The Delta Saints: Numerosos influjos

Un momento de éxtasis compartido (foto: Mr. Duck).

Un momento de éxtasis compartido (foto: Mr. Duck).

Martes 10 de noviembre de 2015, Bilbao, Stage Live, 21.30 h, 15-18 €.

No pudimos ver a los teloneros locales James Room, que tocaron a las 20.30 h (estábamos en el Antzoki viendo a Le Bucherettes, como se cuenta en el post previo), y cuando llegamos al Stage Live nos sorprendió encontrarnos tanto público un martes, a 18 euros en taquilla y con la competencia en el propio Antzokia de los tales Hollis Brown, unos neoyorquinos que llevan un palo similar y que tocaban con las puertas abiertas (al final ante unas 50 escasas personas). Esa peña joven y muy mixta acudió atraída por The Delta Saints (Nashville, Tenessee, 2007), cinco tipos (¡el guitarra calcado al actor Mario Casas con barbita y melena!) vestidos con camisas que gustarían al Allen Toussaint de los 70 y que invocaron el sonido vudú y pantanoso de Nueva Orleans con más empaque, peligro y aura contemporánea que el difunto mito dos tardes antes en la BBK. Dicho sea esto sin ánimo de faltar, sino de subrayar la validez de estos joveznos cuyo líder, Ben Ringel –que ya no toca sentado-, lleva tatuada la flor de lis de Nueva Orleans en el pecho (se fijó Pato, que hace un par de meses anduvo por la Ciudad Creciente).

Dylan Fitch, el guitarrista, clavado al actor Mario Casas (foto: Mr. Duck).

Dylan Fitch, el guitarrista, clavado al actor Mario Casas (foto: Mr. Duck).

En 98 minutos tocaron 17 piezas de rock sudista con tracción palúdica cruzada con éxtasis góspel bailongos y tramos de jam band. Impetuosos y entregados, cada vez menos blues-rock y más groove (la inaugural ‘Sometimes I Worry), los cinco Saltos del Delta (uh, dejemos estar a la errata) versionaron a Fleetwood Mac (‘The Chain’) y encadenaron temas amorosos (‘My Love’), rock aindiado algo Tony Joe White, funk percutido en plan James Cotton, pasajes ledzepellinescos y blackcroweianos (tocaron la del vídeo ‘Heavy Hammer’, ¿no?), dobro ocasional, y pianos vía Springsteen (‘Soft Spoken’) y bajos vía Doors (‘Bones’, el título del nuevo álbum; se puede oír en su web) en un bolo en auténtico, quizá en U debido a una parte menos tensa en la mitad avanzada (o quizá coincidió con que echaron humo).

Un concierto más duro que los de JJ Grey & Mofro y con numerosos influjos. Por ejemplo en la cuarta pieza hubo dobro, lisergia, rollo jam, aires de Santana, Hooker y Taj Mahal, reggae del bajista descalzo y aire improvisado (no sé si era la canción ‘Pray On’, pero bueno, lo dejo caer).

OSCAR CUBILLO

Nate Kremer (teclas y guitarra), Dylan Fitch (guitarra), Vincent Williams (batería), Ben Ringel (dobro, voz) y David Supica (bajo) (foto: Mr. Duck).

Nate Kremer (teclas y guitarra), Dylan Fitch (guitarra), Vincent Williams (batería),
Ben Ringel (guitarra, dobro, voz) y David Supica (bajo) (foto: Mr. Duck).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: