Kelley Stoltz + Dirty Ghosts: Formales, sin más

Kelley Stoltz, nacido en San Francisco en 1971, ofició de modo simpático (foto: Mr. Duck).

Kelley Stoltz, nacido en San Francisco en 1971, ofició de modo simpático (foto: Mr. Duck).

Miércoles 2 de diciembre de 2015, Bilbao, Kafe Antzokia, 20.30 h, 10-13 €.

Ocho espectadores (sin contar camareros tras la barra y técnicos al fondo del Antxiki; luego me preguntaron por guasap cuánta peña había y respondí 44 aprox) había el miércoles al arrancar puntualísimo su teloneo el trío mixto Dirty Ghost, que dio un bolo por momentos aburrido (qué cara la de la bajsta) y muy formal estilísticamente durante sus 9 temas y 35 minutos. En el rock es cuestión de actitud  (apagada en su caso pareció), talento (dudoso), habilidad (justa) y referencias (muy escasas se evidenciaron). El trío de San Francisco, quizá frío ante la escuálida asistencia, ejecutó rollo riot grrrl con uñas recortadas (‘Moving Pictures’), indie vía Breeders poperas y sin chillar (‘Hologram’), posthardcore sincopado como aprendiéndose las canciones de Shellac, Fugazi y Wipers (‘Witch Hunt’ con voz a lo La Luz, ‘Cataract’), un poco de afterpunk siniestroide (en la quinta pienza la bajista casi se duerme en pie) y el mejor tema, el octavo, ‘Battery’, uno que copió y amalgamó varios trozos de los Clash: el riff del ‘London Calling’, el reggae bajista del ‘Police And Thieves’ y algún otro que no me viene a la mente y que seguro fue sugerido.

Dirty Ghosts, dos chicas delante y un baterista detrás, de San Francisco también (foto: Mr. Duck).

Dirty Ghosts, dos chicas delante y un baterista detrás, de San Francisco también (foto: Mr. Duck).

Los tres miembros de Dirty Ghosts escudaron al cabeza de cartel Kelley Stoltz (San Francisco, 1971) cuando este actuó en quinteto y resultaron más interesantes en tal labor gregaria. La guitarrista femenina y el baterista acompañaron todo el rato a Kelley Stoltz, a quien se etiqueta como orfebre sesentero y lisérgico, aunque en realidad dio un repertorio más posterior al punk del 77, con mucha nueva ola nerviosa y guitarrera, post punk enredado en la no wave, y afterpunk siniestroide que abarcaba desde Talking Heads (‘Double Exposure’, que a Pato le recordó a los Eels, ‘Litter Love’, que a Amaia le remitió a Bowie) y The Church (el flotante ‘Kim Chee Taco Man’) hasta Theater Of Hate (‘Hot Igloo’, con solo de saxo free y todo) o la versión de Stranglers en el bis (‘Duchess’). Simpaticote el tal Kelley (bueno, parecía un poco pijotero y a mí no me cayó bien y me resultó cargante cuando trucó la voz en plan metal infernal en ciertas presentaciones postreras, pero me reí cuando confesó que su primer disco bueno fue el segundo que editó), en su bolo de 17 temas en 74 minutos formales y sin más ofreció su cara menos efectiva en su afamada faceta sixties, o sea en la pre-punk, con temas flojos a lo Kinks, garaje pulcro vía Sonics (‘Are You Electric?’) y leves ondas lisérgicas. Vamos, que la dupla de Frisco no fue para tanto.

OSCAR CUBILLO

Kelley Stoltz oficiando en quinteto, con los Fantasmas Sucios más otro bajista (foto: Mr. Duck).

Kelley Stoltz oficiando en quinteto, con los Fantasmas Sucios más otro bajista (foto: Mr. Duck).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: