Doctor Deseo: Doble llenazo en casa

Francis Díez mirando a su público como si fuera Rutger Hauer en ‘Blade Runner’ (imagen de móvil: O.C.E.).

Francis Díez mirando a su público como si fuera Rutger Hauer en ‘Blade Runner’ (imagen de móvil: O.C.E.).

Viernes 6 de mayo de 2016, Bilbao, Kafe Antzokia, 22 h, 16-19 €.

Viernes y sábado con entradas agotadas en el Kafe Antzokia en la gira de presentación del decimoquinto disco en 29 años de historia del sexteto bilbaíno Doctor Deseo, ‘Igual y diferente. Una mirada distinta’ (Baga-Biga). Acudí el viernes y vi que el público era de 30-40 años y con leve mayoría femenina. «Ya empieza, qué nervios», manifestó a mi izquierda una fan muy alta que se sabía todas las canciones. Había un cañón de luz en el anfiteatro y en escena una boa enredada en el pie de micro y siete con truco. Doctor Deseo dieron un buen concierto dentro de sus parámetros, que son los nacidos en el after punk (versión en euskera al final del ‘Love Will Tear To Separ’ de Joy Division), con algún roce en el rock urbano y con su cantante Francis más moderado en escena: menos exhibicionista, sin proferir tacos a tutiplén, y quizá un tanto más estático.

En la rueda de prensa de ‘Igual y diferente. Una mirada distinta’, en el Puente Colgante de Las Arenas: Aitor Agiriano ‘Toro’ (guitarra), Raúl Lomas (teclados), Francis Díez (voz), Josi Jiménez (bajo), el representante del sello Ritxi Aizpuru, Luis Javier Saiz ‘Txanpi’ (batería) y Joe González (saxo) (imagen de móvil: O.C.E.).

En la rueda de prensa de ‘Igual y diferente. Una mirada distinta’, en el Puente Colgante de Las Arenas:
Aitor Agiriano ‘Toro’ (guitarra), Raúl Lomas (teclados), Francis Díez (voz), Josi Jiménez (bajo),
el representante del sello Ritxi Aizpuru, Luis Javier Saiz ‘Txanpi’ (batería) y Joe González (saxo) (imagen de móvil: O.C.E.).

Su bolo de 134 minutos para 24 piezas (cronometrando el descanso de doce minutos y sin enumerar entre los temas la introducción enlatada del jadeante ‘Je t’aime… moi non plus’ de Serge Gainsbourg con Jane Birkin) cursó un tanto decreciente y arrancó con las nuevas canciones del disco, mejor resueltas, más realzadas -como sucede con el grupo en general- por la labor del saxofonista Joe González, que coló varias introducciones épicas y se gustó en ciertos solos jazz muy agitados, pues sus intervenciones fueron muy dinámicas. El sonido no era bueno (la inaugural ‘Una mirada distinta’), incluso pecó de embarullado (‘El placer de conspirar’), y los doctores al repasar el CD lograron picos como la enfadada y after punk ‘Buenos propósitos’ (¿una autocrítica en Francis?), el balance vital tras la grave enfermedad de ‘Como lágrimas en la lluvia’ (aquí Francis, que llevaba sombrero en la cabeza y una liga roja en el muslo, bajó a cantar entre el público, bailó abrazado a un tipo y me fijé en que también tenía sus uñas pintadas de rojo mientras el gentío acompañaba el baile contoneándose), o el tema euskérico del CD, un enriquecido ‘Gustatzen zaigulako’ (cuyos coros remitieron a los de ‘La mataré’ de Loquillo, créanselo).

En la primera canción, ‘Una mirada distinta’, con la corista Maider Legarreta, y el saxofonista Joe González tras la lámpara de la izquierda (imagen de móvil: O.C.E.).

En la primera canción, ‘Una mirada distinta’, con la corista Maider Legarreta,
y el saxofonista Joe González tras la lámpara de la izquierda (imagen de móvil: O.C.E.).

Tras las novedades, el concierto entró en su pasaje más destacable, que abarcó de los temas 7 a 9: el rocanrol ‘Busco en tus labios’, con saxo a tope y explosión de confeti; el garajero ‘Tan cerca del cielo’ (seguía el sonido imperfecto); y el intenso after-punk ‘Quién mueve las cuerdas’, títulos en los que Francis bailó recordando al Woody Allen de los 70, sobre todo al alzar los brazos. A partir de entonces el show dejó de crecer, cesó su ascensión y sólo ofreció estallidos esporádicos dentro de la corrección lineal general. Francis se arrimó a lo buenista (‘Diez negritos’), absorbió con clase a Sabina (‘Soñar, desear y atreverse’), no voló muy alto en el ochentero ‘Corazón de tango’ (aunque lo coreó el público en pleno) ni al pisar el asfalto de Barricada en ‘Desde el centro de un huracán’, y tras el citado descanso de doce minutos reinició el concierto captando la atención al cantar desde lo alto del anfiteatro ‘Ahora que estás dormida’ (más conocida como ‘Atrapado en tu silencio’, con piano, saxo y su voz no más).

bev doctor deseo antzoki OCE 3 francis arriba y publico

Francis dijo que tras la enfermedad grave se aprecia más la vida (imagen de móvil: O.C.E.).

En esta segunda parte el frontman Francis bailó más como Woody Allen (no es ironía), encadenó medios varios tiempos adultos (uno a lo Stranglers, otro tristón y hablando de miedo, aquél oscuro…), explotó más confeti en el bailongo entre los Clash y WAS ‘Loco’, tradujo al euskera la mentada ‘El amor nos separará’ de Joy Division, y el bis doble lo abrió con un buen ‘Cuánto frío hace en Saturno’ y lo cerró con una escasamente enamoradora ‘La chica del batzoki’, con reminiscencias también de ‘La mataré’. Bien los doctores, que en verano actuarán en muchas fiestas de pueblos.

OSCAR CUBILLO

bev doctor deseo antzoki OCE 6 saludos

Saludos del viernes, el primero de los dos llenos en el Antzoki (imagen de móvil: O.C.E.).

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: