Nikki Hill: Mucho mejor (+ entrevista)

Un matrimonio bien avenido y dos comparsas al ritmo (foto: Mr. Duck).

Un matrimonio bien avenido y dos comparsas al ritmo (foto: Mr. Duck).

Miércoles 18 de noviembre de 2015, Bilbao, Kafe Antzokia, 21.30 h, 15-18 €.

Lleno el Kafe Antzokia un miércoles a 18 eurazos la entrada en taquilla para ver a la cantante negra americana Nikki Hill (este es su Facebook), que amenizó al personal mixto (muchas veinteañeras universitarias, alguien que fumaba marihuana de la mala y me dejó olor a puto yihadista…) a base (canónica, purista) de soul sesentero arquetípico, rock and roll cincuentas y protoritmanblús afroamericano. En total sonaron 21 piezas en 94 minutos, con ella presentando numerosos títulos, destacando en primera persona las que había escrito ella y sin dejar de lado un buen tropel de versiones, apunten: ‘Lights Out’ de Jerry Byrne (rock-a-billy demoledor; ya la conocen nuestros lectores por la revisión de los Dr. Feelgood), ‘Sweet Little Rock And Roller’ de Chuck Berry (¡boogie!), ‘Trouble’ de Elvis (ella muy estilista, pero vaya punteo se cascó su marido, el blanco Matt Hill, con la slide en plan Muddy Waters), ‘Keep A Knockin’’ de Little Richard (arrasadora), ‘Rocker’ de AC/DC (extática), ‘Twistin’ The Night Away’ de Sam Cooke (contenida y para acabar)… Y seguro que nos dejamos algún cover más, pero no me apetece investigar (ni tengo tiempo).

El marido Matt Hill creció con sus guitarrazos a la par que el bolo (foto: Mr. Duck).

El marido Matt Hill creció con sus guitarrazos a la par que el bolo (foto: Mr. Duck).

Chulita y cada vez más segura sobre un escenario (invitó a bailar varias veces al respetable, danzó ella en una ocasión al lado de un espectador ubicado en una esquina de tablado, cantó una de amor comentando que esperaba que no nos importara, fusiló al Elvis ferroviario y hasta saqueó a los Stones…), sin atisbos de timidez en la tercera vez que la disfrutábamos sobre el mismo tablado principal del Antzokia, la tatuada Nikki Hill ofició más rugidora y menos felina en la garganta, aunque siempre se movió igual: palmas al cielo y contoneo sobre tacones y con pantalones embutidos y camiseta con un lazo a la espalda. Sexy, chocolate y con pelo de estropajo (esta vez no usó turbante, quizá por los atentados de París), la excamarera sudista Nikki ofició en el centro de la escena, estelar, utilizando como meros comparsas a la base rítmica (eso que era el cumpleaños del bajista, como recordaron en el bis) y cediendo espacios a su amante esposo, un fan de los Blasters (eso parece, al menos) que dio guitarrazos variados a lo largo de un bolo que medró y estalló en un epílogo poderoso y diverso: ‘Dancing With Teardrops’ con ella aguda a la voz ritmablusera, ‘Right On The Brink’ vía BellRays sesgados, ‘Strapped To The Beat’ en plan boogie afilado, ‘Oh My’ abriendo el bis a modo de rocanrol nervioso… Al acabar, todo el mundo encantado. Y quien la había visto antes coincidió en que Nikki iba a mejor. A ver la próxima.

OSCAR CUBILLO

Nikki disfrutando y dando palmas en su pose recurrente con los brazos arriba (foto: Mr. Duck).

Nikki disfrutando y dando palmas en su pose recurrente con los brazos arriba (foto: Mr. Duck).

+++ ENTREVISTA +++

***

«Voy a disfrutar hasta el final»

*** 

De moda en la escena rocanrolera española, la vocalista de Carolina del Norte regresa de gira con nuevo disco.

“¡Siempre se suda mogollón!” avisaba antes de coger el avión sobre sus bolos

 

A pesar de su timidez (cada vez más diluida, a tenor de lo que contamos arriba), la afrovocalista Nikki Hill, una sureña de unos treinta años y esposa del guitarrista de su banda, el blanco Matt Hill, se ha convertido en una figurita en la escena del rock and roll auténtico. Encantada de su buena racha de tres años con exitosos tours por España, la cantante canela regresa con nuevo álbum, ‘Heavy Hearts, Hard Fists’, relleno con rocanrol, ritmanblús retro y protosoul. Nos atendía desde el aeropuerto antes de volar hacia Europa, donde girará todo el mes de noviembre.

¿Te gusta comer? ¿Y beber?

¡Me encanta comer y beber! Especialmente con la familia y los amigos. Me encantan todo tipo de alimentos, ¡y salir de gira conlleva poder probar todo tipo de cosas estupendas! Para beber me gusta el whisky, el tequila y la cerveza. Lo que haya gratis en camerino.

Hum… Trabajaste de camarera, ¿verdad? ¿Qué es lo que más te gustaba y lo que menos?

Siempre hay cosas que agradan y desagradan en cada puesto, pero me alegro de haber currado en bares y restaurantes porque eso me enseñó mucho acerca de trabajar con la gente. También estuve en la industria de la salud. A mí me gusta trabajar de cara al público.

Y ahora eres cantante profesional. ¿Qué te gusta más de este curro? ¿Qué no hay que madrugar?

Sí, a veces no te despiertas pronto, ¡pero durante las giras el tiempo no te pertenece! Hay mogollón de vuelos tempraneros, de trenes, de trayectos por carretera y demás. ¡Pero nada de eso importa una vez que estamos sobre el escenario! Este sería un trabajo muy duro si llevaras mal esa parte.

¿Alguna vez soñaste que te ganarías la vida cantando? ¿Por ejemplo de niña cuando cantabas en la iglesia?

No soñaba con ser cantante de niña. Simplemente no creía que fuera posible. Ni se me ocurría pensar en ello.

Lo malo es que cantas rock and roll. ¿No crees que el mercado, la escena del R&R clásico es demasiado pequeña?

Sí, canto rock and roll. Si me preocupara el mercado, no lo cantaría. Pero es lo que me gusta, lo que estudio y lo que mejor conozco. Yo no actúo en estadios ni entro en las listas de ventas. Nunca lo esperé. Ni siquiera imaginé que estaría en España nada más lanzar un EP y dar un par de giras por Estados Unidos. Por supuesto que deseo la longevidad en esta carrera, pero, ¿por qué he de cambiar si este estilo no es popular? ¿Me asusto y no encaro nada de esto porque el mercado es pequeño o aprovecho la oportunidad? ¡No!

Ya.

Amo la música. La vivo y la respiro y es lo que deseo hacer ahora mismo. Estos tres últimos años de giras me han llevado más allá de lo que nunca esperé. Así que supongo que lo que estoy haciendo está funcionando. Voy a disfrutarlo hasta el final.

Una canónica banda de rock, pequeña pero matona (foto: Mr. Duck).

Una canónica banda de rock, pequeña pero matona (foto: Mr. Duck).

Imagina que el público se olvida de Nikki Hill. ¿Qué harías para ganarte la vida?

Dado que eso no está sucediendo ahora mismo, no nos preocupemos por ello. Y si sucediera, me imagino que no haría ninguna entrevista para que se enterara todo el mundo, ¿no es cierto? Estoy metida en esto sólo desde hace unos años. ¿No podemos esperar un poco más para este tipo de preguntas?

Claro. Vives con tu marido y guitarrista, Matt Hill. ¿Dónde?

Vivimos en Nueva Orleans, Luisiana, en un sitio pequeño y agradable para nuestras necesidades.

Usas el apellido de tu marido. ¿Qué piensas acerca de la pérdida del nombre de soltera de las mujeres al casarse en Estados Unidos?

He cambiado el mío porque he querido. Si no quisiera, no lo habría hecho. Si estás con alguien que te exige cambiar de nombre, entonces ese es el problema más grande.

Hum… No es una broma: si te hubieras casado con otra mujer… ¿Qué apellido llevarías?

¡Esto es divertido! Tendríamos que discutirlo y decidirlo. O no cambiaríamos ninguna. No lo sé.

Tienes una voz muy felina. ¿Prefieres gatos o perros?

¡Amo los animales! Si no estuviéramos todo el tiempo en la carretera tendríamos perros.

¿O sea que no tenéis mascotas?

No. No permanecemos en casa lo suficiente como para cuidar de un animal.

El año pasado nos contaste que no tenéis hijos y que no estabas pensando en ello. ¿Y este año?

¡Todavía sigo sin pensar en el asunto!

¿Por qué vienes a España cada año?

España sigue invitándonos, ¡o sea que seguimos viniendo! Es muy bueno tener grandes seguidores en España. Desde mi primera vez aquí, en 2013, he disfrutado de cada tour.

¿Y cómo serán los shows en esta gira?

Esperamos dar todo lo que podamos en cada uno. Queremos que la gente baile, cante y se olvide de todo lo demás durante un rato. Que simplemente se concentre en lo que le hace sentir la música. Me encanta pasarlo bien, así que quiero asegurarme de que el público también lo hace. ¡Y siempre se suda mogollón!

Vuelves con el álbum ‘Heavy Hearts, Hard Fists’. ¿Por qué este título de ‘Corazones pesados y puños duros’?

Esa canción trata sobre una mala relación en la que estuve metida y de la que en realidad yo me quería apartar. Me enamoré y estaba ciega ante lo mala que era esa situación, aunque la percibía como algo normal. La pude superar e incidí en tratarme mejor a mí misma. Aprendí acerca de mi propia autoestima. Se convirtió en el título del álbum porque me gustaba cómo sonaba y había que elegir alguno.

¿Alguna vez piensas que con una sección de vientos tu sonido sería más soul?

Creo que hacemos un gran trabajo al mostrar a la gente que una banda de cuatro elementos puede aportar tanto sonido, energía y soul (alma) como una más grande. Creo que está bien que la gente vea tanto bandas como la nuestra y grandes bandas. ¡Todo funciona!

La producción de vuestros discos es sencilla, fresca, ligera. ¿Se debe a razones presupuestarias, al dinero? ¿No te gustaría disponer de un sonido más fuerte?

¡No me había dado cuenta de que hubiera algo malo en lo sencillo y fresco!

OSCAR CUBILLO

El marido Matt Hill azuzando al personal (foto: Mr. Duck).

El marido Matt Hill azuzando al personal (foto: Mr. Duck).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: