Rotem Sivan Trio: Riesgo hebreo

Rotem Sivan (guitarra), Rubén Carles (contrabajo) más Iago Fernández (batería) en el primer tema, ‘Bear Mountain’ (foto: Mr. Duck).

Rotem Sivan (guitarra), Rubén Carles (contrabajo) más Iago Fernández (batería)
en el primer tema, ‘Bear Mountain’ (foto: Mr. Duck).

Jueves 5 de mayo de 2016, Bilbao, Bilbaína Jazz Club, 20.30 h, 12 €.

El jueves acudimos al Bilbaína Jazz Club a chequear al joven y rubicundo guitarrista vanguardista Rotem Sivan (Jerusalén, Israel, oculta su edad y esta es su web). Reconozco que fui a verlas venir, pero su sesión 83 minutos para 10 piezas (no vi las dos del bis porque debía acudir a una cena de Pirineos Sur, pero ahí se quedó Pato al quite) superó mis expectativas a lo largo de continuos cambios de ambientes e improvisación con pautas, diluyó la potencial vaguedad dilatada y flotante habitual en proyectos similares que extienden en vano los solos a modo de relleno, y ofreció un set bien agarrado por el trío completado por los españoles Iago Fernández a la batería y Rubén Carles al contrabajo.

Pareció más un concierto para escuchar (con los ojos cerrados, sentada en su butaca, a la izquierda del tablado lo seguía una dama concentrada), para dejarse llevar por los paisajes imaginarios mayormente originales que combinaban diversos elementos estilísticos. Por ejemplo, la primera, ‘Bear Mountain’, arrancó con golpes a la caja de su Gibson en plan country alternativo desolado, luego paseó por la melancolía klezmer y desembocó en ruido seco.

El respetable atento al trío hispano-hebreo (foto: Mr. Duck).

El respetable atento al trío hispano-hebreo (foto: Mr. Duck).

Su fraseo de hebreo arriesgado, con cositas clásicas (melodías reminiscentes de Wes Montgomery y Barney Kessell, claro) y actuales (el eco estirado de Kurt Rosenwinkel, la imaginación del veterano John Abercrombie…), ideó diversos mosaicos mucho mejores que los del cubano postizo Marc Ribot gracias a sus largos dedos exploradores que le permitían aterrizar bien (no digamos alunizar) en cada marcianada en la que se pudo detectar post rock, swing, blues hawaiano, baladas con escobillas, blues duro, danzas africanas o versiones escogidas como el ‘In Walked Bud’ de Thelonius Monk (con prólogo tipo raga acústica y acuática y luego emulaciones del órgano con la guitarra, el caos de roqueros como Fantômas, los jugueteos de zappa y remate del respetable con ovación al unísono y algún buahh espontáneo) o el standard ‘I Fall In Love Too Easily’ (lo han hecho Sinatra, Chet, Miles, Ray Coniff…, y Rotem lo hizo como desgranando nubes en el cielo, en plan night club con escobillas –aunque de noche no se vean las nubes, ¿no?-). Y al acabar vendió varios CDs de su novedad ‘A New Dance’ (este es el clip).

OSCAR CUBILLO

Apunten el nombre, Rotem Sivan, pues va a dar que hablar en el futuro (foto: Mr. Duck).

Apunten el nombre, Rotem Sivan, pues va a dar que hablar en el futuro (foto: Mr. Duck).

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: