CINE: ‘El renacido’: Entre la vida y la muerte

BEV EL RENACIDO 0 cartel

*

Texto por GERARDO CREMER

*

Estreno: 5 de febrero de 2016

*

Director: Alejandro González Iñárritu

*

Calificación: 5 estrellas sobre 5

*

Trailer de ‘El renacido’

 

***

Realismo para narrar la Historia

***

Lograr que el espectador sienta las duras condiciones de vida de los comerciantes de pieles americanos, los ‘mountain men’, los exploradores y pioneros que se adentraron en el primitivo Oeste durante 1820-1840, en una época de salvajismo, de pura existencia en la supervivencia, y conseguirlo merced a la fisicidad, al realismo de las imágenes, gracias a una fotografía sin luz artificial que capta el entorno mediante lentes esféricas y grandes angulares que distorsionan el extremo del encuadre, cámara digital Arri Alexa que se acerca al rostro de los protagonistas (incluso el aliento empaña la cámara) al mismo tiempo que les contextualiza en un entorno natural que destaca por su belleza al ser aprehendido en su profundidad y en el más mínimo detalle, es el mérito del director Iñarritu. Un realismo que también surge de la luz capturada por la lente, que se presenta en el plano como haz de color impreso sobre la fotografía, demostrando, como en el cine de Herzog, que se está ahí, en esas tierras que los pioneros pisaron, buscando con el plano-secuencia la continuidad de los hechos, al mismo tiempo que el horror, el cansancio y el sufrimiento afloran en los rostros de los actores.

La luz capturada por la lente.

La luz capturada por la lente.

Iñárritu consigue con ‘El renacido’ la mejor película de su filmografía. Un nuevo reto, un insólito desafío de forma, que da consistencia al fondo, con el fin de experimentar la vivencia del trampero Glass (Leonardo DiCaprio), un hombre cristiano que lucha por mantener viva la llama del recuerdo de su historia: su esposa india asesinada por el ejército. Contención que se transforma en odio y sed de venganza (al igual que la del Josey Wales (Clint Eastwood) de ‘El fuera de la ley’ (1976), filme dirigido por el propio Eastwood), cuando su hijo mestizo es también asesinado por otro trampero compañero de expedición, John Fitzgerald (Tom Hardy).

Los planos subjetivos de Glass, captados con cámara en contrapicado extremo, que encuadran las copas de los árboles, sirven para presentar el plano opuesto, el picado que enmarca el rostro de Glass tumbado en el suelo, inmovilizado por las heridas causadas por el ataque de un oso. Iñarritu y Emmanuel Lubezki resitúan ese rostro en su vivencia interior con los fantasmas: un plano que retrotrae al plano de inicio, donde una cámara sobrevuela en picado los rostros de una familia feliz, los Glass, protegidos en el interior de una tienda india. Por eso, tras contemplar esa naturaleza avasalladora, opresora y absorbente, Glass no tiene otro espacio de huida que el de esa mente poblada de espectros. Y aquí Iñárritu recurre al subconsciente y al imaginario del Buñuel de ‘Los olvidados’ (1951), con el cuerpo de la esposa india levitando sobre su rostro, o bien con el cuerpo de su hijo conduciéndole al interior de una iglesia derruida.

El sueño en ‘Los olvidados’.

El sueño en ‘Los olvidados’.

El sueño en ‘El renacido’.

El sueño en ‘El renacido’.

***

El plano fragmentado frente al plano secuencia

***

La fragmentación del plano es el recurso visual de Iñárritu para adentrarse en el recuerdo. El intrincado laberinto de la mente que en su estado febril rompe los límites de la consciencia para adentrarse en el subconsciente. La puesta en escena realista de esos sueños/recuerdos poblados de fantasmas (el mismo realismo del paisaje, la misma captación de luz natural) conduce a la narración hacia cualidades universalistas y cristianas que llenan, con su serenidad visual, de significado lo visualizado. En mi reseña (en este mismo blog) del film de Terrence Malick ‘To The Wonder’ (2012) hablaba de la “imagen afectiva” (también fotografiada en este film por Emmanuel Lubezki) e indicaba que la luz y la fragmentación de los planos actuaban como potencial expresivo y afectivo, buscando la fusión entre el sujeto (el hombre) y el objeto (Dios). En ‘El renacido’ la soledad del hombre en la naturaleza es compensada con la narración en el interior de la mente. Es entonces cuando la grandeza de lo externo se une a la grandeza de lo interno: el hombre adquiere naturaleza espiritual, condición universalista al ser parte de un todo al mismo que es el Todo. Los fantasmas, los espíritus, invitan a Glass hacia la muerte (su hijo y su esposa), para que forme parte de esa Naturaleza eterna, de esa sabiduría universal tan bien ejemplificada en el jefe indio Hikuk.

Pero en oposición a tales recuerdos está la supervivencia como obsesión. ‘El renacido’ es un film con fuerte influencia de Stanley Kubrick: la misma búsqueda de la luz natural mediante lentes capaces de capturar la luz escasa al mismo tiempo que el gran angular aísla al personaje en su entorno en un espacio deformado por sus bordes en la pantalla. Coincide también con Kubrick en su concepción del tiempo continuo al utilizar planos-secuencia. En Kubrick la obsesión en la mente humana llevaba a sus personajes a actuar hasta sus últimas consecuencias. Todo en un proceso continuo, evitando las interrupciones, con el plano-secuencia.

Iñárritu pasa, en las escenas de inicio, de la imagen fragmentada del recuerdo a la primera escena magistral de la película: la que corresponde al ataque indio al campamento de los comerciantes de pieles. Una secuencia que muestra la violencia sin disimulos pero que, también, sorprende por su inventiva visual y por su complejidad. Una cámara que pasa del detalle de los rostros asustados a los movimientos en grupo, que personaliza a cada miembro del equipo, pero que no distingue protagonismos y que sólo busca captar el realismo y trasladar la sensación de angustia al espectador. Después le sigue, también en plano único, la secuencia del ataque del oso: angustiosa, feroz, desesperante. Aunque este realismo alcanzado por la imagen (esa forma de filmar con la cámara pegada al rostro que también enfoca nítidamente todos los elementos del campo visual más lejano) no resultaría tan impactante si no se sintiera la presencia abrumadora de la responsabilidad de Glass como padre: el miedo, no a perder la vida, sino a dejar huérfano a su hijo indio en un mundo violento, salvaje y tremendamente racista.

El ataque del oso.

El ataque del oso.

***

La venganza como obsesión

***

Glass enfoca su existencia en la pervivencia del recuerdo. Sigue unido a su hijo, protegiéndole, amparándole del agresor, ya que él es el medio de contacto, el que facilita la comunicación con su esposa fallecida. Tras el ataque del oso todo cambia. Inmovilizado, a punto de perder las fuerzas, cercano de la muerte, Glass se aferra a la vida con la esperanza de no dejar abandonado a su hijo a la suerte. Pero, finalmente, la fatalidad termina por dominar su existencia. Un error le lleva al asesinato de su hijo a manos de John Fitzgerald. A partir de entonces todo se convierte en obsesión. Vivir para vengarse.

Este incidente, que es la espoleta que detona el conflicto personal, da paso a una hermosa secuencia en la que Leonardo DiCaprio expresa el dolor y el odio en el rostro, con los gritos y las lágrimas silenciosas que derrama durante una noche entera junto al cuerpo muerto, congelado de su hijo. Y a partir de aquí, el film avanza según el movimiento de desplazamiento de Glass en su persecución de Fitzgerald: un viaje que es una venganza trasfigurada en obsesión. Esta vez sí hace esperar a los fantasmas que le llaman continuamente, quienes se presentan en sueños o en sus recuerdos fragmentados. Sueño y realidad conviven en un único mundo, un único universo. Lubezki incluye imágenes preciosistas de Glass caminando por un paisaje blanco de nieve como si caminase por las aguas de un lago, una avalancha o la caída de un meteorito. Un film que va cerrando su espacio para concentrarse en el enfrentamiento entre dos hombres, en ese encuentro a dos que va a poner fin al dolor y permitir recobrar la dignidad de sus seres queridos perdidos.

A diferencia de los comentado por cierta parte de la crítica, ‘El renacido’ es una película completa, de alto contenido, narrativamente fluida, filosófica y profunda. Un film que complementa el humanismo del cine de Iñárritu donde sigue predominando su visión pesimista de la existencia.

GERARDO CREMER

Caminando por la nieve como si caminase por las aguas.

Caminando por la nieve como si caminase por las aguas.

 

Comments
3 Responses to “CINE: ‘El renacido’: Entre la vida y la muerte”
  1. oscar cine dice:

    Me he ganado la enemistad de mucho ser humano por defender ferozmente en circulos cinefilos esta pelicula.un film inmenso-en muchos aspectos-que ha tenido que luchar contra todos,incluidos los modernetes que la atacaban xq estaba de moda decir que no era tan buena.me llama la atencion que no cites el original de richard harris;the man in the wilderness.sin mas eh?erzog si lo veo,kubrick algo menos y de hecho me recordo mucho al Tarkovski de”el espejo”o”nostalgia”con ese punto deconstruido y poderosisimo.un gran filme,si señor.

    • Gerardo Cremer dice:

      No he visto la película de Richard Harris…ni la conocía. Respecto a Tarkovski le identifico en tantas películas que decidí cambiar un poco y volver a Buñuel, con eso del mexicanismo y los acercamientos al subconsciente. En cambio a Kubrick le identifiqué enseguida, por su concepción narrativa de la fotografía: el cine como medio para mostrar la obsesión mental. Creo, también, que el uso de lentes gran angular que distorsionan el encuadre y que enfatizan el proceso obsesivo y enfermizo de los personajes es mas propio de Kubrick que de Tarkovski. Para mi la película fue una gran sorpresa y me sorprendió tanta posición contraria a la misma. No llevarse el Oscar me parece totalmente injusto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: