Orchestra Of Spheres: Kiwis frikis

El cuarteto neozelandés sobre la plataforma del Antxiki (imagen de móvil: Mr. Duck).

El cuarteto neozelandés sobre la plataforma del Antxiki (imagen de móvil: Mr. Duck).

Martes 31 mayo de 2016, Bilbao, Kafe Antzokia, Sala Superior, 21 h, 5 €.

BEV ORCHESTRA OF SPHERES CARTELDestacaba Carlos Benito en su blog: El grupo neozelandés es esencialmente excéntrico: sus miembros emplean pintorescos nombres artísticos, lucen pintas demenciales y tañen instrumentos construidos por ellos mismos. Musicalmente, no hay quien los acote más allá de apuntar que están obsesionados por el groove, esa cualidad de la música que hace latir el cerebro y menear los pies: en su lista de influencias caben ritmos como el kuduro, el kwaito, el shangaan electro, el mbalax o la no wave progresiva polinesia, que lo mismo existe y todo.

 

Pues el martes, ante menos peña de la que yo esperaba y más de la que barruntaron otros (unas 40 personas en total, muchas muchachas atractivas, por cierto), Orchestra Of Spheres (esta es su web), cuatro neozelandeses mixtos (la segunda chica tocaba el bajo con unos teclados a los que golpeaba atinada), coloristas, exóticos y chocarreros, lograron que ese respetable abducido ovacionara, gritara bravo y dijera alright al acabar cada pieza de las 8 que ejecutaron en 87 minutos mayormente instrumentales.

El líder exótico, hipnótico y risueño con su guitarra de tres cuerdas (imagen de móvil: Mr. Duck).

El líder exótico, hipnótico y risueño con su guitarra de tres cuerdas (imagen de móvil: Mr. Duck).

Fue un encuentro hipnótico, lisérgico y asaz improvisado, un viaje surreal en el que los kiwis frikis (qué indumentaria de marcianos caídos al desierto del Sahara, qué gafas customizadas, qué turbante luminoso el de la teclista prima de Nicole Kidman, qué sonrisa sempiterna la del líder, qué guitarra casera de tres cuerdas la suya cuya caja de resonancia era una lata que al colocársela delante de la cara se transformaba… ¡en otro rostro psicodélico duplicado!) interpretaron desde blues maliano y jazz etíope hasta kraut teutón en su obstinada persecución del groove (físico y espiritual, o sea bailable y teletransportador), venciendo la raíz sobre la electrónica, apretando a menudo en el funk (deudas con los Talking Heads arriesgados, con los riffs de Keziah Jones, con el afrobeat…), sin perder un africanismo dotado de más peso específico que Vampire Weekend (esa batería selvática y sincopada que sobre todo percutía la caja y la timbala), llegando a explotar los tambores de Sha Na Na en ‘Grease’ y las guitarras de Frank Zappa en una misma composición, y sonando al pop de las Bangles en el bis forzado por las ganas del público contento entresemana.

OSCAR CUBILLO

Servilleta set-list de Bilbao (O.C.E.).

Servilleta set-list de Bilbao (O.C.E.).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: