‘El amor brujo’ de Víctor Ullate: Éxito y desconcierto

Representación del jueves: la sinfónica en el foso (foto: BOS).

Representación del jueves: la sinfónica en el foso (foto: BOS).

Viernes 18 de marzo de 2016, Bilbao, Palacio Euskalduna, 19.30 h, entradas de 20 a 44 €.

El ballet de Víctor Ullate, realzado por la BOS y cantado por Carmen Linares, logró llenar dos noches en una revisión del clásico de Falla remodelada para la exportación y en la que choca un largo pasaje modernista y siniestro

 

Sólo se quedaron sin vender las butacas más marginales, las de peor visibilidad y acústica, el jueves y el viernes en el Palacio Euskalduna para ver la revisión del clásico a escala mundial ‘El amor brujo’ (1915), de Manuel de Falla (1876-1946). Cada una de las dos sesiones bilbaínas contó con la asistencia de más de 2.000 espectadores, la inmensa mayoría damas que al abandonar el ciclópeo recinto coincidían en revelar su satisfacción ante un espectáculo moderno por atemporal y global, pero que no tardaban en confiar su desconcierto ante un inserto central de iconografía siniestra con bailarines córvidos de delgadez y melenas a lo Mario Vaquerizo (con él los comparó La Reina) evolucionando al son de un playback de un metal marcial en una demasiado larga viñeta propia de la película ‘The Raven’.

Representación del jueves: el largo pasaje desconcertante y siniestro (foto: BOS).

Representación del jueves: el largo pasaje desconcertante y siniestro (foto: BOS).

El veterano coreógrafo Víctor Ullate ha ideado esta revisión, actualización, el clásico ‘El amor brujo’, pensada para ser representada ante públicos extranjeros, imaginada para la exportación, por lo cual se diluye el andalucismo gitano del original y se incrustan ciertos insertos de música enlatada, como los del mentado pasaje de los Crows Of Black Metal u otro lapso tecno que mistifica el sentido original de Falla. No en vano, tras ese pasaje siniestro y córvido llegó un número de flamenco coral, dinámico como en ‘West Side Story’, y una porción del respetable aplaudió (el viernes, cuando acudimos nosotros) como aliviada, como reivindicando las formas canónicas más permanentes.

Representación del jueves: coreografía de cine (foto: BOS).

Representación del jueves: coreografía de cine (foto: BOS).

Porque, como diría Woody Allen, si la cosa funciona, ¿por qué cambiarla? Lo que mejor fue recibido en el Euskalduna fue el tradicionalismo estético, desde el ofrecido por una óptima Orquesta Sinfónica de Bilbao (BOS) dirigida por el holandés David Porcelijn que inyectaba un dramatismo exótico habitual de las películas antañonas de Hollywood, hasta los vestidos del plantel de bailarines y sus coreografías frías, que desplegaban más ballet y danza contemporánea (¡hasta capoeira a lo Rafael Amargo!) que flamenco, reducido éste a los desplantes entre las parejas y poco más.

Protagonista destacada en ‘El amor brujo’ de Ullate es la veterana cantaora Carmen Linares (Jaen, 1951), ataviada en un lateral de la escena como la Sara Montiel exótica y tardía. Una Linares desde hace muchas temporadas limitada de facultades y en este standard español de Falla apurando los estertores de su garganta ronca y logrando sus momentos más emotivos en recitados teatrales como los de la lectura de cartas de la fortuna.

Representación del jueves: a la derecha, Carmen Linares, aún con cartel (foto: BOS).

Representación del jueves: a la derecha, Carmen Linares, aún con cartel (foto: BOS).

Empero el oscuro detalle anecdótico de la luenga escena siniestra con efectos especiales cinematográficos elevado hasta lo categórico, en el Euskalduna se respiró el ambiente de gran acontecimiento usual en las grandes capitales del mundo. Por ahí se representará este ‘Amor brujo’ pretendidamente transversal, con telones de fondos minimales y luneros, con olor a incienso escapando del escenario, algunos personajes maquillados como si fueran actores de la saga ‘Crepúsculo’ y una españolidad que se va mitigando en el libreto, donde los trajes más que de gitanas andaluzas parecen de moriscas y acaban como de princesitas idealizadas. Por esto también es un show exportable. El viernes duró 89 minutos, contando los luengos aplausos finales (¿unos tres minutos?) y los saludos de Ullate, del director de la orquesta Porcelijn, del director de la coreografía Eduardo Lao, de la cantaora Linares

OSCAR CUBILLO

Representación del jueves: ¿dónde saldrá también esta luna? ¿En Nueva York? (foto: BOS).

Representación del jueves: ¿dónde saldrá también esta luna? ¿En Nueva York? (foto: BOS).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: