Daniel Diges: Tributo al musical

Antes de empezar, la escena con los tres adornos: visual de fondo, farola y señal (imagen de móvil: O. C. E.).

Fila 17: antes de empezar, la escena con los tres adornos: visual de fondo, farola y señal (imagen de móvil: O. C. E.).

Sábado 9 de abril de 2016, Bilbao, Teatro Campos, 20 h, entradas de 22 y 32 € (meet & greet 40 €).

‘Calle Broadway’ (Universal, 15).

‘Calle Broadway’ (Universal, 15).

Justito, populachero y para muy fans el show entre el tributo a los musicales y la verbena sin más con que el eurovisivo Daniel Diges (Alcalá de henares, Madrid, 1981) rozó el lleno el sábado en un Teatro Campos transversal, familiar y con muchos niños. El cantante trajo el programa y disco nominado ‘Calle Broadway’ (Universal), con el que celebra sus diez años cantando musicales, pero lo que ofreció fue un conciertillo normal y sin decorado: una farola a la izquierda, una señal de carretera a la derecha, y varias visuales esporádicas como telón de fondo. A Daniel Diges, un Bisbal de andar por casa que abusa de la cercanía con el respetable y del humor de brocha gorda (buf, la llamada de Santiago Segura / Torrente para darle pie a cantar su original más conocido: ‘Algo pequeñito’, el de Eurovisión 2010 en Oslo), le traicionó el subconsciente en no pocas de sus intervenciones, que dieron pistas sobre los defectos del show: dijo que había venido el técnico de sonido nuevo, que ciertos adornos de la banda eran de todo a 100, que no conocía al batería, que él era conocido por sus malos chistes, y que como novedad los músicos habían ensayado. Buah…

Sí, lo peor de todo fue la banda de acompañamiento, un cuarteto sin conjuntar y sin pegada. En total operaron siete en tarima: cuatro músicos con trajes oscuros y corbatas rojas, las dos coristas y guapas bailarinas (dos ‘Teresas’, una rubia y una morena que quizá pasaría el corte en un casting de Julio Iglesias), más Diges, cansino en sus ganas de parecer llano y de caer bien, con sus chistes a menudo pésimos. Suelta tantos que alguno hace gracia: el típico del baterista o los improvisados cuando bajó entre las butacas a cantar la última.

Elegante con el traje, luego se quedó en chaleco (foto: Facebook Diges).

Elegante con el traje, luego se quedó en chaleco (foto: Facebook Diges).

En 112 minutos pelín crecientes con dos bises sonaron 18 temas, contando la poderosa coda a capela y sin micrófono. La mayor virtud de Daniel Diges parece ser el sostenido ampuloso marca OT con mucho eco amplificado por los trucos de los micrófonos modernos. La sosa por poco dinámica sucesión de canciones tuvo mucho de programa televisivo y la ejecución a veces pareció digna de representación escolar (cuando se quedaron solas las dos Teresas y protagonizaron el himno gay ‘It’s Raining Men’ de The Weather Girls, con los músicos ataviados con los adornos identificativos de Village People –los adornos de todo a 100, sí-). La sima de la cita la puso la floja y afectada ‘Unchained Melody’ del musical y película ‘Ghost’, en inglés forzado.

Decimotercer tema, el eurovisivo ‘Algo pequeñito’, le quedó bien (imagen de móvil: O. C. E.).

Decimotercer tema, el eurovisivo ‘Algo pequeñito’, le quedó bien (imagen de móvil: O. C. E.).

Hubo bastantes detalles verbeneros (vocablo no despectivo por ejemplo en ‘Yo quiero salir’ de Queen), y entre lo aparente y lo mejor anoté el soul creciente ‘Memory’ del musical ‘Cats’ (con violines pregrabados), un sentimental ‘Va todo al ganador’ del ‘Mamma mia’ de Abba que estará en el Arriaga en agosto (aquí la banda se hundió, pero Daniel salvó la papeleta), el dúo al piano ‘No importa la distancia’ (aunque he de reconocer que por aquí yo ya casi me dormía), el acercamiento al bel canto y el tango en ‘El fantasma de la ópera’ (mirad qué YouTube más kitsch en vivo en Aspe, Alicante, el segundo bolo de la gira, con otra corista: Elena Medina), y lo mejor, al menos por comparación, se reservó para el epílogo: el popurrí de musicales (aunque decayera por el final con ‘Chiquitita’ y otras), su eurovisivo ‘Algo pequeñito’ en plan Bunbury, el swing selvático ‘Quiero ser como tú’, y los dos bises, que resultaron lo óptimo: el primero con un ‘Jesucristo Superstar’ como lo haría la Priscilla Band (y otra vez alargado para las presentaciones), y el segundo con el ‘No puedo quitar mis ojos de ti’ de Frankie Valli, con Daniel entre el respetable, dando besos y palmadas en la espalda, estrechando manos y hasta aguantando un selfi.

En el segundo bis, entre el público, cantando ‘No puedo quitar mis ojos de ti’ (imagen de móvil: O. C. E.).

En el segundo bis, entre el público, cantando ‘No puedo quitar mis ojos de ti’ (imagen de móvil: O. C. E.).

El público, encantado: al final qué larga ovación regaló a Diges, que la recibió con cara de contenido arrobo. De ‘maravillosa’ la calificó. En el repertorio, como avisó él al principio, sonaron temas de musicales en los que ha participado o standards que le hubiera gustado cantar. Entre los títulos menos destacables se han quedado en el tintero el primer tema, con muy mal sonido, ‘En mi corazón’ (‘Tarzán’), luego un poco reconocible ‘María’ (‘West Side Story’), un ‘Aire’ flotante y pretencioso (‘Hoy no me puedo levantar’), o el ampuloso ‘Sálvalo’ (‘Los miserables’).

OSCAR CUBILLO

Saludos finales, ocho en la foto porque se sumó el presentador de TV Joseba Solozabal (foto: Facebook Diges).

Saludos finales, salen ocho en la foto porque se sumó el presentador de TV Joseba Solozabal (foto: Facebook Diges).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: