José Manuel Zapata: Tributo a Gardel (+ entrevista)

José Manuel Zapata con Juan Francisco Padilla (guitarra) y Claudio Constantini (bandoneón y piano) (foto: Enrique Moreno Esquibel / Teatro Arriaga).

José Manuel Zapata con Juan Francisco Padilla (guitarra) y Claudio Constantini (bandoneón y piano)
(foto: Enrique Moreno Esquibel / Teatro Arriaga).

Martes 26 de enero de 2016, Bilbao, Teatro Arriaga, 20 h, entradas de 9,50 a 32 €.

En martes, en un Arriaga culto y mediado, el cercano tenor José Manuel Zapata (Granada, 1973; muy majo, como se nota en la entrevista de abajo, ‘salado’ le calificó una dama a mi espalda, y llegó a mover el piano para que su reflejo no cegara a dos espectadores de la primera fila) en trío hizo el programa ‘Gardel Mediterráneo’, un libreto popular tipo Los Tres Tenores (en realidad de ‘populista’ lo tildó nuestro asesor Gerardo Cremer) aprovechando que el cantor austral universal falleció el 24 de junio de 1935, con lo cual apuraba el 80º aniversario de su muerte. En 78 minutos sonaron 14 temas, tres instrumentales de relleno de Piazzolla (tres movimientos de ‘Historia del tango’, original mente para guitarra y flauta, pero recreados con la guitarra de Juan Francisco Padilla y el bandoneón de Claudio Constantini, los movimientos titulados ‘Burdel 1900’, ‘Café 1930’ y ‘Night club’ 1960), y no percibimos la parte francesa anunciada en la promoción (que prometía «un viaje musical por tierras de gran significado para el cantor; ya sea España, por ser la puerta de entrada para el éxito de Gardel en Europa, Italia por la gran influencia lírica que ejerció sobre el cantante, o Francia, tierra de las supuestas raíces gardelianas»), pero sí la italiana vía napolitanas: ‘Torna Sorrento’ (compuesta para un político, rogándole que volviera para arreglar la ciudad); la dramática y a la vez divertidísima ‘La danza’ de Rossini a dúo con el piano (aquí va un YouTube de otro tenor y con sinfónica); ‘Santa Lucía’ con el respetable coreando tímido; y en el bis, entonado desde el pasillo, el celebérrimo ‘Oh sole mío’ con coros tímidos y una dama que le replicó en bel canto para sorpresa del andaluz.

Sin micros, claro, a pelo Zapata coló temas que no cantó Gardel (el cáustico ‘Cambalache’ que fue lo mejor del libreto, el homenaje al Polaco Goyeneche ‘Garganta con arena’), apostó por el drama (‘Cuesta abajo’, la de «la vergüenza de haber sido y el dolor de ya no ser» -«ay, ¡qué maravilla!», aplaudió una dama a mi izquierda-, aunque mejor le quedó luego ‘Nostalgias’), y dos temas los cantó abajo, en el pasillo de butacas (el mentado ‘O sole mío’ del bis, y antes un ‘Tomo y obligo’ que al acabarlo contó que cuando lo interpretó en una prisión andaluza un interno gritó «¡¡¡hay que matarlas a todas!!!»). Hum… a Zapata le gusta el tango y a sus letras las definió como «poesías de la vida cotidiana», y cantó dos piezas más aparte de las citadas: bien le quedó la inaugural ‘Mano a mano’, y en dúo con el piano interpretó ‘Melodía de arrabal’.

OSCAR CUBILLO

Da la sensación de que Zapata le gusta saborear la vida (foto: Enrique Moreno Esquibel / Teatro Arriaga).

Da la sensación de que Zapata le gusta saborear la vida (foto: Enrique Moreno Esquibel / Teatro Arriaga).

+++ ENTREVISTA +++

***

«Me gusta la música triste»

***

El simpático y abierto tenor granadino homenajea

al ‘Gardel Mediterráneo’ en trío y cantando desde tango hasta napolitanas

 

‘Tango: Mano a Mano’ (Sony, 2010).

‘Tango: Mano a Mano’ (Sony, 2010).

El tenor internacional José Manuel Zapata (Granada, 1973), habitual de las óperas (Bellini, Rossini…), también es un enamorado del tango, como lo certifica su disco ‘Tango: Mano a Mano’ (Sony, 2010). «Y encima lie a Mercé, a Pasión, a Poveda, a Marina Heredia, a Rocío Márquez, a Ángela Cervantes, para que me acompañasen», nos contaba contento de cara a su intervención en trío en el teatro Arriaga, donde desplegó el programa ‘Gardel Mediterráneo’ en el 80 aniversario de la muerte del maestro (que acaeció en 1935), un libreto que prometía guiños a España, Italia y Francia. Esta entrevista la mantuvimos por e-mail, y Zapata respondía desde Valencia. «Llegue aquí hace 16 años y me quedé. ¡Me encanta esta tierra!».

Muchos dicen que Granada es una ciudad muy culta en lo musical, desde el flamenco (el difunto Morente) hasta el pop (Lagartija Nick, Los Planetas). ¿También lo es en tu campo de la clásica y el bel canto? ¿Tú respiras en tu ciudad sin que te falte el aire?

Granada es una ciudad maravillosa y, seguramente, si tienes la vida resuelta es estupenda para vivir. Pero desgraciadamente es una ciudad de servicios. Y digo desgraciadamente porque habría de ser el faro cultural de Andalucía, aunque por diversas circunstancias no lo es.

Dudaba preguntarlo, pero justo ahora oigo un YouTube con la cantaora Marina Heredia. ¿Te has animado alguna vez a cantar flamenco? ¿Es un registro totalmente diferente al tuyo?

Ya quisiera yo. Sólo me arrimado de vez en cuando a la copla. Casualmente, las primeras veces de la mano del maestro de Barakaldo Rubén Fernández Aguirre. El flamenco es para mí un misterio vocal y musical. Lo escucho y lo vivo fascinado, pero no me atrevo ni por asomo.

¿Qué has desayunado y dónde?

Hoy me ha tocado hacerlo en casa. Un café con leche, como siempre. Dicen que hay que desayunar fuerte, pero con lo gordo que estoy, ¡¡es lo que me faltaba!! Ja, ja, ja, ja…

¿Los profesionales de tu nivel, donde el canto también tiene tanto componente físico, han de cuidarse mucho con la alimentación?

La alimentación es una faena en nuestro caso. Casi siempre comemos ‘de prestado’ y muchos tenemos problemas de reflujo gástrico crónico por usar tanto el diafragma. La faena es que, como buen tenor, me encanta comer. Es uno de los mayores placeres de esta corta vida.

¿Y también hay que cuidarse mediante el ejercicio, evitando el alcohol, prolongado el sueño…?

¡Dios mío! ¡Esta entrevista me esté creando una gran culpabilidad! Ja, ja… A lo largo de esta carrera he visto de todo. Desde un bajo ruso que se pimpla una botella de vodka antes de cantar, y que además el único ejercicio que hace es el del codo al empinarlo, ¡y que encima canta como Dios! De ahí a sopranos alimentadas a base de comida de caracol. En lo de dormir, la mayoría de nosotros llevamos horario de cantante: nos acostamos muy tarde y nos levantamos muy tarde. Eso sí. Para cantar hay que dormir.

Una de las tres piezas al piano. En el atril hay una tablet (foto: Enrique Moreno Esquibel / Teatro Arriaga).

Una de las tres piezas al piano. En el atril hay una tablet (foto: Enrique Moreno Esquibel / Teatro Arriaga).

¿Por qué te atrae el tango?

Porque lo amé con sinrazón desde que escuché el primero. Como cuando ves a una mujer la primera vez y te estremeces sin una lógica o un porqué. Me gusta la música triste. La que está en tonalidad menor. No lo puedo evitar. Y no depende de mi estado de ánimo. Es parte de mí.

Has editado discos de tango. ¿Hay mercado para el tango en España? ¿Gusta a los jóvenes?

Ni hay mercado en España, ni le gusta a los jóvenes. Pero eso no evita que lo cante. Me encantaría ser Beyoncé y que mi hija de nueve años escuchase a Gardel hasta rayar el CD. Pero eso no va a pasar nunca. Ni con el tango, ni con la ópera, claro. Puse en marcha el proyecto de tango por felicidad. Porque me hace sentir genial hacer esa música. Y encima lie a Mercé, a Pasión, a Poveda, a Marina Heredia, a Rocío Márquez, a Ángela Cervantes, para que me acompañasen.

¿Qué opinan los argentinos de tu forma de acercarte al tango? Que son muy suyos…

Ja, ja, ja, ja, ja… ¡Pues anda que nosotros! Los que hablan conmigo me dicen que les gusta mucho. Otra gran mayoría silenciosa puede ser que piense que es una mierda. Qué le vamos a hacer, ja, ja…

¿Por qué te gusta Gardel?

Por la misma razón por la que me gustan Pavarotti o la Callas. Porque son cantantes que desde el segundo 1 me invaden el corazón.

¿Por qué crees que Gardel gusta a todo el mundo, al margen del idioma?

Exactamente por lo que te acabo de contestar. Yo no soy yo un extraterrestre, je, je… Estos son artistas y voces con capacidad de emocionar incluso desde un disco y cuyos timbres son identificables siempre.

Vienes en trío, conmemorando el 80º aniversario de la muerte de Gardel en junio de 1935. ¿Cómo será tu concierto?

Será, espero, emocionado, y por eso emocionante. También interpretaremos canciones napolitanas, género que gustaba mucho al maestro argentino-uruguayo-francés, y ya no se sabe dónde más. Iré acompañado por dos músicos excepcionales: Juan Francisco Padilla a la guitarra y Claudio Constantini al bandoneón y al piano.

¿Y qué te gusta de Euskadi?

He cantado muchas veces ahí. Me encanta vuestra tierra. Pero lo que más me gusta es vuestra gente. Es de los sitios donde mejor y más en casa me he sentido. Y lo de la comida…, bueno, eso no le he de explicar, ¿verdad? ¡Ja, ja!

ÓSCAR CUBILLO

Uno de los muchos saludos respetuosos de los oficiantes al público (foto: Enrique Moreno Esquibel / Teatro Arriaga).

Uno de los muchos saludos respetuosos de los oficiantes al público (foto: Enrique Moreno Esquibel / Teatro Arriaga).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: