Legendary Shack Shakers: Gente honorable (+ entrevista)

El cuarteto legendario empujando y su líder orate soplando la armónica (imagen de móvil: O.C.E.).

El cuarteto legendario empujando y su líder orate soplando la armónica (imagen de móvil: O.C.E.).

Viernes 27 de noviembre de 2015, Vitoria, Hell Dorado, puertas 22 h, 16-18 €.

Fiesta salvaje rozando el aquelarre la de Legendary Shack Shakers en un Hell Dorado masculinizado y bastante colocado en las primeras filas de su aforo lleno en más de tres cuartos. Pasada la medianoche, teloneados por el dúo blusero gallego Thee Blind Crows y conducidos por su cantante orate, banjista (¡la firma de Janis Martin en la caja!) y armonicista blusero, el Coronel J. D. Wilkes (el tipo llevaba unos lazos vaqueros con su nombre), Legendary Shack Shakers ejecutaron 20 temas en 81 minutos con dos bises, lo que no suele ser habitual. Venían presentando su disco ‘The Souther Surreal’ (Alternative Tentacles, 15; joder, está en Bandcamp), y a base de rockabilly acelerado (‘Blood On The Bluegrass’, el blindado e inaugural ‘Mud’), psychobilly crepuscular (‘Ichabod’), latinismos gótico (‘Let The Dead Bury The Dead’, con frases en español macarrónico), hillbilly asesino, country aplastando a Johnny Cash y boogie robado en Luisiana como si fueran Los Fabulosos Thunderbirds (pena que su guitarrista actual no sea tan virtuoso como el de sus primeras giras entre nosotros), los cuatro sureños (entre Tenesí y Kentucky se desperdigan) no perdieron ojo a su coronel, que escupía y tiraba mocos, bailaba cual cosaco e hizo una pirueta olímpica, pegaba patadas a sus fans y les robaba las birras (entre lo que tiraba él y lo que se le caía a la peña se montaban charcos que eran rápidamente fregados por los currelas del HellDo), se arrojaba sobre su público como un Cristo legionario, bizqueaba, ponía caras de loco y poses de mimo, y hacía gala de una fisicidad cómica como un Mister Bean vampírico, un Harold Lloyd en color o un Beverly Hillbilly en busca y captura, armado y peligroso. Cuarta vez que les vemos y siguen molando más por el Coronel que por los escuderos.

OSCAR CUBILLO

Esto pasó por el final, pero no hubo lengüetazo, sino que el Coronel seguía cantando (foto: Sergio Martín).

Esto pasó por el final, pero no hubo lengüetazo, sino que el Coronel seguía cantando (foto: Sergio Martín).

+++ ENTREVISTA +++

***

«No tengo hijos, que yo sepa»

***

Armados y peligrosos, americanos a machamartillo, los cuatro sureños exhalaron su hillibilly onírico y psicótico

***

Frenéticos, vertiginosos, góticos y sudistas, los Legendary Shack Shakers, gestados en Kentucky y basados en Nashville, llevan unos 20 años dale que te pego con psychobilly faulkneriano. Capitaneados por el irreductible Coronel J.D. Wilkes, traen su nuevo opus, ‘The Southern Surreal’, lanzado en Alternative Tentacles, el sello de Jello Biafra (que lo ha subido a Bandcamp). Se trata de una poción hillbilly hipnótica, misteriosa y movedora, más vanguardista de lo que en ellos es habitual. Antes de su explosivo bolo en Vitoria, nos atendía puntual y formal por mail el vampírico J.D. Wilkes.

¿Dónde andas y qué has desayunado?

Estoy en el camerino de The Haunt (El refugio), un local de Brighton, Reino Unido. Comí patatas fritas anoche, a las 2 de la madrugada, en un garito nocturno de mierda. Ese ha sido mi ‘desayuno’ (en castellano).

Coronel, ¿estás casado? ¿Tienes niños?

Sí. Estoy casado con la maravillosa y talentosa Jessica Lee Wilkes, cantante, bajista y artista. Vivimos en Kentucky. Y no tengo ‘niños’ (castellano), que yo sepa.

¿Dónde vivis?

En una casita en el campo. En las afueras de Paducah.

¿Cuántas armas posees? ¿Tienes buena puntería?

Tengo un (revólver) 38 Special, una escopeta del 20 y un rifle de calibre 22. Soy buen tirador con todo menos con la pistola.

¿Alguna vez pensaste en ser un soldado profesional?

No. Mi abuelo recibió la Estrella de Plata por su valor en el teatro del Pacífico en la Segunda Guerra Mundial. También sirvió en Corea. Él fue un coronel auténtico.

¿Y por qué te llaman Coronel?

Soy Coronel honorario de Kentucky. Es una orden de personas honorables que han contribuido al avance de la mancomunidad de Kentucky. También lo fue el Coronel Sanders (el fundador de Kentucky Fried Chicken). Así como Hunter S. Thompson (el escritor y periodista).

Colonel J. D. Wilkes lanzando proclamas surreales a la parroquia colocada (foto: Sergio Martín).

Colonel J. D. Wilkes lanzando proclamas surreales a la parroquia colocada (foto: Sergio Martín).

Como preguntamos a Manitoba, de los Dictators: ¿Qué piensas al ver las columnas que cruzan Europa con huidos de Siria y por ahí?

Apoyo a las personas que se quedan y luchan por sus países. ¡Dame libertad o dame muerte!’ (frase de la guerra de independencia de Estados Unidos). Palabras por las que vivir. Palabras por las que morir.

¿Cómo serán los bolos de esta gira?

Creo que van a estar muy bien, ‘gracias’ (en castellano).

Vuestro último disco se titula ‘El Sur surrealista’. ¿Por qué?

Muchas de las canciones me vinieron en sueños. El surrealismo es un arte inspirado en los sueños y su mundo. Yo vivo en el Sur, donde mis sueños se ven influidos por cualidades extrañas y pantanosas. Es lo que sucede, sin más.

Aquí disfrutamos de vuestra música, pero pienso que nos perdemos la mayoría de tus letras profundas y literarias.

Bueno, canto algo en español en el nuevo álbum. En ‘Let The Dead Bury The Dead’ (Deja que los muertos entierren a sus muertos) va una frase en castellano que me enseñó mi ‘abuela’ (sic) portorriqueña. ¡O sea que venid y cantad!

OSCAR CUBILLO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: