Silvia Pérez Cruz: Melindres y risitas

Silvia Pérez Cruz y su ‘gran familia’ con ‘gran corazón’ recibiendo una ovación (foto: Mr. Duck).

Silvia Pérez Cruz y su ‘gran familia’ con ‘gran corazón’ recibiendo una ovación (foto: Mr. Duck).

Jueves 10 de marzo de 2016, Bilbao, Teatro Arriaga, 22 h, entradas de 12 a 25 €.

Se agotaron las entradas con antelación y se respiraba el ambiente de sensibilidad extrema y de expectación antes del concierto de Silvia Pérez Cruz (Palafrugell, Gerona, 1983), ex Las Migas, el jueves en el Arriaga. Actuó con un quinteto de cuerdas, de hecho el programa estaba nominado ‘Entre más cuerdas’. El público era ostensiblemente burgués, muy femenino, y su promedio de edad treintañera lo elevaban personas mayores cuya asistencia chocaba en tal encuentro. Un respetable que escuchó atentamente el repertorio (sólo se oían las toses de la clásica) y rio con gozo en las luengas y divulgativas presentaciones de la cantante y actriz catalana, quien pecó de exceso de familiaridad, abusó de la campechanería cercana y exhibió una feminidad que rozó los melindres y la llevó a dejar caer comentarios como que había venido con vestido de princesa o que es el Athletic de Bilbao (y del Barça), aunque nunca mira el fútbol.

El público mixto agotó el aforo y se entregó en cuerpo y alma a la actriz y cantante gerundense (foto: Mr. Duck).

El público mixto agotó el aforo y se entregó en cuerpo y alma a la actriz y cantante gerundense (foto: Mr. Duck).

Afectada y volátil en la interpretación, a veces casi pedante y escoltada por un muy bien trabajado quinteto de cuerdas propenso al pizzicato («gran familia» lo definió en la primera presentación, «fenómenos con gran corazón» en la segunda), a Silvia se le nota mogollón su existencia privilegiada, culta, melómana, burguesa y catalana, y no me gustó nada que se riera tanto, demasiado, cuando agradecía farfullando ‘eskerrik asko’, muchas gracias en euskera. Eso que la chica es políglota y en cuatro idiomas (español, catalán, portugués e inglés) cantó en su concierto de 14 piezas en 120 minutos (contando los tres de ovaciones y saludos finales).

Fue un concierto levemente ascendente y le quedaron flojas tres canciones solamente: ‘Ay ay ay’, en inglés, una emulación de Shakira para la película aún no estrenada ‘Cerca de tu casa’, cuya banda sonora compone su disco ya editado ‘Domus’ (Universal); el bolero sin hondura ‘La tarde’, de Sinco Garay, en el que hasta se rio y se agarró la melena para recogérsela en un moño sobre la marcha; y la ‘Lambada’ adaptada también para la película, aunque los coros del respetable la levantaron por sus postrimerías.

Afectada y melindrosa ofició Pérez Cruz (foto: Enrique Moreno Esquibel / Teatro Arriaga).

Afectada y melindrosa ofició Pérez Cruz (foto: Enrique Moreno Esquibel / Teatro Arriaga).

Silvia, que canta una suerte de folk indie solemne arraigado en la tradición no sólo hispanoamericana, empezó en plan indie: dando la espalda al gentío en ‘Tonada de luna llena’, del venezolano Simón Díaz, sonando exótica en los sostenidos (greca, moruna..) y jugando con ayes a lo Dulce Pontes. Le quedó bien el vals peruano de don Manuel Chato Raygada ‘Mechita’ quizá porque nos recordó a la gran dama María Dolores Pradera (lo malo es que Silvia sesea mucho, no vocaliza diáfanamente), y volvió a chillar dolida y étnica a lo Dulce Pontes en el blues a lo Charlie Haden ‘No sé’, pieza en portugués compuesta en la casa de campo de su hermana en el país vecino («Vive ahí. Se enamoró y se quedó. Un clásico de la emigración», aclaró).

Alternando lo folk y lo culto oficiaba Silvia, repasando a Lorca vía Javier Ruibal («un cantautor gaditano») en ‘Por tu amor me duele el aire’ como si ella fuera una nueva Martirio, y alcanzando dos picos en sendos dúos: con el contrabajo en el bolero blues ‘20 años / Tiempo perdido’ (el primer título de María Teresa Vera, el segundo la habanera de sus padres: Gloria Cruz y el difunto Cástor Pérez), y con el violonchelo en ‘Corrandes de exili’ de Lluis Llach, con la treintañera gerundense creíble en el melodrama y premiada hasta con silbidos. Se dieron muchos abrazos y besos los dos protagonistas tras cada dúo.

Elena Rey (violín), Carlos Monfort (violín), Silvia (voz), Anna Aldomà (viola), Miguel Ángel Cordero (contrabajo) y Juan Antonio Pich (viloncelo). (foto: Enrique Moreno Esquibel / Teatro Arriaga).

Pizzicato Five: Elena Rey (violín), Carlos Monfort (violín), Silvia (voz), Anna Aldomà (viola),
Miguel Ángel Cordero (contrabajo) y Juan Antonio Pich (violonchelo).
(foto: Enrique Moreno Esquibel / Teatro Arriaga).

Por el epílogo llegó el título más explícito, ‘No hay tanto pan’, el tercero de la película ‘Cerca de tu casa’ y el CD ‘Domus’, una denuncia lanzada al viento de la problemática de la vivienda y de los desahucios (problema que ella no tiene). Al presentarlo la gerundense comentó que buscó las palabras con cuidado porque su voz endulza (y apenas encontró adjetivos, o sea que se escondió), en la misma introducción se pasó de campechana y de anticlímax en la referencia a la ‘cocreta’, y por cantó ‘No hay tanto pan’, que sonó a fusilamiento de Leonard Cohen en su vals vienés (aquí va un YouTube donde lo interpreta ella a solas con una guitarra este año en los Premios Gaudí).

Y ya la cita fue menguando hasta el adiós. Ella, se ignora si nerviosa o dominando al público, improvisó cachos de canciones (Amy Winehouse, el ‘Macarena’…), y en el bis dejó buen sabor de boca con el dramático, dogmático y metafórico ‘Gallo negro, gallo rojo’ de Sánchez Ferlosio (el hijo del fundador de Falange Sánchez Mazas, el de la novela ‘Soldados de Salamina’, al que le quieren quitar la calle en Bilbao, ciudad donde vivió, que he leído el librito de Javier Cercas). Buen concierto, no tanto como el de Silvia Pérez Cruz con Refree en el Teatro Barakaldo (así lo contamos), pero es que son formatos distintos (quinteto de cuerda versus guitarra eléctrica indie), aunque compartan repertorio versionero y poliglotismo.

OSCAR CUBILLO

Saludos tras el único bis, saludos de tres minutos (foto: Mr. Duck).

Saludos tras el único bis, unos saludos de tres minutos (foto: Mr. Duck).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: