Eros Ramazzotti: Sólo falló la gente

Muchas calvas en las gradas y huecos entre los asientos hubo en el BEC (imagen de móvil: O.C.E.).

Muchas calvas en las gradas y huecos entre los asientos hubo en el BEC (imagen de móvil: O.C.E.).

Martes 16 de febrero de 2016, Barakaldo, Bilbao Exhibition Center (BEC), 21 h, entradas de 31,40 a 71,40 €, entradas VIP a 151,40 €.

BEV EROS RAMAZZOTTI CARTEL

Una banda nutrida y excelsa, un show visual impresionante y un repertorio con numerosos hitos dieron brillo al concierto de Eros Ramazzotti en un BEC con poco público

 

Antes de entrar, en la taquilla nos confiaron que el martes viendo a Eros Ramazzotti en el BEC habría 2.500-2.800 personas. Poquísimas para un recinto donde Fito & Fitipaldis han metido 16.000. En efecto, había poca gente y el frío en el macrorecinto se notaba como si estuviéramos en Tartaristán, uno de los 28 países que el romano visitará en su gira mundial de dos años, de momento. ¿Por qué habría tan poca gente en el BEC? ¿Por ser martes? No creemos. ¿Por el precio de las entradas? No: las había a 31 euros y todas las localidades eran de asiento. ¿Porque el ídolo itálico ya no tiene tirón? Lo dudamos. ¿Acaso por la hora del concierto, que acabó cuando ya no había metro? Pues seguro que esa fue una razón importante. O ibas en coche (y te puedes tirar media hora para salir del parking, como nos acaeció en Bryan Adams, que atrajo a 9.500 espectadores), o te la jugabas para encontrar un taxi a la salida (tuvimos suerte, sí), o te esperaban chóferes particulares (al salir había aparcados ilegalmente decenas de coches con las luces intermitentes aguardando a parejas y familiares).

Las pantallas agigantaban al protagonista Eros Luciano Walter Ramazzotti (foto: Luis Ángel Gómez / El Correo).

Las pantallas agigantaban al protagonista Eros Luciano Walter Ramazzotti (foto: Luis Ángel Gómez / El Correo).

Pues sí, para semejante escasa concurrencia desperdigada por gradas con calvas, pista de butacas con huecos y fragmentos de tribunas cubiertas con mantos negros, arribó la caravana de Eros, en total él, diez músicos y los 44 técnicos necesarios para operar con un montaje de luz y sonido realmente espectacular: la banda de relevancia sonó estupendamente (a veces la caja y el chaston de la batería marcaban el ritmo como en un alta fidelidad doméstico) y las visuales se vieron de cine y resultaron impactantes, desde los láseres hasta los impresionantes primerísimos planos propios del Gran Hermano orwelliano que mostraban a un palmo al ídolo itálico, tatuado, flaco y con pelo cano y corto, cortísimo sobre todo por los laterales, y barba mal rasurada. Un Eros en forma que en pantalla también reflejó su pasión futbolera en un par de vídeos: en uno jugando trajeado con un balón, y en otro vistiendo multitud de camisetas de selecciones nacionales.

Había poca peña, en efecto, y por eso quizá cierta frialdad inicial se le inocolura a Ramazzotti. Aunque también le dio mal rollo que el concierto empezara dos veces: estábamos ya con las luces apagadas, el telón echado y sonando música pregrabada y viéndose a presuntos músicos en sombras chinas agigantadas, cuando sonó un ruido estridente y se paró todo. Muchos pensamos si era parte del espectáculo, pero no, la cosa se había petado e interrumpido. Así que se reinició con los mismos colegueos en sombras, como si fueran fantasmas de raperos gigantes encontrándose por la calle, y el concierto en total se estiró hasta los 133 minutos (dos horas y cuarto) y unas 26 canciones (hubo el típico popurrí central acústico donde unió varias), canciones que abarcaron desde las baladas marca de la casa y las gradaciones soul hasta la progresividad de sus músicos excelsos, el góspel de sus dos coristas bajitas empero los tacones, el rock comercial vía Springsteen (ese saxo recurrente) y algunos temas tecnificados en los que a veces también libró.

Este momento quizá sea del tercer tema, ‘Perfetto’ (imagen de móvil: O.C.E.).

Este momento es del cuarto tema, ‘Estrella gemela’, con su punteo (imagen de móvil: O.C.E.).

Eros Luciano Walter Ramazzotti (Roma, 28 de octubre de 1963), en buena forma física –ya se ha dicho- y ayudado para las letras políglotas por un teleprompter que en el bis se coló en la pantalla gigante, arrancó dos veces con el discotequero ‘L’ombra del gigante’ mientras cientos de móviles inmortalizaban el momento; las letras se reprodujeron en pantalla en plan karaoke en el rock de riffs AOR ‘Il tempo non sente ragione’; y su rostro grandioso se plasmó en la pantalla en el rock melódico springsteeniano noventero ‘Perfetto’, título de su último álbum. Acabó esta tercera pieza y saludó: «Gabon, Bilbao. Ezkerrik asko. Ongi etorri. Lo siento por los problemas técnicos, pero yo estaba ahí, ¿eh?». Qué majo, cómo pastoreó al respetable, cómo agradecía diciendo ‘ezkerrik asko’ al final de varias canciones, o como charló con su pianista cuando se quedaron solos en escena y él bromeo diciendo que un caramelo de menta necesitaba él, que cantaba, no el otro, que sólo tocaba.

El resto del repertorio ruló igual de potente, ciertamente en sube y baja debido a la calidad de las composiciones diversas, pero no se le pudo tildar ni de demasiado almibarado en las baladas, ni de hortera en los arreglos, ni de sin alma en lo tecno. Y encima alcanzó numerosas cimas en las dos horas que le restaron de show global y tan visual que te imaginabas a los tártaros que le verán en abril atusándose el bigote y murmurando: ‘Hummmm, Errrrrros’. Ramazzotti se marcó un punteo a lo David Gilmour con él doblado en la pantalla en ‘Estrella gemela’; certificó su influencia sobre Sergio Dalma y Alejandro Sanz al cantar en castellano su nuevo single ‘Flor nacida ayer’, una balada pianística; su cénit lo alcanzó con el hit ‘Si bastasen un par de canciones’, que sonó mejor que en disco, a lo Alejandro Sanz en gradación soul, con dejes americanos, solo de saxo Supertramp, las mujeres del BEC cantando agudas y las primeras filas de espectadores reflejadas en pantalla

Por el final, en pantalla con su saxofonista a menudo springsteeniano (imagen de móvil: O.C.E.).

Por el final, en pantalla con su saxofonista a menudo springsteeniano (imagen de móvil: O.C.E.).

…al piano a solas hizo una bonita ‘Tras veinte años’, la que canta eso de preciosa y perfecta, en plan Dalma también; en la parte coral acústica destacó con la americanizada ‘Ahora tú’, la de cuántos errores, cuántos problemas; «Bilbao, te quiero», gritó antes de ‘Donde hay música’; puso en el punto de mira a las adolescentes en ‘Otra como tú’, la de si no existe me la inventará; más soul-rock remarcó en ‘Una emoción para siempre’, con la gente puesta en pie por delante; en la AOR ‘Cosas de la vida’ hubo reminiscencias de los Pink Floyd de ‘El Muro’ hasta en las geometrías de las pantallas; y cerró con una balada dramática ‘Música es’, insuflada de progresividad algo hortera.

Hubo bis, por supuesto. Tres piezas, dos ni fu ni fa y una estupenda. Lo abierto él solo a la guitarra acústica en ‘Un ángel como el sol tú eres’ y, tras presentar uno a uno a sus diez músicos y coristas, continuó con la tropical ‘Fuego en el fuego’, que la presentó soltando «vamos a bailar juntos». Y cerró por todo lo alto con la famosísima ‘La cosa más bella’, potente, coreada, ovacionada y con dos detalles springsteenianos: el saxo y las luces encendidas.

OSCAR CUBILLO

Adiós con saludos fugaces de los actuantes y los créditos deslizándose en pantalla (imagen de móvil: O.C.E.).

Adiós con saludos fugaces de los actuantes y los créditos deslizándose raudos en pantalla (imagen de móvil: O.C.E.).

Anuncios
Comments
One Response to “Eros Ramazzotti: Sólo falló la gente”
  1. Oscar cine dice:

    Pues mas alla del metro-q todo cuenta-esta q era martes,el tiempo es un horror,la gente esta de pasta como esta…y no nos engańemos,Eros hace años q aqui esta muy a la baja.y eso lo demuestra q en un aforo de 16.000 meta 2.500.
    Yo me aburri lo mio en bryan adams asi q no se q habria sido de mi en este evento.mejor ni lo pienso.a cuidarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: