The Winery Dogs: Perros viejos

Sheehan, Kotzen y Portnoy explotando en el Antzoki bilbaíno (foto: Mr. Duck).

Sheehan, Kotzen y Portnoy explotando en el Antzoki bilbaíno (foto: Mr. Duck).

Lunes 8 de febrero de 2016, Bilbao, Kafe Antzokia, 21 h, 30-35 €.

BEV WINERY DOGS CARTEL GIRAMenos de 30 entradas, a 35 eurazos, quedaron sin venderse en taquilla el lunes para ver al supergrupo americano The Winery Dogs en el Kafe Antzokia. Eso fue un bolo grande en una sala mediana: volumen y luces a tope, seguratas de pinta maleva en las esquinas del escenario, tragos servidos en vasos de plástico, un telón de fondo tan enorme que estaba doblado en un lateral porque no cabía desplegado, palmas y coros efusivos puntuales del respetable…

Es que oficiaba un supergrupo californiano con todas las de la ley, tres virtuosos del rock, tres perros viejos como son el bajista Billy Sheehan (Nueva York, 1953; Talas, David Lee Roth, Mr. Big, Steve Vai…), el guitarrista y vocalista Richie Kotzen (Reading, Pensilvania, 1970; Poison, Mr. Big…), más el carismático baterista Mike Portnoy (Long Beach, Nueva York, 1967; Dream Theater, Flying Colors, Transanlantic, Bigelf…), quien redobló a una mano, llegó a llevar el ritmo mientras bebía algo sin alcohol, hizo malabarismos con las baquetas…

Mike Portnoy, ex Dream Theater, un nota simpático con mil recursos baqueteadores (foto: Mr. Duck).

Mike Portnoy, ex Dream Theater, un nota simpático con mil recursos baqueteadores (foto: Mr. Duck).

En plena mundial de su segundo álbum, ‘Hot Streak’, Los Perros de Bodega en 92 minutos tocaron 15 piezas (sin cortar el breve solo baterista y el luengo bajista que arrancó espacial y acabó de cámara). El repertorio fue calcado al del sábado en París, con numerosos huecos para demostrar sus habilidades, lo cual va en contra de las canciones redondas (Mr. Big o Glenn Hughes destilan mejores composiciones). Se notó la interactividad entre las tres estrellas (los tres corean) y la deuda con los géneros y grupos clásicos: heavy metal efectista, espectacular y presuntuoso (el inaugural ‘Oblivion’; este es el clip), fusión emparentada con el jazz y servida con punteos en plan Jeff Beck de un Kotzen que toca sin púa (‘Hot Streak’), melodías vía Rainbow (‘How Long’), ensoñaciones progresivas con punteos a lo Robben Ford (‘Empire’), un par de temas souleros con Kotzen al piano (comercial y afectado ‘Think It Over’, y superior por más sincero el del bis: ‘Regret’), calcos de Led Zeppelin con estribillo comercial (‘Elevate’; este es el clip)… La peña, apretada, masculina y madura, acabó encantada… y epatada.

OSCAR CUBILLO

El bajista, el guitarrista y el baterista saludando tras el bis (foto: Mr. Duck).

El bajista, el guitarrista y el baterista saludando tras el bis (foto: Mr. Duck).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: