en 78 minutos (sin bis porque en la sala no había ningún pianista que se aviniera a tocar boogie con él) interpretó 16 piezas (incluyendo un popurrí con clásicos suyos enlazados: ‘Mother In Law’ –que escribió para Ernie K-Doe-, ‘Fortune Teller’…), todo el rato con suavidad ejecutoria y adscripción al canon (similitudes con Fats Domino, ecos sobre todo vocales de los Meters, el standard ‘St. James Infirmary’ estirado y con el público chasqueando los dedos en lo que fue lo mejor de la velada, el ‘Tipitina’ del Profesor Pelolargo…), desde el blues de la ciudad creciente y el soul hasta el funk (‘Get Out Of My Life, Woman’, que escribió para Lee Dorsey, con punteo protagonista de su fornido guitarrista, de cráneo rapado, pies descalzos y pantalón étnico de retales), un repertorio con un acabado tan perfecto como el de una película de Adam Sandler y un tono pulido, comercial (‘Southern Nights’) y tan poco sorpresivo o estimulante que devino soporífero (al que suscribe se le cerraban los ojos y pensaba que el sonido que le envolvía era perfecto, dicho sea con todo respeto).

Tiene una banda más grande, pero a esta gira vino en cuarteto (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

Tiene una banda más grande, pero a esta gira vino en cuarteto (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

Dos veces he visto a Dr. John y las dos superó de largo lo ofrecido por Toussaint, por autenticidad y actitud en el caso del blanco. Ayer lunes pensaba que la mayoría de los que salieron encantados del show no se acordarían de esta velada dominical dentro de no mucho tiempo. Pero ahora, debido al óbito del artista en la noche de lunes al martes, muchos evocarán que estuvieron en su penúltimo concierto.

OSCAR CUBILLO

Comments
2 Responses to “Allen Toussaint: El penúltimo concierto”
  1. Estimado Oscar,
    Ya que soy lector habitual de éste magnífico blog, de gratis, voy a hacer mi pequeño y humilde aporte en forma de comentario. Yo también he tenido la suerte de ver dos veces al Dr. John: la primera como “telonero” de Chuck Berry y la segunda el año pasado (ambas en Vitoria). Tengo muy buen recuerdo de la primera, pero no de la segunda. Creo que Trombone Shorty se lo comió con patatas, y su concierto homenaje a Louis Armstrong fue aburrido. Tanto, que al de media hora quedábamos cuatro. Y es que la música de New Orleans es fácil de entender cuando es fiestera, pero cuando se complica (como la misma ciudad) puede ser difícil de disfrutar para el profano (entre los que me encuentro).
    Pero centrándonos en el concierto del recién fallecido, creo que dio un bolo redondo. Es lo que yo esperaba de un pianista de NOLA: un poquito del Professor, clásicos de ayer y hoy, y sus grandes éxitos (sobre todo el Get of my life woman, que conocí en mi juventud de la mano de Freddie King en aquel magnífico disco Freddie King is a Blues Master). Era lo que buscaba, y por eso compré la entrada el mismo día que salieron a la venta, y pude disfrutar del concierto desde la primera fila, bien orientado a sus manos. Y por eso al final, cuando pidió un pianista, me encogí en el asiento, porque no quería fastidiar un concierto que para mí había sido como viajar un poquito a Nueva Orleans (uno es pobre y todavía no ha tenido la suerte de estar físicamente allí).
    Resumiendo: salí encantado.
    Nota: de verdad hacen falta SIETE cuerdas en un bajo?

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] Longhair-, ‘She’s A Phantom’ –a lo Allen Toussaint, quien en su penúltimo concierto (así lo contamos) encantó a un Reverendo que lucía barba a lo Dr. John-) y también en el boogie woogie, pero […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: