The Darkness: El show de Justin (+ entrevista)

Agilísimo y visual Justin Hawkins (foto: Koldo Orue).

Agilísimo y visual Justin Hawkins (foto: Koldo Orue).

Sábado 16 de enero de 2016, Bilbao, Santana 27, 22.30 h, 20-25 €.

Encantado, satisfecho, contento y hasta con las expectativas superadas evacuó en la medianoche del sábado el casi millar de espectadores, entre ellos muchos joveznos y bastantes féminas, que los ingleses The Darkness congregaron en la sala Santana 27. Dieron un bolo rotundo, con sonido mejorado tras un inicio tambaleante, y divertidísimo, no solo por la actuación de su líder, el sarcástico y controvertido Justin Hawkins, con bigotillo crápula, brackets en los dientes, piercings en las tetillas, tatuajes por todo el cuerpo (en el bis salió en pantaloncitos cortos y lucía más tatus en el muslo), torso desnudo, traje de rayas, tirantes y un micrófono con trucos en los falsetes desde el arranque con la novedosa ‘Barbarian’. Justin Hawkins nos hizo reír, agilísimo hizo el pino, firmó autógrafos a una chica en una canción, bajó a tocar la guitarra entre el público cabalgando sobre los hombros de un técnico, desplegó mucho humor visual en plan mimo loco, arrojó al gentío una camiseta que antes empapó con su sudor, dijo que Escocia era una ciudad inglesa, metió un piano en escena ayudando a otro técnico (lo nunca visto), y dos veces insistió en que no olvidásemos comprar el USB del concierto al salir del local (primero cuando nos halagó afirmando que era el bolo más divertido de los que iba dando en 2016 y segundo antes de largarse definitivamente).

Exhibicionista, humorista, vocalista y guitarrista solista, el tal Justin fue el foco de las miradas durante 17 temas y 99 minutos donde manejó al respetable a su antojo (hilarante cuando le pidió gritar ‘fucker’ en falsete y moviendo las manos), pero además lanzó canciones con pegada, a menudo basadas en el riff de AC/DC (‘Black Shuck’, ‘One Way Ticket’; unos espectadores detrás nuestro se acordaron de que este tema lo ponían en la jukebox de vídeos del puticlub de Olazagutia), otras revestidas de la aparatosidad de Led Zeppelin (‘Mudslide’, Roaring Waters’), algunas sobradas de glam (en plan Bloc Party con pogo la segunda de la lista ‘Growing On Me’; luego las dos del piano, la primera ‘Friday Night’ tipo Elton John rocanrolero, y la segunda la mejor de la velada: ‘English Country Garden’, una aberración de Queen –por cierto, el baterista de The Darkness es hijo del baterista de Queen), algunos rocanroles sesgados similares a los Eagles Of Death Metal (‘Rack Of Glam’, un ‘Get Your Hands Off My Woman’ donde Justin no llegaba a la agudeza en los falsetes) y en el bis una de heavy metal vía Judas Priest, que fue la versión de Radiohead ‘Street Spirit (Fade Out)’, o sea una broma bien resuelta (¿sería otra broma la introducción del bolo con el ‘Arrival’ de Abba?). Unos gansos estos The Darkness, que se toman a chiste también a sí mismos. Unos entretenedores.

ÓSCAR CUBILLO

El hermano de Justin, el guitarrista Dan Hawkins (foto: Unai Endemaño).

El hermano de Justin, el guitarrista Dan Hawkins (foto: Unai Endemaño).

+++ ENTREVISTA +++

*** 

Resucitados y regenerados, herederos de Bowie y los Queen roqueros

y teloneros de Lady Gaga, las estrellas inglesas prometen un show «completamente brillante»

***

«De niños queríamos ser camioneros»

 

BEV THE DARKNESS CARTEL ESPAÑAQuizá sean el último gran grupo de rock salido de Inglaterra. The Darkness rompieron la pana con su debut, ‘Permission To land’ (03), y sus cuatro millones de discos vendidos, pero se quemaron con las drogas y la fama. Tras un lustro desaparecidos, en 2011 se reunieron y nos han visitado con su cuarto álbum, ‘The Last Of Our Kind’ (15), según ellos el más apasionado y heavy de su trayectoria. The Darkness combinan hard rock, progresividad guitarrística, la aparatosidad del rock de estadio comprimida, falsetes entroncados con el glam rock y una apostura estelar deudora de Bowie y Freddie Mercury. Justin, guitarrista y vocalista, nos atendía por e-mail de cara a un bolo al que la peña le tenía muchas ganas. «Estoy en la pequeña habitación de un niño. He de permanecer muy quieto y tranquilo. Esta mañana para desayunar tomé un poco de margarina y miré a un huevo mientras rodaba por delante de mi ventana», se ubicaba.

Los dos colíderes del grupo, Justin y Dan, sois hermanos. ¿De niños deseabais ser estrellas de rock? Vaya, se supone que sí, pero la cuestión es: ¿Una estrella del rock se parece a lo que imaginabais entonces?

De niños siempre nos creíamos camioneros. Ser una estrella del rock fue la red de seguridad. Y es exactamente como lo imaginábamos.

¿Cuáles eran vuestras principales estrellas del rock de adolescentes?

Dumpy’s Rusty Nuts (una banda británica formada en 1981, de rock motero, protoheavy y blusero, con discos de poco éxito pero notable actividad en vivo).

¿No opinas que en el rock and roll actual no hay tantas estrellas del rock, con tantos músicos mirando la parte triste de la vida?

Hay bastantes estrellas. Pero no son muy buenas.

Sois ingleses y en algunas fotos promocionales alguno de vosotros luce ropajes con banderas de Estados Unidos. ¿Por qué?

No, te equivocas. Yo llevaba un traje que tenía ciertos elementos que se pueden encontrar en la bandera de Estados Unidos, pero ese es un saco de pelotas distinto.

¿Viviendo en el Reino Unido veis a los roqueros yanquis como algo distinto a los de vuestro país?

No. La mayoría de las veces no puedes revelar ninguna diferencia.

¿Alguna temporada habéis residido en Estados Unidos? ¿El estilo de vida americano sí es distinto al europeo o británico?

Nunca he vivido en Estados Unidos, pero he pasado mucho tiempo allí. Todo es emocionante por allá: los coches son más grandes y más fuertes. Y así también son las personas.

Ya habéis actuado en el País Vasco antes. Haciendo memoria al menos os hemos visto en el Azkena Rock Festival 2012. ¿Qué os gusta de esto? Si te gusta algo, por supuesto.

Me encanta la comida, el paisaje y la gente. Es siempre un placer.

¿Alguien se imagina a Justin Hawkins actuando en un país musulmán? (foto: Unai Endemaño).

¿Alguien se imagina a Justin Hawkins actuando en un país musulmán? (foto: Unai Endemaño).

¿Alguna vez has actuado en un país musulmán?

No contesto preguntas relativas a religión.

¿Y unas palabras sobre vuestro último álbum, ‘The Last Of Our Kind’?

Ya está en la calle y es un campeón. Trata sobre todo, desde los vikingos hasta los corrimientos de tierra. Y de los asuntos del corazón. Te va a encantar.

Seguro. ¿Y por qué le habéis puesto una portada espacial?

Tendrías que haber visto lo que en realidad queríamos hacer.

¿Ha visto la película ‘Star Wars VII’, la nueva de ‘La guerra de las galaxias’?

Todavía no la he visto. Estoy esperando a que salga en VHS.

Ja, ja, ja… ¿Y cómo va a ser vuestro concierto en Bilbao?

Va a ser completamente brillante.

¿Qué haces cuando viajas en el autobús de gira?

Como verduras, escucho a Dumpy’s Rusty Nuts, leo sobre astrofísica y veo telenovelas australianas.

ÓSCAR CUBILLO

The Darkness son cuatro músicos. Tres permanecen desde sus pinitos, allá por el 2000. Son los hermanos Justin Hawkins (40 años, de Surrey, voz, guitarra y teclas; se metía cinco gramos de cocaína al día y se tiraba cuatro bebiendo y sin dormir, por eso paró la banda en 2006) y Dan Hawkins (38 años, de Suffolk, guitarra), más Frankie Poullain (48 años, de Edimburgo, bajo; abandonó un año allá por 2005-06, cuando la disolución). Ed Graham, el batería original, se largó en 2014, le sustituyó Emily Dolan Davies, y ahora se ocupa de los parches, Rufus Tiger Taylor, londinense de 24 años, hijo de Roger Taylor, el batería de Queen. Ha tocado con su padre y Brian May en proyectos asociados a Queen (imagen de móvil: O.C.E.).

The Darkness son cuatro músicos. Tres permanecen desde sus pinitos, allá por el 2000. Son los hermanos Justin Hawkins (40 años, de Surrey, voz, guitarra y teclas; se metía cinco gramos de cocaína al día y se tiraba cuatro bebiendo y sin dormir, por eso paró la banda en 2006) y Dan Hawkins (38 años, de Suffolk, guitarra), más Frankie Poullain (48 años, de Edimburgo, bajo; abandonó un año allá por 2005-06, cuando la disolución). Ed Graham, el batería original, se largó en 2014, le sustituyó Emily Dolan Davies, y ahora se ocupa de los parches, Rufus Tiger Taylor, londinense de 24 años, hijo de Roger Taylor, el batería de Queen. Ha tocado con su padre y Brian May en proyectos asociados a Queen
(imagen de móvil: O.C.E.).

 

 

 

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: