CINE: ‘Star Wars VII: El despertar de la fuerza’: Volver a los orígenes

BEV el despertar de la fuerza 0 cartel

*

Texto por GERARDO CREMER

*

Estreno: 18 de diciembre de 2015

*

Director: J. J. Abrams

*

Calificación: 3 estrellas sobre 5

*

Trailer subtitulado de ‘El despertar de la fuerza’

 

***

Business plan

***

El concepto de serial (soap opera) y su estructuración por temporadas es lo que parece haber fagocitado definitivamente a ‘Star wars’. Walt Disney, tras la adquisición de LucasFilm, ha proyectado la nueva temporada como un punto cero, adueñándose de los modelos anteriores y encadenándolos a un sistema productivo que confirma la fabricación en serie. La nueva estrategia hace que las entregas precedentes también formen parte de este nuevo sistema de producción, ya que todo se ecualiza apoyándose en modelos pre-establecidos, mediante pautas determinadas y bajo la aplicación de específicas marcas de “fábrica” (las espadas de luz o el propio Harrison Ford).

No es que la película defraude sino que ésta claramente renuncia al factor sorpresa. Mejor dicho, deja aparte la novedad para acatar las obligaciones derivadas del nuevo negocio: el inicio de otra temporada, que debe adscribirse a las reglas establecidas de los “episodios piloto”. Todo funciona bajo las normas de un buen “business model”. Se define el perfil del cliente (niños, jóvenes, fans de la serie), se establecen las características del producto (visualmente impactante, asentado en la nostalgia, rítmico, divertido, no excesivamente violento), y se controla hasta el detalle la salida del producto al mercado.

El Halcón Milenario vuelve a navegar a la velocidad de la luz.

El Halcón Milenario vuelve a navegar a la velocidad de la luz.

Para conseguir los objetivos se contrata a los mejores técnicos: se confecciona el producto con la producción ejecutiva de Kathleen Kennedy (productora de ‘E. T. el extraterrestre’, 1982, y ‘Parque Jurásico’, 1993); la dirección se le encomienda al mayor experto en soap operas, J. J. Abrams (‘Perdidos’, 2004-2010); el guion al especialista en ‘Star Wars’ Lawrence Kasdan (‘El imperio contraataca’, 1980); la fotografía a Daniel Mindel, un hombre de J. J. Abrams, responsable de la fotografía de ‘Star Trek’ (2009) y ‘Star Trek: en la oscuridad’ (2013); la música al mítico John Williams, autor de las bandas sonoras de las dos trilogías anteriores; el sonido a Matthew Wood (un hombre de la factoría LucasFilm); y el diseño de producción a Rick Carter (el ganador del Oscar por ‘Avatar’, 2009).

‘Star Wars VII: El despertar de la fuerza’ es un ejemplo claro de lo que hoy en día resulta una superproducción del siglo XXI. Una producción que se aprovecha del talento de sus técnicos (permite que ellos den forma a la película) pero que deja de lado su naturaleza autoral para conseguir que la película se desarrolle según los cauces establecidos por las estrategias comerciales.

Da la sensación de que, durante la redacción del guion, a Lawrence Kasdan se le mezclaron páginas de la primera de las entregas, ‘Star Wars IV: Una nueva esperanza’ (1977), y estas quedaron como parte definitiva del nuevo guion de la saga. Dejando aparte las bromas, lo que sí resulta evidente es que el argumento de la nueva entrega está completamente condicionado a la primera película de la serie y que, en la redacción del guion, se aprecia una indudable desgana imaginativa. Cuidado con confundir argumento con narración, ya que ésta sí funciona a la perfección en la película, como una precisa máquina de relojería. Las semejanzas entre ambos films son tan abundantes y tan miméticas que confirman que estas similitudes son el resultado de una decisión tomada por el Comité de Dirección de LucasFilm.

El Núremberg galáctico de La Primera Orden.

El Núremberg galáctico de La Primera Orden.

Pero no sólo está el aspecto de naturaleza idéntica (algo que sirve para facilitar el entendimiento de la película a los niños y que, al mismo tiempo, sirve para contentar a los fans de la serie), sino también está esa intencionalidad de repetir un modelo que permite dar estructura y continuidad al serial. Este hecho se confirma con la rapidez de la puesta en pre-producción y producción de los nuevos capítulos de la saga galáctica y sus correspondientes spin-off: ‘Star Wars Anthology’, a su vez dirigidos por directores menos importantes pero completamente adscritos al sistema de superproducciones “science fiction” (Rian Johnson, Colin Trevorrow y Gareth Edwards).

Este mecanismo de repetición y de fagotización, principalmente de la trilogía más antigua, crea un efecto inesperado de contrariedad cuando se ve la película, ya que la arquitectura del film adolece de falta de verosimilitud narrativa. Esta sensación de pérdida de credibilidad se remarca especialmente cuando Han Solo (Harrison Ford) hace su aparición en la pantalla. Surge como una figura de cera renacida, aunque avejentada, en el mismo lugar que le dio la fama (el Halcón Milenario) pero sin una motivación clara. Este hecho extraña incluso a los nuevos personajes de la saga, que al verle se sorprenden reconociéndole como el héroe de ‘La guerra de las galaxias’.

Kylo Ren, el nuevo malo, un pringadillo.

Kylo Ren, el nuevo malo, un pringadillo.

***

El arte de la reproducción

***

Establecido el objetivo de serializar la saga con el mismo plan de negocios ya emprendido en el MCU (Marvel Cinematic Universe) y decidido el modelo del “episodio piloto” (‘El despertar de la fuerza’) que relance el serial (éste es ‘Star Wars: una nueva esperanza’), se procede al trabajo de reproducción del patrón implantado. ‘Star Wars VII’ da la impresión de haber sido realizada como un trabajo de reproducción de pintura: situando frente al pintor el cuadro a copiar, analizando cada una de sus líneas, sus formas, equilibrios y colores, pero al mismo tiempo aportando ciertas libertades creativas que permiten diferenciarlas de la obra original.

J. J. Abrams aporta a esta reproducción dinamismo y continuidad. Uno de los elementos que elimina enseguida de la película son las transiciones de montaje tipo cortinilla. Elemento visual representativo de la saga que remite al paso de página del lector de comics y que facilitaba el cambio de escenas paralelas. Abrams consigue eliminar esa sensación molesta de film secuencial de la trilogía original (especialmente acentuado en ‘El Imperio contraataca’) gracias primero al trabajo narrativo del guion que no pondera por igual las escenas que se desarrollan en diferentes localizaciones, y, segundo, mediante el cuidado puesto en la continuidad narrativa con elementos como la música y el sonido. El montaje pasa a ser factor fundamental en este mecanismo de reproducción. Si en ‘El Imperio contraataca’ se mostraba la pesadilla de Luke Skywalker en el planeta Dagobah luchando contra Vader con planos fijos y en ralentí, Abrams aporta a la pesadilla-recuerdo-flashback de la nueva protagonista, Rey (Daisy Ridley), un montaje entrecortado, móvil, confuso en lo visual, pero muy acorde con las nomenclaturas visuales actuales.

Abrams destaca con la movilidad de la cámara, recuperando angulaciones visuales aplicadas en la serie ‘Perdidos’ (fuertes contrapicados que dejan que el cielo domine la mayor parte del encuadre), y utilizando el seguimiento trasero de personajes con la cámara y desequilibrios del encuadre. Abrams tampoco duda en aplicar “bayhems” (modelos visuales creados por Michael Bay), escenas de acción coreografiadas (casi musicalizadas) donde predomina el equilibrio y el giro de cámara rápido alrededor de los personajes. También es de subrayar el uso de escenificaciones próximas al universo ‘Perdidos’, como los desiertos del planeta Jakku con los restos de naves destruidas o los bosques del planeta Takodana.

Leia y Han Solo, viejos personajes pegados como cromos.

Leia y Han Solo, viejos personajes pegados como cromos.

Curiosamente en ‘El despertar de la fuerza’ lo más mimético acaba resultando lo menos interesante. Dejando de lado las poco afortunadas intervenciones de los personajes de la primera saga (Chewbacca, Han Solo y Princesa Leia) que se presentan en la reproducción como líneas copiadas de trazo tembloroso, tampoco resulta atractiva (quizá también por resultar demasiado evidente el duplicado) toda la sección del metraje correspondiente al ataque de la base Starkiller (una reproducción de La Estrella de la Muerte) y la amenaza (con el sistema de cuenta atrás) de la aniquilación de la Resistencia.

Dentro de los aspectos positivos que encierra el guion está el hecho de ir dejando elementos, pistas, que requieren ser resueltos en entregas posteriores (aunque esto es el día a día de las series televisivas). Esta circunstancia también funcionaba en la primera trilogía de ‘Star Wars’, pero aquí la intriga se refuerza al complementarla con factores existentes (todo lo referente a Luke o la atracción de la fuerza) y con la creación de nuevas aspectos narrativos que aparecen simplemente apuntados o que permanecían ocultos gracias a la gran elipsis temporal que se da entre los episodios VI y VII de la saga.

De todos los nuevos personajes que van a sustituir y fundar la nueva soap opera, Rey se lleva la palma, gracias a la interpretación-revelación de la actriz Daisy Ridley. Un misterio que no sólo se asienta en lo narrativo, sino también en el rostro contenido y comprometido de la actriz. Puede que el trabajo de J. J. Abrams y Lawrence Kasdan haya sido intencionado al proponer un relevo generacional que funciona dando más empaque narrativo (e interpretativo) a los nuevos personajes que a los que provienen de la trilogía anterior. El ejemplo más claro está en el droide BB-8, una composición propia del cine de animación que desbanca claramente a R2-D2 y C3PO. Tampoco se puede despreciar al nuevo malvado de la serie, Kylo Ren (Adam Driver), un personaje más joven que Dark Vader, de formación incompleta, sujeto a una gran confusión por su condición de ser el mal nacido del bien ni, tampoco, a otro personaje más humano, abierto a un mayor desarrollo en capítulos posteriores, Finn (John Boyega): papel que representa el relevo de Han Solo en una época donde la mujer ya ha superado al hombre en todos los aspectos de la vida.

GERARDO CREMER

La chica, el negro y el droide, tres de los nuevos personajes.

La chica, el negro y el droide, tres de los nuevos personajes.

Comments
4 Responses to “CINE: ‘Star Wars VII: El despertar de la fuerza’: Volver a los orígenes”
  1. ponunapeli dice:

    Es cierto que esta película no deja de ser un episodio piloto, pero aún así es bastante entretenida y tiene el espíritu de la saga original que no veíamos desde hace años.

  2. Gerardo Cremer dice:

    Estoy de acuerdo contigo de que la nueva entrega es muy entretenida y, para mi, una buena película (J.J. Abrams es un gran director y así lo demostró en “Super 8”). Pero no estoy contigo en que la fidelidad a la saga original sea un valor positivo .Creo entender a George Lucas cuando ha criticado la nueva entrega por su falta de originalidad y su sometimiento a las reglas esclavistas de Walt Disney. Si es verdad que la primera trilogía – la de Anakin – (la segunda en el tiempo) defraudó a todo el mundo cuando se estreno, pero este fracaso no le restaba su inventiva y su esfuerzo por presentar novedades (unas películas que suponían una clara ruptura con la primera etapa). Como siempre nada es bueno o malo, acertado o equivocado. Lo que si me parece triste es pensar que “La guerra de las galaxias” puede convertirse en un sistema pre-diseñado únicamente para sacar dinero mediante la sobre-explotación del producto. Y esto es lo que intentaba explicar con mi reseña.

  3. oscar cine dice:

    Disney ha comprado los derechos para volver a hacer la del 77.el que no lo vea es que no lo quiere ver.
    a mi super 8 me parecio un corta y pega de muchas pelis…mejores. monstruoso,aun hoy,continua pareciendome de lo mejor de jotajota.

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] que se aleja de la primera producción de la nueva saga, ‘El despertar de la fuerza’ (2015; así la comentamos), que contó con el continuista, televisivo y post-modernista J.J. Abrams, una propuesta que […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: