El Niño de Elche: Extremo y escéptico

El trío barbado en acción (foto: Mr. Duck).

El trío barbado en acción (foto: Mr. Duck).

Viernes 20 de noviembre de 2015, Bilbao, La Alhóndiga, 21 h, 12 €.

Recomendaba el amigo Carlos Benito en su blog Evadidos: A ver quién es el guapo que se atreve a catalogar a este pedazo de ilicitano, un kamikaze del flamenco que lo mismo mezcla rave y verdiales que le mete fondos de krautrock tipo Neu! a una diatriba titulada ‘Que os follen’. Esta última forma parte de su nuevo álbum, ‘Voces del extremo’, un disco libre y sorprendente basado en textos de poetas contemporáneos, que es lo que va a presentar en la Azkunóndiga.

‘Voces del extremo’ , que se puede oír en su web.

‘Voces del extremo’ , que se puede oír en su web.

Informaba el abajo firmante: «Las etiquetas muchas veces asfixian más que esclarecen», sostiene El Niño de Elche, que se adjudica una de las más pesadas: cantaor. Y es que sabe cantar con duende los palos genuinos y adornarse con caracoles. Pero también se sale del campo flamenco y entona popero o lo que se tercie. El tipo es poliédrico, polifacético y prolífico, puede cruzar a Javier Corcobado con Enrique Morente (¡como el nuevo ‘Omega’, le han elogiado!) y saca tiempo para participar en varios y diversos proyectos: Pony Bravo (pop psicodélico), Los Voluble, Los Flamencos (en el disco ‘Cantes Tóxicos’), Seidagasa (improvisación) o Israel Galván (el bailaor oblicuo, picassiano). Nos visita con un collage postmoderno que promete flamenco más poesía, minimalismo, rock, electrónica, kraut, ambient, etc, todo basado en su último opus a su nombre, ‘Voces del Extremo’ (aquí se puede oír), de letras inspiradas en poetas contemporáneos como Antonio Orihuela, Inma Luna, Jorge Riechman

***

Pues muy lleno, y no sólo de hípsters, estuvo este viernes el auditorio de La Alhóndiga para catar la propuesta heterodoxa de El Niño de Elche, alicantino del 85, transgresor del flamenco, retransmisor de la poesía y progre escéptico (ese comentario descreído sobre la solidaridad con los palestinos, su desencantada pieza ‘Mercados’ donde salen Lula, el subcomandante Marcos, etc., a los que calificó como ‘bloque de supuestos revolucionarios’), escéptico hasta el cinismo y el humorismo (dijo que él cobraba el triple que sus músicos, empero llevaban dentro el colectivismo). Nos hizo reír cada vez más (el Día Internacional del Flamenco, la panchineta, lo de ‘cansautor’…) a lo largo de la presentación de su disco ‘Voces del extremo’ (aquí se puede oír, vuelvo a decir) en una sesión de 10 tramos en 91 minutos que arrancó recitando leyendo un libro sobre el fondo sintetizador de Darío del Moral (el guapo, de Pony Bravo) y guitarra percutida por Raúl Cantizano (el izquierdista, el radical, el punki) y terminó con el trío barbado en pie lanzando una bulería de chufla con palmas.

Saludos, antes del bis, de Darío del Moral (el guapo Pony Bravo), Raúl Cantizano (el punki) y El Niño (foto: Mr. Duck).

Saludos, antes del bis, de Darío del Moral (el guapo Pony Bravo), Raúl Cantizano (el punki) y El Niño (foto: Mr. Duck).

El Niño de Elche, calvete y gordinflas que vistió una camiseta blanca que que no aligeraba su perfil y cuyo diseño fusilaba a Sonic Youth (amplío la foto de Pato y pone ‘Coño Sónico’, ¿no?), tildó a Bilbao de ciudad conservadora, halagó el catering (¡güisqui!) y el tamaño del camerino, ironizó con que se había metido en el flamenco para no sudar, se complació de que el auditorio estuviera tan oscuro y se expresó iconoclasta ante el micrófono: gruñía, gemía, gañía y hacía el indio, ululaba, tartamudeaba, jadeaba y cacareaba.

Todo en un collage que abrió con ‘Notificaciones’, yuxtaponiendo a Morente (mucho trágico, sombrío, solemne Morente durante la velada entera), ragas hindúes y el ‘The End’ de los Doors. Continuó picando en otros cantaores modernistas como el difunto Manuel Molina (‘Estrategias de distracción’, la de mira la pantalla, que abrió jugando con el dial de una radio portátil) y el José Mercé más arriesgado, ideando híbridos entre El Cabrero y Talking Heads (‘El comunista’), apoyándose en espirales minimales (redondos y precisos ritmos de bajo, escuálidos riffs de guitarra eléctrica o no), insertando a Paco Ibáñez en ritmos de ida y vuelta (‘Informe de Costa Rica’), haciendo blues surreal como Pablo Carbonell en ‘Nadie’ (aquí incrustó un scat caricaturesco y dijo: «si habéis aplaudido es porque estáis todos y todas como una regadera»), y acordándose de los políticos en dos títulos pre-bis: ‘Miénteme’ (algo Corcobado, Mercé, Martirio y Talking Heads) y ‘Que os follen’ (dedicado al PP, PSOE y PC, que empezó como Joy Division y acabó a lo Suicide). Hay fondo, hondura, en El Niño De Elche, aunque diga todos y todas.

OSCAR CUBILLO

En el bis flamenco, unas bulerías de chufla con letra de familia y herencia (foto: Mr. Duck).

En el bis flamenco, unas bulerías de chufla con letra de familia y herencia (foto: Mr. Duck).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: